Guerra en Ucrania

El presidente de España anuncia ante Zelenski el envío de más de 200 toneladas de armamento

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i), y el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, durante la rueda de prensa conjunta ofrecida al término de la reunión mantenida este jueves en Kiev.

Mariangela Paone

Enviada especial a Kiev (Ucrania) —

0

Pedro Sánchez ha aprovechado su presencia ante el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, para anunciar un nuevo envío de armamento que ya está en camino a través del buque Isabel. Se trata del más importante desde que comenzó la guerra: 200 toneladas en municiones y otro material, 30 camiones y 10 vehículos ligeros, según ha desgranado el presidente español en una rueda de prensa en una sala de la residencia presidencial en Kiev en la que también ha participado la primera ministra danesa, Mette Frederiksen. Sánchez también ha asegurado que España contribuirá a la Corte Penal Internacional en la investigación de los crímenes de guerra que Rusia haya podido cometer con ocho expertos del Ministerio del Interior y 39 forenses.

“Los ucranianos no están solos”, ha declarado Sánchez, que quiere con esta visita dejar claro el apoyo a Ucrania, como ya han hecho otros líderes europeos en los últimos días: “Queremos que Putin se enfrente a la responsabilidad de estos crímenes”. Será la Corte Penal Internacional la que decida el alcance de las atrocidades que el socialista y su homóloga danesa han visto de primera mano en la ciudad de Borodyanka. Sánchez ha admitido que les ha “conmocionado” esa visita a ese lugar que ha sufrido el ataque ruso. “Podría ser un potencial genocidio”, ha agregado en su comparecencia, que ha sido principalmente en inglés.

Sánchez se ha comprometido en varias ocasiones a prestar toda la ayuda militar y humanitaria que reclame el Gobierno de Zelenski, a pesar de que el envío de armamento de forma bilateral genera discrepancias en el seno del Gobierno de coalición por el rechazo de Unidas Podemos. Pero desde Moncloa siempre han defendido que la política exterior la dirige el presidente. Además del envío de armamento, el presidente ha explicado que la ayuda humanitaria para Ucrania alcanza los 31 millones de euros. “Es el mayor paquete que se ha hecho desde España para un país”, ha asegurado. Antes de partir hacia Ucrania, el presidente visitó el centro de acogida de refugiados de Málaga -ya había estado en los de Madrid, Alicante y Barcelona- y cifró en 134.000 personas los refugiados que han llegado a España desde el 24 de febrero. 

El presidente del Gobierno llegó a Kiev a primera hora de la mañana jueves tras un viaje nocturno en tren desde Polonia. Una vez en Ucrania, a donde se ha trasladado también la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, les ha recibido la vice primera ministra de Asuntos Europeos, Olha Stefanishyna. Con un fuerte dispositivo de seguridad y ataviados con chalecos antibalas, se han trasladado a la ciudad de Borodyanka, a unos 40 kilómetros de la capital. “Conmovido al comprobar en las calles de Borodyanka el horror y las atrocidades de la guerra de Putin. No dejaremos solo al pueblo ucraniano”, ha sido el mensaje que ha trasladado en ese momento Sánchez a través de su cuenta de Twitter. Tras esa visita, han regresado a Kiev, donde han mantenido una reunión con el presidente, Volodímir Zelenski, y han comparecido ante los periodistas, a quienes han retirado sus dispositivos móviles por razones de seguridad. Por esa misma razón, Moncloa ha difundido posteriormente las imágenes que no se han emitido en directo.

La visita de Sánchez y su homóloga danesa se produce en el marco del apoyo que líderes europeos quieren mostrar a Ucrania frente a la invasión rusa. Los primeros en acudir a la zona en conflicto fueron la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Layen, y el alto representante, Josep Borrell. También han acudido los presidentes de Polonia, las repúblicas bálticas y Reino Unido, además del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que aprovechó su presencia ante Zelenski para garantizarle que las sanciones a Rusia acabarán afectando al gas y el petróleo, un asunto que divide a la UE especialmente por las resistencias de Alemania.

Etiquetas
stats