El avance en el Congreso desató la euforia en el bunker de Juntos

Larreta, Vidal, Macri, Bullrich y Tetaz, en Costa Salguero.

Paula Echeberry

0

“Aunque pusieron toda la platita que tenían, ¡no ganaron en la Provincia de Buenos Aires!”, gritó eufórico y con la voz quebrada, casi afónica, el candidato a diputado Martín Tetaz. Vestía una remera negra con un enorme GRACIAS impreso en letras blancas. Irrumpió en el escenario iluminado por las luces de colores. De fondo, sonaba música para bailar. Abajo del escenario, todo era fiesta. Los militantes aplaudían, gritaban, cantaban y saltaban. 

Después de conocer los primeros resultados electorales, el búnker de Juntos por el Cambio, ubicado en el predio de Costa Salguero, se tiñó de un clima festivo y de celebración eufórica. Aunque el festejo fue más explícito que en las elecciones primarias, donde reinó la cautela, no hubo globos de colores ni bailes de los candidatos y principales referentes del espacio opositor. Pese a que María Eugenia Vidal, cabeza de lista en la Ciudad de Buenos Aires no superó el 50% de los votos, las razones para festejar sobraban. Con los resultados obtenidos, la principal coalición opositora alcanzó los 116 diputados y las 5 bancas necesarias para impedir el quórum del oficialismo en la Cámara Alta. También se quedó con la codiciada provincia de Buenos Aires. 

Al ritmo de los hits de Jeites, los Cafres, Natalia Lafourcade, Charly García, Babasónicos, Gustavo Cerati y los Rolling Stones, el búnker comenzaba a poblarse de a poco. Distendido y contento, el Mago Sin Dientes se sacaba selfies, hablaba y hacía chistes con los militantes. Expectantes, candidatos y público esperaban ansiosos los primeros resultados, que llegaron a las 21 horas. 

Junto a Tetaz, salieron al escenario los principales integrantes de la lista porteña de Juntos por el Cambio. El primer orador de la noche, Ricardo López Murphy, citó la Constitución Nacional y cosechó fuertes aplausos del público presente: “Venimos a constituir la unión nacional, a afianzar la justicia, a proveer a la defensa común, a promover el bienestar general, y a asegurar los beneficios de la libertad, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino. Ese es nuestro compromiso, libertad, patria y vida”. 

El público festejaba con cantos y aplausos permanentes a sus candidatos victoriosos. “Esto recién empieza, ganamos a lo largo y ancho de todo el país. Ganamos los 5 senadores que fuimos a buscar”, agregó Tetaz, interrumpido por los vítores y aplausos del público, que casi colmaba la capacidad total del predio.

Intensos aplausos acompañaron la entrada al escenario de María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Martín Lousteau, junto al resto de los referentes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio. Es que, esta vez, el búnker de Costa Salguero nucleó a candidatos porteños y dirigentes nacionales en un solo espacio para dar una muestra de unidad. 

“Millones de argentinos en todo el país dijeron basta. Hoy, esta noche, el triunfo es de ustedes”, dijo, acompañada por aplausos la exgobernadora Vidal. “Nos diste un mensaje muy importante. Que el poder es tuyo. Que los argentinos no tienen dueño. Y no se venden. Nosotros no somos tus jefes, somos tus empleados”, continuó. A los aplausos y festejos, se le agregaron los cantos del público: “No se compran, los votos no se compran”. 

La libertad, la inseguridad, la falta de empleo y los efectos económicos negativos de la pandemia, la presencialidad en las escuelas, fueron temas presentes en todos los discursos de la noche. El cierre estuvo a cargo del jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. 

“Presidente, ¡Mauricio presidente”, coreaba el público de militantes cada vez que Rodríguez Larreta mencionaba a Macri o le agradecía al expresidente. También Bullrich despertó festejos: “¡Patricia, Patricia!”, cantaban con todas sus fuerzas. 

Mientras tanto, El Mago Sin Dientes agitaba su sombrero en el aire en señal de festejo. El público sostenía en lo alto banderas argentinas, remeras, y unas manoplas blancas gigantes. “Volveremos, volveremos, volveremos otra vez, volveremos a ser gobierno, en el 2023”, cantaban confiados y exaltados por los buenos resultados. 

“Les pido que sigamos soñando y recordar que este triunfo es de ustedes”, cerró el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta. La pantalla principal del escenario mostraba un enorme GRACIAS en color naranja, mientras sonaba la misma versión de “It’s time” de Imagine Dragons, con la letra modificada que ya usaron para las PASO. 

Felices, los candidatos sonreían, saludaban al público y coronaban su triunfo con una selfie grupal en el escenario. Mientras se retiraban, comenzaban a sonar los primeros acordes de “Ciudad Mágica” de Tan Biónica, tema insignia del Pro y de Cambiemos. Los militantes bailaban y saltaban sin parar. 

El festejo duró varias horas. La alegría permaneció largo rato en el aire. Pasadas las 23, todavía se escuchaba con fuerza el grito de los militantes que aún quedaban frente al escenario, a pesar de que los candidatos ya se habían retirado: “¡Presidente, Mauricio presidente, Mauricio presidente!”, coreaban emocionados. Juntos por el Cambio tuvo su noche perfecta. Y su público no quería que terminara nunca.

PE/WC

Etiquetas
stats