Investigan la muerte de cinco bebés en un hospital de Córdoba: separaron a más de 20 empleados

Investigan la muerte de cinco bebés en un hospital de Córdoba

elDiarioAR

0

La muerte de un grupo de bebés sin patologías previas en el Hospital Materno Neonatal “Dr. Ramón Carrillo” de la provincia de Córdoba causó alarma y derivó en una investigación judicial, en medio del dolor de las familias. Según los primeros datos que surgen del expediente, entre marzo y junio se identificaron cinco decesos que no obedecerían a causas naturales, aunque en las últimas horas el fiscal de la causa indicó que las víctimas fatales podrían llegar a 12. Por el momento solo una de las familias perjudicadas formalizó una denuncia, que se suma a las actuaciones que promovió el propio hospital.

La investigación judicial se encuentra a cargo del fiscal de instrucción Raúl Garzón, quién investiga si hubo intencionalidad en las muertes de los bebés. Más allá de la posibilidad de mala praxis, se baraja la posibilidad de eventuales “homicidios”.

Por su parte, el Gobierno de Córdoba inició un expediente interno y separó de sus funciones a 23 empleados y a la directora del centro de salud, Liliana Asís.

Este jueves se formalizó la primera denuncia por parte de los familiares de uno de los bebés fallecidos. La misma fue presentada por una mujer identificada como Romina, quién pidió que se investigue la muerte de su nieta. La pequeña nació en la madrugada del 6 de junio “en perfectas condiciones” pero horas después le notificaron el deceso.

La abuela de la víctima recordó que su hija de 17 años inició el trabajo de parto el 5 junio y durante la madrugada del 6 “me avisan que mi nieta había nacido” con un peso superior a los 3 kilogramos. Además, le informaron que la reciente mamá también estaba en buen estado de salud. Sin embargo, un día después vivió una tragedia.

Durante la madrugada del 7 de junio, los médicos le informaron que la bebé había fallecido a las 6:45 horas a casa de dos paros cardiorrespiratorios. Dado que no presentaba patologías previas, el abogado de la familia, Carlos Nayi denunció el hecho y remarcó que entre marzo y junio se produjeron “cinco muertes descontextualizadas”.

Además, “ni la madre ni la beba presentaron complicaciones durante el embarazo ni el nacimiento”, remarcó el abogado quien aseguró a Canal 12 de Córdoba que pedirá una “investigación profunda”.

Si bien son ocho los bebés que sufrieron distintos problemas de salud en el periodo señalado, el fiscal Garzón alertó que “son cinco los fallecidos donde existe una sospecha fuerte, pero hay más. Según los momentos, varían entre 10 a 12″, sostuvo en declaraciones al diario cordobés La Voz. Aún así, planteó que todavía no se puede determinar los motivos de los decesos pero ”hay aspectos que parecen diferenciarse de los demás“.

A su vez, Garzón aclaró en conferencia de prensa que durante junio la Justicia allanó el hospital y secuestraron tanto historias clínicas como otros elementos. Además del allanamiento en el hospital e inicio de la investigación, se apartó al personal vinculado, de manera que llevó tranquilidad a las familias que actualmente están hospitalizadas.

“Si alguien hizo algo malo, ya no está en el hospital. Si hay alguien que va a dar a luz se puede quedar tranquila”, sostuvo el fiscal de la causa que investiga el fallecimiento de bebés sin ninguna causa de riesgo prevalente.

Para el Ministerio de Salud la principal hipótesis es que las muertes fueron intencionales dado que los recién nacidos tenían lesiones en la piel “no acordes a la evolución de un niño sano que está cursando las primeras horas de nacido”. Fuentes del hospital informaron a La Voz que los bebés habrían experimentado un cuadro de “hipoglucemia severa” y de manera repentina, por ende, “no llama la atención el número de muertes sino el motivo de las muertes”, planteó.

A su vez, Vanesa Cáceres, una mamá que también denunció la muerte de su bebé en el Hospital Neonatal de Córdoba, afirmó que su embarazo fue normal y así nació su hijo, aunque por lo inexplicable de la causa del fallecimiento decidió acudir a la Justicia. 

“El embarazo fue totalmente normal, controlado totalmente. No era embarazo de riesgo, sí una cesárea programada. Mi bebé nació totalmente normal, sano. Y a la hora y media se descompensó”, explicó a radio Mitre. “Me avisan que fue una arritmia, y entra a hacer paros cardíacos. Empiezan a ponerle drogas para que reaccione su corazón. Después empeoran las cosas. Todo eso en el mismo día, a las horas. Al tercer paro cardíaco ya no pudo continuar”, agregó la mujer. La criatura murió el pasado 18 de marzo y es uno de los primeros casos constatados.

NB

Etiquetas
stats