AMIA y DAIA piden que se dé más información sobre el avión venezolano-Iraní retenido en Ezeiza

Las dos organizaciones judías más importantes de Argentina piden que se esclarezca y se brinde información del avión y la tripulación

elDiarioAR


0

En una misiva dada a conocer este domingo 12, AMIA y DAIA solicitaron, en un comunicado en conjunto, el esclarecimiento de la situación generada por el avión venezolano, vinculado a Irán, que está retenido en el aeropuerto de Ezeiza.

Investigan si uno de los tripulantes iraníes del avión venezolano tiene vínculos terroristas

Investigan si uno de los tripulantes iraníes del avión venezolano tiene vínculos terroristas

“La retención en nuestro país de un avión operado por la empresa venezolana Emtrasur, y vinculado a la compañía iraní Mahan Air, sancionada por los Estados Unidos por sus vínculos con actividades terroristas, constituye un hecho que debe ser esclarecido con urgencia por las autoridades nacionales”, explica el comunicado.

Y agrega: “AMIA y DAIA, organizaciones centrales de la comunidad judía argentina, exigen una información exhaustiva y detallada sobre el listado de tripulantes que viajaban en la mencionada aeronave y los motivos de su paso por el país”.

El avión  Boeing 747-300M matrícula YV3531 de la empresa venezolana Emtrasur, se encuentra retenido en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, a cuya terminal de carga arribó el lunes 6 de junio. Su tripulación está conformada por 14 venezolanos y 5 ciudadanos iraníes.

La DAIA y la AMIA recordaron que los atentados del 17 de marzo de 1992 contra la embajada de Israel en Buenos Aires y del 18 de julio de 1994 contra la AMIA “que aún permanecen impunes, fueron planificados y ejecutados por el Hezbollah, un grupo terrorista financiado y apoyado por la República Islámica de Irán”.

El comunicado además expresa: “Algunos de los acusados iraníes, que en la actualidad son funcionarios del gobierno de dicho país, y que tienen pedidos de captura internacional, han circulado recientemente por países que los reciben y protegen, burlando la exigencia de la justicia local y de Interpol”.

Es por eso que para ambas organizaciones “resulta pertinente exigir a los organismos de control a cargo que brinden, con celeridad y precisión, la información requerida y los resultados de la investigación que se está llevando a cabo, ante un hecho que despertó sospechas y confusión”.

El 6 de junio, el avión llegó a Buenos Aires operando el vuelo 9218 y provenía de Caracas, República Bolivariana de Venezuela, con 19 tripulantes, de los cuales 14 eran de nacionalidad venezolana y cinco de ellos de origen iraní.

En ese momento, según relevó la Dirección de Migraciones, “no pesaba sobre ninguno de los miembros de la tripulación alerta, restricción o impedimento alguno, se permitió su ingreso en los términos de la normativa aplicable”, de acuerdo a un documento oficial.

El martes 7, un día después, el avión tenía agendado un nuevo vuelo, con todos los tripulantes a bordo, sin embargo se tuvo que cancelar porque la aeronave no tenía el combustible suficiente para realizarlo. Un día después, el vuelo despegó rumbo a Uruguay para abastecerse de combustible. Sin embargo, en el país vecino no admitieron el ingreso a su espacio aéreo.

LG

Etiquetas
stats