0

En las primera horas de vigencia de las nuevas disposiciones, bajo una intensa lluvia en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, fue notoria la merma del flujo de tránsito y del movimiento de personas.

Efectivos de la Policía Federal, de la Ciudad de Buenos Aires y Gendarmería se apostaron en el Puente Pueyrredón , el acceso Oeste, el Puente la Noria, la estación Plaza Constitución, el Camino de la Ribera y la autopista Ricchieri, donde controlaban los permisos de circulación de los trabajadores esenciales que están exceptuados de la veda nocturna.

A raíz de la intensa lluvia no se advirtieron largas filas o demoras en las autopistas y cabinas de peaje, mientras que los bares y restaurantes porteños, estaban cerrados o vacíos en la zona de Palermo, uno de los lugares habituales de reuniones de jóvenes.

Etiquetas
Etiquetas
stats