Tiene un DNI “gemelo” y no logra vacunarse: “Ya me empadroné cuatro o cinco veces, pero no pasa nada”

Luján y María Helena tienen el mismo número de DNI, hecho que generó que se crucen las comunicaciones del registro para vacunación contra COVID-19

Cuando la Ciudad de Buenos Aires habilitó en abril la inscripción para vacunarse a personas mayores de 70, Celestino Luján Ruiz Díaz (72) entró a la página y se anotó.

Más tarde, le llegó un mail para confirmar un turno pero no iba dirigido a él sino a María Helena, su “gemela” de DNI.

“Venimos lidiando con esto desde abril, con comunicaciones cruzadas. Ella logró darse la primera dosis de la vacuna Sinopharm porque yo no estaba aún en la base de datos. Cuando aparecí yo, se pudrió todo”, cuenta en diálogo con elDiarioAR.

Luján y María Helena tenían el mismo número de identificación en la Libreta de Enrolamiento y la Libreta Cívica respectivamente. Con la creación del Documento Nacional de Identidad en 1968, ahora comparten número de DNI. Como ambos viven en el mismo distrito, la confusión les genera obstáculos administrativos a diario.

“En mi caso, ambos vivimos dentro de la Ciudad: yo en Colegiales y ella en Palermo. Ya hemos tenido inconvenientes, el número se confunde porque la mayoría de los sistemas toma como identificador el número de documento”, dice.

Agrega que ya tuvieron altercados con supermercados, tarjetas de crédito, compañías de seguros y servicios médicos donde deben cargar el DNI para identificarse. “Si los dos usamos el mismo servicio pero uno se registró como usuario, el otro ya no puede, rebota. Y cuando el que se registró entra con la clave, ve lo del otro. Yo lo detecté por primera vez cuando entré a la página de Visa y vi los resúmenes de su tarjeta”.

En el caso de la vacunación en la Ciudad, Maria Helena, por ser mayor, se inscribió antes en el registro. “Ahora la llaman y le dan mis datos, mientras que a mí me llegan mails para aplicarle la segunda dosis a ella”, explica.

A Luján el problema de la vacunación le genera una preocupación especial por la incertidumbre sobre cuándo podrá inocularse contra el virus. “Lo otro con una llamada se resuelve. Pero acá está el riesgo de no darse la vacuna por un tema administrativo. No es que no me quieran vacunar, pero llaman a otro lugar”.

“No sé qué hacer. Llamo al 147 y me empadronan de vuelta, dicen que no tienen acceso a la base y que ellos simplemente anotan. Ya me empadroné para la vacuna cuatro o cinco veces, pero no pasa nada”, lamenta.

MC

Etiquetas
stats