El 2023 ya llegó

Boleta Única: el Gobierno se metió en la discusión y advirtió que “afecta la gobernabilidad”

Patricia García Blanco, funcionaria de Wado de Pedro, esta mañana en el plenario de comisiones sobre la Boleta Única de Papel

El Gobierno se metió de lleno en el debate por la Boleta Única de Papel (BUP) para frenar la reforma electoral que busca imponer la oposición desde el Congreso. A través de Patricia García Blanco, secretaria de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, la Casa Rosada intervino hoy en el plenario de comisiones de la Cámara de Diputados que discute la veintena de iniciativas presentadas, en el último día de exposiciones antes de que se firme dictamen el martes próximo y se vote en el recinto durante la primera quincena de junio.

El plan de la oposición para imponerle al Gobierno la ley de Boleta Única

El plan de la oposición para imponerle al Gobierno la ley de Boleta Única

Con los 132 votos que consiguió en su momento el acuerdo logrado entre Juntos por el Cambio, el Interbloque Federal, el espacio de Provincias Unidas y el libertario José Luis Espert, y que sumó el sorpresivo apoyo de Romina del Plá –del Partido Obrero–, la oposición da por descontado darle media sanción al proyecto en la Cámara Baja y podría lograr incluso su sanción definitiva en el Senado –como publicó hoy elDiarioAR–, obligando al presidente Alberto Fernández a asumir el costo político de vetar la ley.

“La Boleta Única de Papel puede traer efectos no deseados en la legitimidad de origen de las autoridades y la gobernabilidad”, alertó Blanco, quien fue la primera invitada especial en hacer uso de la palabra y despertó fuertes críticas de todo el arco opositor. “No conozco ningún caso que haya judicializado quién ganó y quién perdió”, apuntó. 

El clima se tensó de tal manera en la sala 2 del Anexo C de Diputados, que hasta el propio diputado radical Mario Negri pidió “bajar la temperatura”. “Yo noto un clima, eh, y eso que recién arrancamos”, dijo el legislador cordobés, una de las espadas de Juntos por el Cambio, apenas se inició la discusión poco después de las 10.

La Boleta Única de Papel puede traer efectos no deseados en la legitimidad de origen de las autoridades y la gobernabilidad

Patricia García Blanco secretaria de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior

Funcionaria de la cartera que conduce el camporista Wado de Pedro, área que siempre organiza el dispositivo para las elecciones junto con la Cámara Nacional Electoral, García Blanco expuso la posición oficial en contra de eliminar la boleta partidaria y alertó el timming elegido por la oposición, justo un año antes de las presidenciales del 2023. “La elección presidencial es el momento menos propicio para introducir un cambio de esta magnitud, porque crea incertidumbre al momento de elegir la primera magistratura”, afirmó.

Intentando rebatir los argumentos opositores a favor de la BUP, planteó que “el posible ahorro de dinero no garantiza reducción de costos y tampoco hay diagnóstico sobre la logística necesaria”. Dijo que la reforma electoral “no termina con las listas sábanas” –uno de los principales cuestionamientos a la boleta partidaria–, ya que la Boleta Única “genera que el votante desconozca la oferta electoral, otorga mayor posición a las cabezas de lista, desvaloriza a las agrupaciones políticas y personaliza a los candidatos”. Y también señaló que la BUP “genera confusión en el conteo de votos”.

“Una reforma política no puede hacerse a las apuradas y menos para imponer agenda”, afirmó García Blanco al cerrar su exposición, momento en que varios diputados de la oposición le salieron al cruce. La primera en cuestionarla fue Silvia Lospennato, figura del PRO y quien está a cargo –junto con Emilio Monzó, de Encuentro Federal– de la estrategia opositora para sacar la media sanción. 

“¿Por qué no se pueden hacer reformas en las elecciones presidenciales, cuando el kirchnerismo impuso las PASO para 2011, y también la paridad de género en 2019?”, preguntó la diputada macrista con énfasis. Tan larga fue su intervención que el kirchnerista Hernán Pérez Araujo, conductor del plenario de Asuntos Constitucionales, Presupuesto y Hacienda, tuvo que pedirle “concretar su pregunta”. 

“Dos años antes se hizo la implementación de las PASO y de la paridad de género”, contestó la funcionaria nacional. “No puedo decirle qué beneficio tiene la boleta única, yo no lo veo”, dijo ante otra pregunta de la oposición. Y ante una consulta de Alejandro “Topo” Rodríguez, del Interbloque Federal, aseguró: “A mi entender la boleta partidaria soluciona todos los conflictos que hoy están puestos sobre la mesa”.

Tras la intervención de García Blanco, en el plenario de comisiones expusieron una veintena de invitados especiales, casi todos de JxC. El foco de atención se puso en la opinión que iba a hacer la Fundación RAP (Red de Acción Política), una ONG integrada por empresarios y dirigentes partidarios, y liderada por Alan Clutterbuck, quien trabajó junto al ex diputado radical Gustavo Menna en un proyecto de BUP.

La iniciativa de RAP, que busca emular el sistema cordobés –una misma boleta concentrando la oferta electoral total del distrito (gobernador, legisladores, intendente, concejales)–, es el caballito de batalla de JxC, ya que ese proyecto no solo funcionaría como síntesis de la veintena que hay presentados, sino que también tendría el aval de un puñado de senadores oficialistas, lo que daría a la oposición serias chances de convertir en ley la BUP, según supo elDiarioAR.

“La BUP no deteriora la gobernabilidad”, aseguró Clutterbuck en su intervención, contestando directamente la posición de la funcionario de Interior. “Se habla de que puede generar más incentivos para el voto cruzado, una opción que hoy el ciudadano tienen simplemente cortando boleta”, señaló. 

A su vez, Menna dijo que “está en juego un derecho humano que es el de elegir”, porque el sistema de boleta partidario es vulnerable al faltante en el cuarto oscuro, dejando en manos de las propias fuerzas electorales la capacidad de reponer sus propias papeletas a través de sus fiscales. “Si una sola persona ve frustrado este derecho porque no dispone de la boleta en el cuarto oscuro, el sistema no sirve y vale la pena encarar esta reforma”, defendió el ex legislador, que al cerrar su posición apuntó contra el oficialismo: “¿Por qué se empecina un sector de la política en sostener algo que ve el ejercicio de un derecho electoral desde este punto de vista?”.

MC

Etiquetas
stats