“Este es potencialmente un año de alta transmisión de dengue”: las alertas encendidas por un posible brote en el 2023

El mayor movimiento de personas post-pandemia podría aumentar la posibilidad de un brote de dengue.

El aumento de casos de dengue en tierras brasileñas a comienzos del 2022 preocupó a la comunidad médica y científica argentina por un posible brote para el verano 2022-2023 en nuestras tierras, sobre todo porque el último fue hace tres años -temporada 2019-2020- y la inmunidad natural de la población se fue “agotando”. A contrarreloj, se encuentra en estudio una vacuna tetravalente contra el dengue, cuya aplicación en Argentina se está evaluando.

Investigadores argentinos descubren un mecanismo clave de los virus de dengue y zika

Investigadores argentinos descubren un mecanismo clave de los virus de dengue y zika

Entre enero y julio del año 2022, Brasil tuvo el doble de casos de dengue que en 2021 para ese mismo período, con más del doble de muertes, lo que encendió las alertas de las autoridades nacionales sobre un posible brote en la Argentina para el verano 2022-2023. “Tenemos que tener una perspectiva continental: como se va comportando el dengue en los países vecinos, en Brasil y Paraguay, donde hubieron mucho más casos a comienzos del 2022 que años anteriores”, explica en diálogo con eldiarioAR Daniel Sálomon, director del Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMET, que depende del Ministerio de Salud de la Nación). 

“Hay un flujo migratorio muy grande entre Argentina y estos países, que genera que aumente la posibilidad de que Argentina tenga un brote de dengue para esta temporada”, coincide Liliana Tartaglino, secretaria de Salud y Desarrollo Humano de Posadas, Misiones. 

Sálomon explica qué 2019-2020 fue la última temporada de alta transmisión (la anterior había sido en 2015-2016), cuando se dieron entre 41 mil y 58 mil casos de dengue en la Argentina. “La gente conserva inmunidad natural durante algunos años, pero como desde el último brote ya pasó un tiempo considerable, este es potencialmente un año de alta transmisión. Hay que prepararse como si fuera una temporada de transmisión mediana-alta”, sostiene Sálomon, aunque esto dependerá de muchos factores determinantes, lo cual impide hacer predicciones sobre el número de casos de dengue que habrá esta temporada. 

“La gente conserva inmunidad natural durante algunos años, pero como desde el último brote ya pasó un tiempo considerable, este es potencialmente un año de alta transmisión. Hay que prepararse como si fuera una temporada de transmisión mediana-alta”,

Daniel Sálomon director del Instituto Nacional de Medicina Tropical (INMET, que depende del Ministerio de Salud de la Nación)

Los episodios de brote o de epidemia de dengue son cíclicos, se vienen repitiendo en el Norte y en la Argentina cada tres o cuatro años. En principio eran cada seis años y luego los ciclos se fueron acortando: como en el verano del 2020 fue el último brote, podríamos pensar que el próximo será este verano, en 2023”, coincide Fabian Zelaya, médico infectólogo especialista en la temática, en diálogo con eldiarioAR.  

¿Se extenderá por toda la Argentina y avanzará más allá del norte del país? “El mosquito transmisor ha llegado, la última vez, hasta provincias patagónicas, y ha habido notificación de casos en todo el territorio argentino, con un fuerte brote en La Rioja. Hasta donde se extienda esta vez dependerá estrechamente de las condiciones climáticas”, sostiene Tartaglino. 

Zelaya agrega, sin embargo, que no cree que en esta temporada el dengue sea tan virulento y tan fuerte como durante los brotes anteriores. “Yo creo que las personas entendieron que la prevención es fundamental: que hay que evitar que se acumule agua, que hay que voltear los recipientes. La concientización ayuda a que el vector -el mosquito- no pueda colocar huevos”, agrega Zelaya. 

Sálomon coincide en que las actividades de prevención, sobre todo las que llevan a cabo los gobiernos jurisdiccionales, son fundamentales para contener el brote. Sálomon las divide en dos tipos. Las primeras son las actividades que se deben realizar para reducir los lugares de reproducción del vector, que tienen que llevarse a cabo en el periodo inter-epidémico. Las segundas, las acciones que se generan cuando empiezan los brotes: los controles de foco e intensificación de actividades contra el vector, para eliminar los criaderos que se hayan generado. 

Una posible vacuna 

Anteriormente se utilizaba una vacuna para el dengue llamada “Dengvaxia”, explica Liliana Tartaglino, pero era de baja efectividad por lo cual su aplicación no era masiva; ahora, la Unión Europea aprobó la “Tak-003”, una vacuna tetravalente comercial contra el dengue cuya efectividad sería mayor. 

“Comités de expertos están evaluando la pertinencia y el costo-efectividad de la vacuna acá en Argentina, para determinar si se debe o no aplicar: en algunos lugares y en algunos momentos resulta pertinente aplicarla, y en otros no, asi que veremos que se concluye”, sostiene Daniel Sálomon. 

AS/MG

Etiquetas
stats