Coronavirus

Según una encuesta global, seis de cada diez personas se vacunarían si se les ofreciera

Ciudadanos hacen cola frente a un centro de vacunación contra el coronavirus en Folkestone, Reino Unido.

Icíar Gutiérrez

elDiario.es —

0

La disposición de la población a vacunarse contra el coronavirus está aumentando en todo el mundo, según una nueva encuesta del Imperial College de Londres publicada este viernes. Además, más de la mitad de las personas dice que se arrepentirían de no haberse puesto la vacuna si se les ofreciera.

El estudio revela que casi seis de cada 10 personas (el 58%) se vacunarían si se les ofreciera en este momento y que la disposición ha aumentado en la mayoría de los 14 países analizados, que son Alemania, Australia, Canadá, Corea del Sur, Dinamarca, España, Francia, Israel, Italia, Japón, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y Singapur.

Comparando noviembre de 2020 y febrero de 2021, el porcentaje de personas encuestadas están "muy de acuerdo" en que se vacunarían ha crecido en más de la mitad de los países encuestados en el estudio, codirigido por el Instituto de Innovación en Salud Global (IGHI) del Imperial College de Londres y la firma de encuestas YouGov. Mientras, la proporción de personas que están "muy en desacuerdo" ha disminuido o se ha mantenido relativamente constante.

Los investigadores creen, no obstante, que los Gobiernos deben esforzarse más en abordar el escepticismo sobre las vacunas. "Con la variedad de vacunas seguras y eficaces contra el coronavirus que se están poniendo en marcha en todo el mundo, y muchas más en preparación, es una buena noticia que la gente esté cada vez más dispuesta a ponerse una", dice Ara Darzi, codirector del IGHI, en una nota de prensa. "Sin embargo, nuestros datos muestran que muchos países todavía tienen mucho que hacer para abordar las dudas sobre las vacunas. Es vital que los líderes entiendan por qué sus ciudadanos tienen preocupaciones y desarrollen estrategias adaptadas para abordarlas".

Las cifras ponen de manifiesto importantes diferencias en las actitudes en todo el mundo. Los habitantes del Reino Unido son los más dispuestos, ya que casi 8 de cada 10 (77%) declararon que se vacunarían si hubiera una disponible la semana en que respondieron a la encuesta. Esta cifra es superior al 55% de noviembre, poco antes de que se aprobara la primera vacuna contra la COVID-19, desarrollada conjuntamente por Pfizer y BioNTech. Reino Unido es el tercer país del mundo que más dosis ha puesto por cada 100.000 habitantes, 31,82.

La voluntad de vacunarse también es alta en Dinamarca, uno de los países europeos con mayor porcentaje de población vacunada en estos momentos, e Israel, donde más del 40% de los ciudadanos han recibido ya las dosis completas. No obstante, el escepticismo también se está desvaneciendo en países donde las campañas han tenido un comienzo más lento, como en Alemania o Italia.

En España, la cifra de personas dispuestas a inmunizarse también ha crecido en los últimos meses hasta situarse en el 53%, según la encuesta.

Por su parte, Francia, Singapur y Japón se han mantenido sistemáticamente entre los menos dispuestos y tienen los porcentajes más bajos de personas que se vacunarían en la actualidad, con un 40%, 48% y 48%, respectivamente. Sin embargo, todos estos países han aumentado su confianza desde noviembre, cuando sólo el 25%, el 36% y el 39% de las personas estaban dispuestas, respectivamente.

Francia sigue siendo el país con el mayor porcentaje de encuestados "muy en desacuerdo" (33%, tres de cada diez) con ponerse la vacuna, aunque esta cifra ha bajado desde noviembre.

La encuesta también muestra que la preocupación sobre los posibles efectos secundarios de las vacunas ha disminuido en la mayoría de los países, con menos de la mitad (45%) de todos los entrevistados que actualmente manifiestan su preocupación. Una vez más, las personas en Francia, Singapur y Japón –que comenzó a vacunar a mediados de febrero– están actualmente más preocupadas por los efectos secundarios, con alrededor de seis de cada 10 (56%, 59%, 61%), mientras que las de Reino Unido son los que menos lo están.

Más de la mitad dice que se arrepentiría de no ponerse la vacuna

Por otro lado, más de la mitad de las personas (54%) responden que se arrepentirían de no haber recibido una vacuna cuando esté disponible. Esta cifra ha crecido en 11 países. Una vez más, el país con el mayor porcentaje de encuestados que "muy de acuerdo" es Reino Unido (60%), seguido de Dinamarca e Israel y el que tiene más "muy en desacuerdo" es Francia (29%).

En España, el 38% están muy de acuerdo con que se arrepentirían de no vacunarse si tienen la oportunidad. Es el doble que en noviembre.

Es posible que el arrepentimiento por no vacunarse esté jugando un papel importante el cambio en las actitudes, según explica The Guardian. "El arrepentimiento por no haber hecho algo puede tener un efecto aún mayor en los comportamientos sanitarios de las personas que la percepción del riesgo o las emociones negativas, como la culpa y la decepción", dice Sarah Jones, investigadora del Instituto de Innovación en Salud Global, al medio británico

"Es plausible que, a medida que aumenta la voluntad de vacunarse en el futuro, los objetos de nuestro posible arrepentimiento se vuelvan más relevantes para nosotros: ¿podría lamentar haberme perdido otra fiesta de cumpleaños, otro funeral, otro abrazo?", dice la investigadora.

Más de la mitad de los encuestados, el 56%, también expresa actualmente confianza en que su gobierno puede proporcionarles una vacuna eficaz. Esta cifra creció en general en los países encuestados entre noviembre y enero, pero desde entonces ha disminuido sobre todo en Dinamarca, Italia, Noruega y Suecia. 

Cerca de la mitad cree que será difícil acceder a una vacuna, una cifra que se ha mantenido relativamente constante desde noviembre. Israel tiene actualmente la mayor cantidad de encuestados que dijeron que no tendrían dificultades para vacunarse (64%), mientras que Alemania, Francia y Canadá tienen la menor cantidad.

"Si bien la disponibilidad de las vacunas está aumentando en muchos países, esta es una pandemia mundial y ningún país está aislado de la situación actual, por lo que llegar a una nueva normalidad requerirá un esfuerzo concertado para garantizar que ninguna nación se quede atrás. Los líderes deben trabajar juntos para garantizar la equidad de las vacunas, que será un paso vital en el camino hacia la salida de la pandemia", dice Jones.

Etiquetas
stats