Después de las idas y vueltas, el gobierno se prepara para convocar a las PASO sin cambio de fecha

Alberto Fernández / "Wado" De Pedro

Ni la dinámica legislativa ni el pantano político propio y ajeno le dan tiempo al gobierno para hacer algo diferente. El 10 de mayo Alberto Fernández deberá convocar por decreto la realización de las elecciones primarias para cargos nacionales sin cambios en el calendario. Es decir, para el domingo 8 de agosto.

Es lo que establece el artículo 20 de la ley 26.571, la que instauró las PASO. Ese texto indica que las elecciones se harán el segundo domingo de agosto y que la convocatoria formal debe hacer 90 días antes. El lunes próximo, se cumplirán ese plazo y aunque hubo charlas, idas y vueltas, planes y versiones, todavía no se modificó ni una coma del calendario electoral.

Hace quince días todo parecía encaminado y hasta la mesa grande de Juntos por el Cambio (JxC) había emitido un comunicado donde expresó su acuerdo con la prórroga aunque, para que no parezca una concesión absoluta, incluyeron una clausula gatillo que garantice que no habría otras prórrogas. Placebos para los halcones.

Se programó, incluso, una visita "informativa" del ministro del Interior Eduardo "Wado" De Pedro a un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Legislación de Diputados para dar el primer paso formal. Pero en medio surgieron ruidos y objeciones, y todo volvió a trabarse. La oposición invocó un episodio: aunque De Pedro envió un "borrador", el Ejecutivo nunca mandó un proyecto propio donde exponía su posición.

Hay, sin embargo, razones más poderosas en ese ring. El oficialismo nunca unificó personería: los gobernadores insisten con suspender las PASO -este domingo, en C5N, el catamarqueño Raúl Jalil ratificó esa posición- mientras que Máximo Kirchner y Sergio Massa son partidarios de postergar la fecha. 90 a 10 es la división, a mano alzado, dentro del bloque del FdT.

Pero juegan, adicionalmente, los bloque provinciales muchos de los cuales quieren suspender. ¿Qué quiere Juan Schiaretti? ¿Qué harían Gerardo Morales y Gustavo Valdés ante la decisión de suspender o no?

La teoría de que el FdT podría, sumando provinciales y silvestres, juntar los 130 votos que necesita para aprobar la suspensión fue invocada en JxC a modo de mal menor. "O aceptamos postergar, o la suspender", se dijo aunque está claro que no hay posición uniforme en el oficialismo sobre qué hacer.

De Pedro encontró, como último argumento, que se gana un mes de vacunación. Concluyó lo obvio: que no hay certezas sobre cómo estará la pandemia en agosto, septiembre o octubre. En agosto, por ser más frio, hay más chances de rebrote, pero una variable decisiva será cómo avance el plan de vacunación.

Desde el ministerio del Interior se busca establecer un criterio: el gobierno hizo las gestiones que tuvo a su alcance para avanzar con un cambio que permita garantizar el calendario electoral, pero con los mayores cuidados sanitarios. No logró, todavía, que nada de eso se concrete.

Si consigue avanzar en Diputados, faltaría, después, el Senado donde los tiempos suelen ser más largos. Por lo pronto, no hay forma de que se llegue con un cambio al 10 de mayo. Fernández convocará con el calendario vigente. "El diálogo está, nuestra postura es que se realice el acto electoral cuidando la salud de los argentinos. Para eso consensuarlos con la Cámara electoral protocolos y un 30% más de establecimientos para votar", se explicó desde el gobierno. 

PI

Etiquetas
stats