Caso Baez Sosa
Los acusados protagonizaron otra pelea unos minutos antes de atacar a Fernando

A las 4.36, agentes de Infantería separan a los imputados en una pelea previa al ataque a Fernando y sus amigos.

0

El domo municipal ubicado en la Avenida 3 y Buenos Aires, en dirección sur, registra a Fernando Báez Sosa saliendo solo de Le Brique a las 4.32. Está en cueros, con su camisa negra en la mano derecha. Cruza la calle en dirección al kiosco y la cámara lo pierde. Cuatro minutos después, a las 4.36, la misma cámara toma a los imputados, que salen en grupo, hacia la izquierda. Uno de ellos, vestido con una camisa blanca de mangas largas y una bermuda marrón -podría ser Enzo Comelli- trompea a alguien. Hay piñas en la verdad del bar lindero al boliche, que se llama Beerland. Las imágenes que registró esa cámara fueron exhibidas varias veces en el juicio, a excepción de ese fragmento.

La escena sucede muy rápido y el techo que cubre unas mesas sobre la vereda impide ver a quien agreden. Cuatro agentes de Infantería que custodian la cuadra disuelven al grupo. La cámara es fija con lo cual hay personas que entran y salen de cuadro. Lucas Pertossi y Juan Pedro Guarino -sobreseído- se quedan en la calle, sobre Avenida 3. Otros dos del grupo -ambos visten remeras negras, uno pantalón beige y el otro, gris- van hacia el norte. Las mismas personas vuelven por la vereda de enfrente -la del kiosco donde será atacado Fernando- dos minutos después, a las 4.38. A las 4.41 vuelve a aparecer Lucas Pertossi, esta vez desde la vereda del kiosco donde será el ataque a Báez Sosa, es decir, frente a Le Brique. Es decir que ha cruzado la calle para reunirse con los amigos.

En ese lapso, entre las 4.39 y las 4.43 Fernando y sus amigos, los acusados (y los sobreseídos) y al menos tres agentes de Infantería coinciden en la vereda de enfrente al boliche, a la altura del kiosco. A las 4.44 esos mismos agentes corren hacia la esquina de Avenida 3 y 102, para, según declararon para disolver otra pelea. La cuadra queda sin custodia. Es el horario exacto donde empiezan los movimiento detrás del auto, a la altura del kiosco, donde se produce el ataque a Fernando y sus amigos.

A las 4.45 un chico cruza Avenida 3 tomándose de la cabeza. Un grupo de chicas también aparecen en la calle, mirando para atrás. Caminan y se dan vuelta, como escapando. A las 4.46 los agresores se reúnen bajo el techo del restaurant Ciprianny. Están Comelli, Guarino, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Ciro Pertossi, un chico vestido de oscuro y quien vestía el pantalón gris. No aparece Lucas Pertossi. Máximo Thomsen es el último en unirse. A las 4.46 vuelven los agentes que habían corrido a la esquina. De haber habido un plan, el tiempo para organizarse fue de cuatro minutos. La agresión se cometió en 40 segundos y un minuto como máximo.

Juan Pedro Guarino, primero detenido y luego sobreseído en la causa, declaró al Tribunal que estaba muy enojado con sus amigos cuando los sacaron del boliche. Dijo que afuera, e inmediatamente después de salir, vio que Luciano Pertossi se peleaba con alguien, que no recuerda con quien. “Le pregunté a Luciano si estaba bien y fui a sentarme a los bancos que hay en una parrilla, en frente y en diagonal (al boliche). Viene Ciro Pertossi. Y luego de eso escucho gritos a mi derecha. Luciano y Ciro se levantan. Iban a pelearse de vuelta, no lo podía creer. Veo a Máximo y a un chico tirado en el piso, que después me entero quien era… Cuando vi eso, me enojé muchísimo y me fui”, dijo Guarino.

Dijo que se había ido solo, pero no. La cámara lo muestra junto al grupo con un buzo a los hombros, que se lo había dado Ciro Pertossi en algún momento antes de la pelea con Fernando y sus amigos. Guarino también aparece en el grupo cuando Infantería los detiene, a la altura del Supermercado Marina, y los deja seguir.  Al Tribunal dijo que cuando llegó al chalet que alquilaban se metió en la habitación y enchufó el celular. Luego, chateó con su novia. El ya había hablado con ella y con su madre, que si había una pelea más, se volvía. Curioso es lo que contó después: que no oyó comentarios de sus amigos sobre la pelea que él había visto de lejos. Dijo, además, que no se tomó fotos con ellos.

Pero Guarino aparece en una que envió Blas Cinalli al grupo El club del azote. El grupo está sentado alrededor de una mesa y Cinalli acompaña una foto con la frase: “Contando toda la secuencia”. Eran las 5.08 y Cinalli ya había contado la pelea al grupo de WhatsApp. Allí están los imputados sentados alrededor de una mesa. Un perito que analizó la imagen aclaró que salvo uno del grupo, el resto ya se había cambiado la ropa. Guarino fue uno de los que fue a desayunar a Mc Donald's.

VDM/

Etiquetas
stats