Mes de la concietización de la lucha contra cáncer de mama

El potente mensaje de la convencional constituyente chilena que subió con el torso desnudo para pedir por la igualdad en los tratamientos contra el cáncer

Las cicatrices como retrato de una experiencia y como lucha por un futuro más igualitario.

elDiarioAR

0

Alejandra Pérez se subió al estrado de la Asamblea Constituyente de Chile con su torso desnudo. Fue un posicionamiento en contra de la clase política chilena y también para concientizar en la lucha contra el cáncer de mama. El cuerpo de las mujeres siempre debe estar tapado y más aún en ambientes tan formales como lo son los establecimientos en donde se deciden las políticas que cambian la vida de las personas, explicó. Además, el cuerpo de Alejandra Pérez es un cuerpo de una sobreviviente al cáncer de mama. Las cicatrices de su pecho, cada marca -explicó- son también un grito de alegría.

Por el mes del cáncer de mama, realizarán mamografías gratuitas durante todo octubre

Por el mes del cáncer de mama, realizarán mamografías gratuitas durante todo octubre

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el 19 de octubre es la fecha de conmemoración por la lucha contra el cáncer de mama, con el fin de concientizar a la sociedad sobre qué es el cáncer de mama y cuáles son las formas de prevenirlo. Pero todo el mes de octubre es parte de la campaña. En este contexto, y a dos años del "Despertar chileno" -nombre que se la da a las multitudinarias movilizaciones en el país vecino en contra del modelo económico y social de país que sostiene la Constitución que se arrastra desde la dictadura pinochetista, Pérez -la constituyente por el Distrito 9- el viernes dio un discurso que impactó a la sociedad desde las palabras y la imagen.

Alejandra Pérez, con su pecho desnudo y cubierto con la frase "Hasta que valga la pena vivir!!", se presentó como una sobreviviente al cáncer de mama, enfermedad de la que contó se sintió avergonzada por culpa de la sociedad que no informa. Sin embargo, su discurso no fue exclusivamente médico, sino que relacionó su experiencia corporal, de salud, con el sistema público de salud chileno y la desigualdad económica que se vive en el país, donde no da igual quién tiene qué enfermedad, dependiendo su clase económica e inserción social.

La constituyente insistió en la culpa. Ella, como paciente oncológica, sintió culpa por haber utilizado una cama y por tener acceso a la medicación que necesitaba. Si bien fue sincera con su culpa también aseguró ser consciente de que ese sentimiento se debe a un sistema de país injusto, en donde los privilegiados no ceden y los recursos escasean. Como sobreviviente de una enfermedad que se lleva la vida de muchas mujeres, Alejandra Pérez lucha por una vida que valga la pena vivir, con conciencia, no sólo sanitaria, sino también de justicia social.

MGF

Etiquetas
stats