Senado-Campaña 2021: Cristina prioriza conservar el quórum propio y la oposición avanza en el armado sin jefe nacional

Alberto Fernández / Cristina Kirchner

Un peronista multireelecto que tuvo su último round por el PRO, un radical que fue vice de Cristina Kirchner y un exgobernador que desde hace meses está de licencia tras una denuncia por supuesto abuso. El 2021, elecciones en la que se renuevan 24 de los 72 senadores, proyecta un recambio de nombres en la Cámara alta y la retirada de una generación.

Carlos "Lole" Reutemann (Santa Fe), Julio Cobos (Mendoza) y José Alperovich (Tucumán), según los sondeos que hizo elDiarioAR en fuentes del Frente de Todos (FdT) y de Juntos por el Cambio (JxC), encabezan el pelotón de los senadores que terminan su mandato y tienen nulas -de mínimo, muy escasas- chances de reelegir. Son movimientos de tableros simultáneos. Históricos que se van, candidatos que se exponen para sacar músculo para una presidencial, ministros nacionales que suenan, y lo que, en persona o por terceros, poner en juego los gobernadores.

El Frente de Todos tiene 41 bancas y parece inevitable que se desangre. Arriesga bancas difíciles de renovar -tres en Chubut, dos en Corrientes, dos en Santa Fe- por lo que podría quedar al borde de 37 escaños, el número mágico del quórum.

Pero hay, sobre todo, una matemática implacable: el FdT tiene 41 senadores y parece inevitable que se desangre. Arriesga bancas difíciles de renovar -las tres chubutenses, las dos de Corrientes o las dos de Santa Fe- por lo que podría quedar al borde de 37 escaños, el número mágico del quórum. Cristina Kirchner, vice y jefa y del Senado, maniobra para impedir que la sangría sea mayor y, en paralelo, para expandir al cristinismo, un sub bloque que nuclea unas 17 bancas.

Con ese doble objetivo, según reconstruyó elDiarioAR de funcionarios nacionales y dirigentes de Chubut, la vice intercedió para que naufrague la sesión en la que el gobernador Mariano Arcioni trató de aprobar una ley para autorizar un emprendimiento minero. ¿Motivos? La resistencia social a ese plan que, por lógica lineal, podría tener impacto electoral negativo en la provincia donde el oficialismo necesita ganar para, al menos, retener dos de las tres bancas que pone en juego.

Viejos y nuevos de Santa Fé

A Reutemann se le termina el mandato que inició en 2015 cuando fue candidato del PRO en la boleta que llevó a Macri para presidente. "Lole" no habla pero deja que digan, en su nombre, que sigue en carrera. Hay un forcejeo por su butaca. "Lilita" Carrió sondeó a Miguel Del Sel para que vuelve a competir, pero el comediante -según supo este medio- dijo que "no". Así y todo, su nombre aparece en la ruleta junto al de Federico Angelini, vice del PRO nacional, un mauricista que gestiona para que la UCR santafesina abandone el acuerdo con Miguel Lifschitz y se pliegue a JxC.

Asoma, para diputada, la mediática Amalia Granata, actual legisladora provincial y ferviente militante celeste, de mucha relación con el operador larretista Álvaro González. Dos nombres más en la galaxia de JxC: el ex fubtolista Gabriel Bastituta, que irrumpió con algunos mensajes políticos en redes, y el animador de TV Alejandro Fantino, a quien un dirigente provincial cambiemista lo tentó con una postulación y se fue de la reunión convencido de que hay alguna chance. Para avanzar necesitará una intervención de Macri o de Horacio Rodríguez Larreta.

Santa Fe aporta, como dato particular, que hay tres bloques que en la última década se han repartidos votos, a veces cruzados, y victorias: el PJ, JxC y el Frente Cívico, con un radicalismo que oscila entre ambas terminales: la de Macri y la de Lifschitz. Este año, desde el PRO intiman a la UCR a dejar esa dualidad y que inviten al ex gobernador a armar un espacio compartido. Una fuente del macrismo confió a este medio que están dispuesto a darle al socialista -la figura que mejor mide en Santa Fe- el primer lugar de la lista de senadores nacionales. A su vez, el radicalismo tiene sus propias pretensiones.

Amalia Granata, Gabriel Bastituta y Alejandro Fantino aparecen, junto a Miguel del Sel, en una lista amplia de potenciales candidatos que agitan desde el macrismo en Santa Fe.

Pero Lifscthiz anima un armado progresista por el que podría ser candidato a senador mientras que en el panperonismo cohabitan, a los tumbos, el sector de Omar Perotti y el cristinismo con Agustín Rossi, ministra de Defensa nacional, como enlace y la posibilidad. Una variable es que repitan el perottista Roberto MIrabella y la cristinista "Marilín" Sacnum, aunque la discusión es en qué orden porque el segundo escalón no es seguro. Hay otra tesis: que Rossi funcione como síntesis y encabece la boleta de senadores en una elección clave en el mapa nacional, no solo por las dos bancas para el Senado, sino también desde lo simbólico frente a un previsible, o inevitable, victoria macrista en Córdoba.

Otro que se despide es Cobos y en su lugar irá Alfredo Cornejo, ex gobernador y actual diputado, que se parará en la banca con la expectativa de entrar en la carrera presidencial del 2023. En Mendoza, hablan de la fórmula "Co-Co", Cornejo-Cobos, según la cual el ex vicepresidente iría al tope de la lista de diputados nacionales. Lo que parece inevitable es que Cornejo sea uno de los varios gobernadores y ex gobernadores que compitan este año.

El enigma Córdoba

En Córdoba, esa provincia indomable para el peronismo K o sus variantes, todo es líquido. Mario Negri, jefe del Interbloque de Diputados del JxC, asoma como el candidato inevitable al Senado pero pone condiciones: que no haya fugas en el armado cambiemista, mensaje dirigido a Luis Juez que dijo que quiere ser y pide PASO. Los macristas Héctor Baldassi y Gustavo Santos parecen sin chances mientras Laura Rodríguez Machado suma millaje para reelegir.

En los peronismos, hay más dudas que nombres. La duda capital es si puede, o no, haber acuerdo entre Casa Rosada y Juan Schiaretti, un armado que tiene promotores y detractores en Nación y en provincia. La unidad o la dispersión, propia y ajena, altera los diagnósticos sobre el resultado. Carlos Caserio, peronista que levantó la bandera de Alberto Fernández en Córdoba ante la prescindencia, funcional a Macri, de Schiaretti apuesta a su reelección con el guiño de Cristina. "Es todo muy prematuro", dicen en la provincia ante la consulta sobre si Alejandra Vigo, diputada nacional, que fue candidata a legisladora provincial en 2019 pero no asumió ese cargo, puede encabezar la boleta de senadores del schiarettismo o de un acuerdo panperonista.

Las damas C

Hay, en Mendoza, otra certeza: Anabel Fernández Sagasti, una de las damas cristinistas, que se convirtió en la mujer en presidir el PJ mendocino, algo similar a lo que se anticipa sobre la correntina Ana Almirón, otra legisladora de La Cámpora, que completa mandato por esa provincia junto a Carlos "Camau" Espinola, un dirigente que suma todas las intrigas. Le facturan un pasado sinuoso, por sus coqueteos con Macri y Miguel Angel Pichetto, y por haber participado de una sesión convocada para autorizar el allanamiento al domicilio de Cristina.

Pero, coinciden en varias terminales del FdT, es la figura más taquillera del PJ en una provincia que en 2021 elige, además, gobernador. La versatilidad de Espínola es tal que podría, incluso, ir como vice del radical Gustavo Valdés que irá por su reelección para el Ejecutivo correntino.

Sagasti tiene boleto de regreso al igual que Nancy González por Chubut, Almirón rankea en la misma línea mientras Sacnun quiere entrar en ese pelotón y se da por hecho que María Luz Alonso, "Luchi", camporista de La Pampa, ex diputada y actual secretaria Administrativa del Senado, tiene un lugar asegurado en el binomio de senadores por La Pampa, en reemplazo de Norma Durango, una dirigente que fue muy activa en la sanción del IVE. De esa provincia, que gobierna Sergio Ziliotto.

En La Pampa hay un interrogante mayor: ¿puede volver como candidato Carlos Verna, ex gobernador para ocupar la banca que Daniel Lovera? Micro historia: Verna se encaminaba, sin trabas, a la reelección pero se le detectó una enfermedad y se bajó de la postulación que luego ocupó Sergio Ziliotto. Verna hace un culto de los silencios pero cada tanto envía señales.

Gobernadores y ex

Verna, enclaustrado por el Covid-19, está hiperactivo: en la visita que Eduardo "Wado" De Pedro hizo a la provincia, incluyó una escala en General Pico, cuya intendente es la vernista Fernanda Alonso, por pedido explícito del ex gobernador. "Luchy", la Alonso cristinista, pidió por Verna. "Me encantaría que sea candidato a senador por nuestra provincia por ser el estandarte del pueblo pampeano luego de los 4 años en los que fuimos maltratados, discriminados", le dijo al portal Dos Bases.

En la lotería de candidatos hay varios ex gobernadores: Verna por La Pampa y Cornejo en Mendoza, pero podría sumarse un tercer nombre. El de Lucía Corpacci, que tuvo dos mandatos en Catamarca, hasta que en 2019 le dejó el lugar a Raúl Jalil. Corpacci es diputada, tiene relación directa con Cristina, y podría encabezar la boleta del Senado en una mesa de definiciones junto a Jalil donde Dalmacio Mera y Inés Blas no figuran con chances de reelegir. Si Corpacci se instala al tope de la lista y el radical Oscar Castillo busca retener su banca, sería un duelo entre dos ex gobernadores catamarqueños.

Otro ex gobernador, Alperovich, está de retirada y lo mismo podría ocurrir con la senadora Beatriz Mirkin, que entró de la mano del ex, luego fue su vice en el desafío a Juan Manzur y se anota entre las orbitales a Cristina, lo cual podría ser su carta para el regreso. En Tucumán se da un dato curioso: fuentes del PJ dijeron a elDiarioAR que Manzur se encamina a ser candidato a senador nacional suplente, un recurso que supo aplicar Gildo Insfrán, algo así como un reaseguro de poder y fueros para cuando deje la gobernación. A Manzur se le termina en 2023 y no tiene chance de repetir. No es un formato inédito. Manzur, como vice de Alperovich y ministro de Salud de Cristina, fue candidato testimonial en 2013 mientras que Osvaldo Jaldo, vice de Manzur, fue postulante a diputado nacional en el 2017.

En Juntos por el Cambio (JxC) de Tucumán hay un trueque parecido a Mendoza. José Cano, actual diputado, hizo un preacuerdo con la senadora Silvia Elías de Pérez para rotar. Él va encabezar para el Senado; ella iría como primera postulante para la Cámara baja. En medio, un sector de la UCR ensaya, con guiños de los sectores más duros del PRO, un acercamiento con Ricardo Bussi.

PI

Etiquetas
stats