La elección en Jujuy y la necesidad de unir a toda la izquierda

Frente de Izquierda Jujuy

0

El domingo pasado se realizaron las elecciones legislativas en Jujuy como resultado de un “frío cálculo” del gobernador Gerardo Morales. En pleno pico de casos de Covid 19 eligió el primer domingo de un gélido invierno y consiguió lo que quería: un alto nivel de ausentismo. El proceso estuvo plagado de maniobras fraudulentas. A pesar de eso el Frente de Izquierda-Unidad realizó una muy buena elección. Estamos peleando en el recuento definitivo acta por acta para ingresar en el reparto de bancas que se nos impide porque rige un piso proscriptivo efectivo de más del 8% de los votos. Salimos terceros a nivel provincial, segundos en la capital, San Salvador, ganándole al peronismo y primeros en importantes concentraciones de trabajadores como el departamento de Palpalá, obteniendo concejales en varios distritos.

Con todo en contra, ya que no hay espacios gratuitos de televisión y no hay financiamiento estatal de las campañas ni de las boletas, la izquierda demostró que es una fuerza potente. Esto es un mensaje que trasciende las fronteras de Jujuy. Un mensaje que también es para las fuerzas de izquierda que privilegian otros intereses y aún no han optado por la unidad por la que venimos bregando –y avanzando- hace años. Es hora de reforzar ese camino.  

La situación económica y social es delicada en el país. Muchos y muchas votaron a Alberto Fernández para terminar con la miseria que impuso Macri y lo que resultó es un gobierno que terminó siendo blando con los poderosos cuando la mayoría del pueblo está cada vez peor. No todas las decisiones pueden adjudicarse a los nefastos cuatro años macristas. La gestión de la pandemia demostró una clara orientación social que benefició a los que más tienen. Los acreedores internacionales y el FMI marcan el ritmo del ajuste, se eliminó el IFE y se bajó el presupuesto de salud en medio de la pandemia, se pulverizaron los salarios de los trabajadores estatales y el salario mínimo se sostiene en niveles de indigencia. No fueron Macri ni la pandemia quienes llevaron a Fernández a modificar la movilidad jubilatoria para que las y los jubilados cobren por debajo de lo que les hubiera correspondido.

Por su parte, la oposición de derecha aprovecha para intentar canalizar ese descontento “aggiornandose”. Los que junto a Macri fundieron el país, pretenden dar lecciones sobre cómo gestionar la salud o la educación públicas. Y sumamos a los autodenominados “libertarios”, que no son más que rancios conservadores, fogoneados por parte del sistema mediático.

Es en este contexto es que junto a Nicolás del Caño hemos hecho un llamado a las fuerzas que ya integran el Frente de Izquierda–Unidad y a las demás organizaciones de izquierda, Autodeterminación y Libertad de Luis Zamora, Nuevo MAS de Manuela Castañeira y Política Obrera de Jorge Altamira, a que la izquierda intervenga unitariamente frente al próximo proceso electoral nacional. Nos proponemos ser la tercera fuerza en disputa. Venimos avanzando con la unidad y hoy el Frente de Izquierda Unidad agrupa a más del 80 por ciento de la izquierda, pero lejos de toda mezquindad consideramos que debemos unirnos por una salida propia de las y los trabajadores. La representación de todos los sectores está garantizada con la rotación de las bancas que practicamos en el FIT-Unidad desde su fundación.

Para nosotras y nosotros es importante pelear porque emerja una tercera fuerza nacional de la clase trabajadora que exprese la voz de las y los de abajo, sus luchas, sus reclamos y sus aspiraciones defraudadas. Con todas esas organizaciones compartimos la confluencia en las calles, en las luchas contra los despidos, por salario, por vivienda, por los derechos de las mujeres y la diversidad, por los reclamos de la juventud.

De no alcanzar un acuerdo en lo que hace a candidaturas o los tiempos de rotación para garantizar la unidad tenemos el recurso de las PASO que hemos utilizado en el FIT en 2015 a nivel nacional y en 2019 en Salta. Así podemos ordenar las listas proporcionalmente a lo que obtenga cada partido (o bloque de partidos) y presentar listas unitarias de la izquierda en todas las categorías de cada distrito en las generales del 14 de noviembre.

Queremos ir juntos a la batalla política por conquistar nuevas bancas parlamentarias que han demostrado que en manos de la izquierda son instrumentos que potencian las luchas del pueblo. La unidad para estas elecciones sería un salto en la construcción de una referencia política que despierte el entusiasmo de cientos de miles que buscan una salida a la crisis favorable a los intereses populares.

No podemos dejar que la división de la izquierda sea explotada por el oficialismo y la oposición de derecha. Presentarse aisladamente cuando hay bases programáticas comunes solo favorece a los partidos mayoritarios. Tenemos en nuestras manos la posibilidad de poner en pie una izquierda potente que, como mostraron las elecciones de Jujuy, se postule a ser una tercera fuerza alternativa frente a las variantes capitalistas que hundieron al país en la miseria, la dependencia y la catástrofe sanitaria.

Etiquetas