Podcast

Basta de AMBA

MEC: Andrés, ¿cómo estás?

AM: Muy bien. Sin alcohol hoy.

MEC: Nooo. ¿Quiénes son esos que están atrás?

AM: No sé. No tengo idea. El arte no es lo mío.

MEC: Bueno, me gusta tu lavalamp también.

AM: Sí, la tuve que arreglar porque está un poco como congelada. En este momento está apagada y quedó dura. Necesita un poco más de calor humano.

MEC: Bueno, ¿de qué hablamos hoy? ¿Del federalismo, Nación-provincias?

AM: Conflictos. Dale.

MEC: Te hago una pregunta. No es centralmente, pero, ¿vamos a volver a tener en la Argentina un presidente que no sea porteño?

AM: Estaría bueno, ¿no? O que no sea del AMBA.

MEC: Bueno, es que eso es ser porteño, digamos. La diferencia entre Lanús y Almagro es virtualmente, digamos, indistinguible.

AM: Es cierto. Desde Olavarría todavía podemos diferenciar, pero como bonaerense soy consciente de que en el viaje de estudio no había manera de explicar que no éramos porteños. 

MEC: O estamos viendo... O es este el momento... Porque es muy fuerte, ¿no? O sea, Alfonsín bonerense, Menem riojano, después ya tenemos un porteño, De la Rúa, después de la de la reforma del 94 y de la Constitución de la ciudad. Después tenemos a Néstor Kirchner y después tenemos otro porteño, otro porteño y es muy probable que en el 2024 tengamos dos porteños otra vez.

AM: Lo notable es que tanto Néstor Kirchner como Cristina habían sido antes funcionarios importantes de Santa Cruz: gobernador, diputada y senadora. Y después los dos hacen carrera legislativa en la Provincia de Buenos Aires. Los dos encabezan listas legislativas, para diputado, para senadora, en la Provincia de Buenos Aires. Tienen que hacer política en la Provincia de Buenos Aires para ser alguien en la política nacional. Esto es una aberración.

MEC: Exactamente. Y eso es un dato estructural. Digamos, estamos llegando... Yo recuerdo un artículo excelente de Tulio Halperín Donghi, una entrevista en realidad, que publicó La Nación, creo que en el año 2004, 2005, en donde Halperín Donghi decía: uno puede leer la historia política argentina desde los inicios hasta prácticamente todo el siglo XX como una puja entre el AMBA, como le decimos ahora, y las provincias, en donde las provincias intentan todo el tiempo hacer diferentes ligas, alianzas, para contener políticamente el poder demográfico, económico, político del Área Metropolitana de Buenos Aires. ¿Podemos decir que eso se quebró? ¿Que ese equilibrio inestable se quebró con la Constitución de la ciudad y que hoy, como vos bien decís, para hacer política, para llegar nacionalmente, tenés que hacer política en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires? ¿No hay otra manera?

¿Podemos decir que ese equilibrio inestable entre las provincias y AMBA se quebró con la Constitución de la ciudad y que hoy para llegar nacionalmente, tenés que hacer política en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires? (MEC)

AM: Da la impresión de que se quebró completamente, independientemente del lugar de origen. Porque es cierto que De la Rúa era cordobés de nacimiento, pero eso es poco relevante a la hora de hacer carrera política. Él fue candidato a senador victorioso en el 73 y después... Y Cristina es platense, pero su carrera política la hizo en Santa Cruz. Y después tiene que relocalizarse.

MEC: Y un santacruceño de toda la vida, nacido y criado, como decimos nosotros, hijo de santacruceño, termina de diputado en la Provincia de Buenos Aires. 

AM: Eso te debe doler.

MEC: Mucho. No sé, realmente me pregunto... Me parece que si... Esa es la pregunta: si estamos ante un cambio estructural en la política argentina.

AM: Mi impresión es que sí y no solamente por los presidentes. Si vos mirás el gabinete en este momento, de 21 ministros 18 son de las dos Buenos Aires. Hay solamente tres ministros, uno de ellos patagónico, que son de las otras 22 provincias. En el pasado, en el siglo XIX, se hablaba de los metropolitanos y de los 13 ranchos, de manera naturalmente despectiva. Y los metropolitanos eran los habitantes de Buenos Aires, que en el siglo XIX era una. Las dos eran una. En 1880 se intenta resolver ese problema y durante un tiempo la política bonaerense se reconstituye un poquitito. Algunos gobernadores de Avellaneda, que en esa época todavía tenía alguna autonomía. Y después se va perdiendo. En parte, sí, por la reforma del 94, que elimina el colegio electoral y a partir de entonces los votos son los que valen. Pero valían antes igual y no es que la Provincia de Buenos Aires cambia algún resultado nacional. En realidad, los votos se mueven en mareas nacionales, salvo en el 2003, que fue un caso específico. Pero también por la concentración demográfica pura y dura. Más allá de las instituciones, lo que tenemos es un tercio de los argentinos viviendo en el 0 5% el territorio. ¿Cómo reequilibrás eso?

Si vos mirás el gabinete en este momento, de 21 ministros 18 son de las dos Buenos Aires. Hay solamente tres ministros, uno de ellos patagónico, que son de las otras 22 provincias. (AM)

MEC: No lo sé cómo. Me parece que esa es un poco la gran incógnita, porque hasta ahora las fórmulas políticas no tuvieron que ver con reequilibrar la población. Tenían que ver con sobreempoderar las áreas de baja población. Digo, los politólogos lo sabemos bien. El Senado, la cantidad mínima de diputados para las provincias de baja población. O sea, siempre hasta ahora la idea fue: bueno, el dato demográfico no lo podemos cambiar, lo que podemos hacer es tratar de darle un poquito más de poder a las provincias con baja población. El colegio electoral también era esto. Yo me acuerdo que cuando se hizo la reforma el MPB, el Movimiento Popular Neuquino, estaba muy en contra de la eliminación del colegio electoral. Y era justamente lo que decían, que tenías que ganar... que con ganar una parte importante de los votos de la zona central, digamos, los votos de la Patagonia entera demográficamente no te equivalen a un partido de La Matanza, ¿verdad? Entonces no es gran cosa.

siempre hasta ahora la idea fue: bueno, el dato demográfico no lo podemos cambiar, lo que podemos hacer es tratar de darle un poquito más de poder a las provincias con baja población. (MEC)

AM: Es así. Y ya no es infrecuente encontrar fórmulas, dirías vos, porteño-puras. En realidad, son AMBA-puras. Porteño-pura fue la de De la Rúa y Chacho Álvarez. Más allá el nacimiento de De la Rúa, los dos habían hecho la carrera política en la Ciudad de Buenos Aires. Pero Alberto Fernández y Cristina Fernández también es una fórmula puro AMBA. 

Ya no es infrecuente encontrar fórmulas porteño-puras. En realidad, son AMBA-puras. Porteño-pura fue la de De la Rúa y Álvarez. Más allá el nacimiento de De la Rúa, los dos habían hecho la carrera política en la Ciudad de Buenos Aires. (AM)

MEC: Bueno, yo estaba convencida y fue una equivocación mía, cuando en el 2015 la fórmula fue Macri y Michetti, yo estaba convencida de que eso lo iba a perjudicar electoralmente, porque era una fórmula muy porteña. Cien por ciento porteña. No AMBA.

AM: Ahí tenés otra. Exacto.

MEC: Y no tuvo ningún problema eso. No apareció ni siquiera en ningún momento en la campaña. 

AM: Él era jefe de gobierno y ella había sido vicejefa de gobierno y la vicejefa de ese momento fue la candidata a gobernadora de la Provincia de Buenos Aires.

MEC: Y el candidato del peronismo en ese momento fue Daniel Scioli, que en realidad era un dirigente que había hecho toda su carrera en la ciudad. Y después había sido delegado, digamos, en la provincia de Buenos Aires. Porque también se da este otro fenómeno, que vos lo mencionaste, que la Provincia de Buenos Aires hoy prácticamente no tiene política provincial, de alguna manera. Sus gobernadores son siempre... Bajan del gobierno nacional o del gobierno de la ciudad a la Provincia de Buenos Aires. ¿Cuál fue el último gobernador realmente bonaerense? ¿Fue Duhalde?

La Provincia de Buenos Aires hoy prácticamente no tiene política provincial. Sus gobernadores siempre bajan del gobierno nacional o del gobierno de la ciudad a la Provincia de Buenos Aires. ¿Cuál fue el último gobernador realmente bonaerense? (MEC)

AM: Eduardo Duhalde. 

MEC: No sé si se lo consideraría así a Felipe Solá. Eso decímelo vos, que sos bonaerense. 

AM: Mitad y mitad. Es cierto que hizo su carrera en la provincia, pero nació en Recoleta y estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires. Es difícil imaginar algo más porteño que Recoleta y "el Colegio". Roy Hora tiene un trabajito muy interesante sobre esto, donde habla de que la provincia perdió el centro político. El centro político de la Provincia de Buenos Aires es la Ciudad de Buenos Aires. Y por eso de ahí llegan las agendas, los medios, las noticias y los gobernadores, casi sin excepción.

MEC: Voy a confesar que yo soy, por provinciana, digamos, pero a mí me parece realmente preocupante esto. Por ejemplo, una cosa, agudizada en el contexto de pandemia, es que en los últimos años los temas de las provincias no llegan a entrar nunca en la agenda nacional. No, no entran. O sea, puede ser el mayor incendio en un siglo o una inundación, un conflicto social muy grande como el que está sucediendo en la provincia de Neuquén ahora, y realmente no tienen ningún repiqueteo en los medios nacionales. Que en otro momento, no sé, uno piensa en las puebladas de Cutral Có en el 95 o las de Tartagal, digamos. Se podía de alguna manera llegar. Ahora es como impenetrable verdaderamente llegar desde afuera, desde la periferia al centro. 

AM: Hoy el sentido común de la agenda nacional es el sentido común porteño. Y es muy difícil entrar desde otro lado. Y mi pregunta, que no es para que la respondamos ahora, es si de eso se sale radialmente o coordinadamente. Es decir, si las provincias no tienen que ponerse de acuerdo, sean sus gobernadores, sean sus legislaturas, sean sus sociedades civiles, comunidades epistémicas, los académicos, para resistir la agenda metropolitana. Porque en última instancia los porteños o los ambeanos, no nos gobiernan a todos los argentinos por maldad, sino porque no nos ven.

Hoy el sentido común de la agenda nacional es el sentido común porteño. Y es muy difícil entrar desde otro lado. (AM)

MEC: Sí, sí, bueno, yo estoy para la liga de la resistencia provinciana. Cuando me llamen, no hay ningún problema. Los podemos incluir a Olavarría.

AM: Volveremos con los caballos a Plaza de Mayo.

MEC: Bueno, igual es interesante, una última cosita antes de cortar, que el conflicto que hoy aparece, que hoy, digamos, estructura la política nacional en estos días, que es el conflicto entre el gobierno nacional y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, también no deja de ser un conflicto intra-porteñidad o intra-AMBA, ¿no?

AM: Completamente de acuerdo. El resto del país lo mira por televisión y espero yo, con mucho sentido de humor, porque hasta dan gracia.

MEC: Bueno, nos vemos la semana que viene entonces.

AM: Dale, y planeamos la rebelión.

MEC: A full.

AM: Te mando un beso.

MEC: Un beso, Andrés.

MEC/AM

Etiquetas
stats