Análisis

Una votación que redefine las fronteras del kirchnerismo

La Cámara de Diputados se apresta, en la madrugada, a votar el proyecto del ley sobre el acuerdo con el FMI.

0

La votación de madrugada terminó de definir con precisión las fronteras internas del Frente de Todos (FdT) y, en particular, las del kirchnerismo. Con la aprobación del proyecto garantizada por el respaldo de la oposición, la fuerza que lidera Cristina Kirchner mostró cohesión y, entre votos en contra y abstenciones, exhibió un núcleo duro que duplica los 18 diputados que integran La Cámpora.

Del total de 41 diputados del Frente de Todos (FdT) que no acompañaron el proyecto para acordar con el Fondo, 34 unificaron posiciones en un documento titulado “La vuelta del FMI a la Argentina”, en línea con la carta publicada por Máximo Kirchner el 31 de enero. La propia Cristina pareció fijar posición. El video que posteó esta mañana para denunciar el ataque a su despacho cierra con una frase sugerente: “Otra vez… inmensa pena”.

A los dirigentes de La Cámpora se sumaron los tres diputados de Patria Grande, que lidera Juan Grabois; diputados del kirchnerismo tradicional, como Leopoldo Moreau, Daniel Gollán y Mónica Macha (Nuevo Encuentro), y otros ligados al sector sindical, como Sergio Palazzo, Vanesa Siley y Gisela Marziotta. Una perlita: el documento también lleva la firma de Agustina Propato, esposa de Sergio Berni, que se había manifestado a favor del acuerdo con el FMI.

Alguno de los diputados que firmaron el documento, como Gollán y Palazzo, habían anticipado en las semanas previas a la votación una opinión favorable al acuerdo y hasta se habían mostrado dispuesto a acompañar la iniciativa del Poder Ejecutivo. ¿Qué pasó en el medio?

En el entorno de Máximo Kirchner insisten en que el expresidente de bloque no construyó ese núcleo disidente. Aseguran que no militó en contra del Gobierno. El documento, difundido minutos después de la votación, deja claro que el jefe de La Cámpora no se quedó quieto, al menos en la recta final. A costa de restarle votos al proyecto, Máximo Kirchner buscó evitar una postal de aislamiento interno.

Una paradoja: el número que construyó el expresidente de bloque estuvo facilitado por el acuerdo entre el Gobierno y la oposición. Sin riesgo de que el proyecto cayera, muchos diputados del FdT quedaron con las manos libres para usar su voto como un recurso de posicionamiento interno.  

Alberto Fernández podrá mostrar, como contrapartida, que 77 diputados del oficialismo, dos tercios del total de 118, acompañaron la propuesta acordada entre el Gobierno y la oposición. Entre ellos, algunos dirigentes que en 2019, cuando se formó el FdT, estaban bajo el paraguas de Cristina Kirchner. El más notorio: el titular de la Comisión de Presupuesto, Carlos Heller, presidente del Partido Solidario, una de las fuerzas que en 2017 conformó Unidad Ciudadana. Otro kirchnerista histórico que hoy responde al Presidente es el jefe del bloque, Germán Martínez, que hizo toda su carrera pegado al exministro de Defensa, Agustín Rossi.

Referente principal de la Corriente Nacional de la Militancia, una rama interna del kirchnerismo durante años, Rossi dejó ya desde el año pasado la jefatura de Cristina Kirchner. Los integrantes de ese sector, que también integra Daniel Filmus, se alinearon con la Casa Rosada, como muestra el voto positivo de la diputada Mara Brawer. También confirmaron su alejamiento de Cristina otros sectores con menos peso en la estructura interna del kirchnerismo, pero con alta carga simbólica, como el de Luis D’Elía. 

GS

Etiquetas
stats