ANÁLISIS

"Esta vez es diferente": como nunca antes, voces de la política y el espectáculo defendieron en EEUU la causa palestina cuando Israel atacó a Hamas

Imágenes como esta, repetidas durante décadas con diferentes rostros, de huidas palestinas en tiempos de guerra con Israel, este año han despertado en EEUU una reacción de alerte y defensa que nunca antes fue tan audible.

Erum Salum

Nueva York, EEUU —

0

La conmemoración de Eid al-Fitr o Fiesta del Fin del Ayuno marca el final del mes sagrado islámico de Ramadán. Habitualmente motivo de festejos, sta celebración es ahora dolorosa para los palestinos estadounidenses, musulmanes o no, que están de luto a causa de la peor violencia que haya sido vista en años y que ahora estalló en la patria, ante todo en la Franja de Gaza.

“No se siente como un día festivo para nosotros”, dijo Amani al-Khatahtbeh a The Guardian. Esta escritora palestino-estadounidense es la fundadora de la revista en línea Muslim Girl. “Este tipo de atrocidades que está teniendo lugar realmente daña a la diáspora colectiva”.

Las imágenes grabadas en un video mostraban al tercer lugar más sagrado del Islam, la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén, emplazada en el complejo religioso de la Explanada, envuelta en llamas. Esto ocurrió durante las últimas noches del Ramadán, y tales filmaciones circularon ampliamente en las redes sociales.

Los días de violencia primero en la ciudad de Jerusalén -y ahora en Gaza-, precedidos y seguidos por el controvertido desalojo en Jerusalén Este del barrio de Sheikh Jarrah, de mayoría áraba palestina, provocaron una condena internacional. Particularmente, por parte de un grupo de legisladores progresistas estadounidenses, cuyo número está en aumento. Se expresaron en contra del Ejército israelí, y lo acusaron de hacer un uso excesivo de fuerza contra los palestinos: una coacción con el fin de que abandonaran sus hogares y cedieran así, en los hechos, su territorio.

Los funcionarios de Derechos Humanos de la ONU también instaron a Israel a poner fin a la expulsión forzada de los palestinos de sus hogares. Solicitaron al Estado hebreo que respetara el Derecho Internacional humanitario, que establece que Jerusalén Oriental sigue siendo parte del territorio palestino.

Los activistas palestinos -que comunican su posición y sus puntos de vista desde las redes sociales- consideran que esta denuncia pública y en público puesta de manifiesto por congresistas norteamericanos contra Israel significa un giro abrupto y un cambio radical con respecto al discurso antes prevaleciente entre los políticos estadounidenses con respecto a los conflictos en Cercano y Medio Oriente.

“Es realmente diferente esta vez y, honestamente, creo que el cambio y la diferencia se deben en gran medida a las redes sociales”, dice al-Khatahtbeh.

“Especialmente entre los jóvenes, cada vez más activos. Nuestra nueva generación realmente no está de acuerdo en absoluto con que la injusticia sea barrida bajo la alfombra o encubierta. En estos días, resulta imposible ocultar todos los abusos que están ocurriendo. Lo que se torna aterrador para la vieja guardia, que había invertido tanto en el statu quo. Nosotros, al revés, nos la pasamos descentralizando y democratizando”.

Joe Biden, el sucesor de Donald Trump, ha sido criticado en el interior de su propio partido Demócrata, después de que él entonara la rutinaria profesión de fe de todos los presidentes norteamericanos en pro del “derecho de legítima defensa que asiste a Israel”. La declaración de la Casa Blanca ni aludió al tópico de la violencia desproporcionada ejercida contra los palestinos. La activista y política demócrata de ascendencia puertorriqueña, Alexandria Ocasio-Cortez, nacida en el Bronx y que representa a Nueva York en la Cámara baja del Congreso norteamericano, se opuso directamente a la posición de Biden y dijo: “Declaraciones generales como esta, con poco contexto o reconocimiento de lo que precipitó este particular ciclo de violencia, es decir, las expulsiones de palestinos de Jerusalén Este y los ataques a al-Aqsa, en la Explanada de las Mezquitas, deshumanizan a los palestinos y sugieren que EEUU mirará para otro lado cuando se registren violaciones de derechos humanos. Es un gran error”.

Rashida Tlaib, de ascendencia palestina, demócrata, representante por el estado de Michigan también en la Cámara baja, interpeló al secretario de Estado Antony Blinken. En un mensaje de Twitter, escribió: “¿Cuándo condenará EEUU la violencia racista contra los palestinos? ¿Es política de Estado apoyar a los colonos que roban casas palestinas y queman sus tierras? Miles de millones de contribuyentes estadounidenses apoyan al gobierno racista de Netanyahu y al estado de apartheid que impone cada año”.

Las críticas de Tlaib y de otros demócratas movilizaron una respuesta de Blinken, quien anunció que EEUU enviará un diplomático de emergencia al Oriente Medio con la finalidad de “instar a la calma entre Israel y los palestinos”.

El eco de los llamamientos para imponer sanciones contra el Estado de Israel, que cada año recibe 3800 millones de dólares en ayuda de EEUU, resonó en un bastión de la izquierda en la Cámara baja del Congreso de EEUU, que -en el pasado- incluía a Alexandria, representante del 14º distrito de New York, y a Cori Bush, del estado de Missouri, la primera mujer afroamericana de ese estado en ocupar un escaño en el Congreso

Musulmanes elegidos como representantes y que son activos en el Congreso, incluidos Tlaib, Ilhan Omar -la primera mujer de religión musulmana en la Cámara de Representantes- y André Carson -abogado, político y administrador de empresas-  unieron sus fuerzas en una declaración conjunta donde expresaban su horror por el uso intencional de la violencia extrema contra la mezquita de al-Aqsa y, por parte de las fuerzas del Ejército israelí, contra los palestinos  A la vez, exhortaron a que se pusiera fin a la violencia en la represalia de Hamas. Tlaib y Carson sumaron su protesta al Departamento de Estado.

El conflicto actual está expandiéndose y muestra su incidencia en la carrera por la alcaldía de la ciudad de Nueva York. El empresario estadounidense Andrew Yang -fundador en 2011 de Venture for América, una organización sin fines de lucro que se proponía crear 100.00 puestos de trabajo, distinguido por Obama como “Campeón del Cambio”-  lideraba las encuestas en la  carrera electoral para la alcaldía. Tuvo que dar marcha atrás después de que lo criticaran por tuitear su apoyo a Israel sin mencionar la violencia contra los palestinos.

Yang planeaba  una entrega de alimentos en el vecindario multicultural Astoria antes de la festividad del Eid, la Fiesta del Fin del Ayuno. Sin embargo, los organizadores le pidieron que no concurriera. Los residentes de Astoria, Queens, se enfrentaron al candidato en persona en un video, compartido ampliamente en las redes sociales.

Poco días después del error cometido por Yang, el Consejo de Liderazgo Islámico de Nueva York dio a conocer una declaración en la que exigía a los funcionarios públicos que desearan trasmitir sus saludos de Eid a la gente que la vez expresaran su condena al ataque que Israel perpetró a la mezquita de al-Aqsa al inicio de esta semana.

“Para mí, el tuit de Andrew Yang fue un hito para el movimiento. Fue inmediatamente demolido por completo en las redes sociales. Tuvo que dar marcha atrás y emitir una segunda declaración reconociendo la vida de los palestinos. Eso nunca había sucedido antes. Ahora se ha establecido una vara completamente nueva, y ya no hay doble vara”, dice la escritora al-Khatahtbeh.

Durante el transcurso de esta semana, protestas contra la ocupación israelí de territorio palestino estallaron en varias ciudades estadounidenses, entre las cuales se encuentran Chicago, Nueva York y Washington DC, la capital del país.

Después de que se viralizara un video -con la grabación de un colono israelí que amenazaba con robar la casa de una mujer palestina- celebrities e influencers en las redes sociales palestino-estadounidenses, como al-Khatahtbeh y Subhi Taha, utilizaron sus plataformas para compartir infografías y videos que explican la historia de la ocupación israelí de los territorios palestinos.

Las celebridades palestinas también utilizaron las redes sociales para condenar los desplazamientos forzosos impuestos a los palestinos, que se ven obligados a abandonar sus hogares en Jerusalén Este. Las modelos y hermanas palestino- estadounidenses, Gigi y Bella Hadid manifestaron su indignación en Instagram. Otras celebridades, com las actrices Viola Davis y Natalie Portman, el actor Mark Ruffalo y los músicos Dua Lipa y The Weeknd expresaron su apoyo a #SaveSheikhJarrah, el hashtag de una campaña a favor de los palestinos del barrio que los judíos querían usurpar en Jerusalén este.

El artista y activista palestino Samer Owaida, nacido en el “territorio ocupado” de Cisjordania, que vive en la Little Palestina de los suburbios al sureste de Chicago, acaso el lugar que más inmigrantes palestinos alberga, más que cualquier otra ciudad de EEUU, les da el crédito a organizaciones de base -como la Red Comunitaria Palestina de EEUU o Estudiantes por la Justicia en Palestinaa- de la conciencia que ahora hay en el mundo, y que cada vez es más grande, de la existencia y los ideales del movimiento que busca liberar Palestina y ponerle fin a la  “ocupación y colonización sionista de todas las tierras palestinas y árabes ”.

Sobre las perspectivas futuras de los residentes palestinos del barrio Sheikh Jarrah, Owaida sostuvo que no guardaba esperanzas de que pudieran salvarlo los políticos estadounidenses.

 “¿Si creo que la política en EEUU liberará a los palestinos?  Absolutamente no. La libertad solo puede provenir de los palestinos en Palestina. Pero a los palestinos se los priva de nuestra capacidad de actuar y cooperar. Lo mínimo que podemos hacer es honrar la militancia palestina ya sea respetando, enalteciendo y honrando sus llamados a la acción, ya sea boicoteando, desfinanciando y sancionando a Israel y reenviando los posteos en las redes sociales tanto como sea posible".

Y concluyó: "Creo que los jóvenes son el catalizador del cambio".

Traducción de Alfredo Grieco y Bavio

Etiquetas