Proyecto Prisma: una llamada desde el “más allá” en nombre de Alejandra Pizarnik o Simone de Beauvoir

En septiembre, se "resucitará" a la poeta argentina Olga Orozco

elDiarioAR

0

Proyecto Prisma mezcla teatro, poesía y la dimensión sonora para “resucitar” a escritoras, darles voz y contar sus historias. Es una creación de Malena Solda y Valeria Kovaldoff, artistas que desarrollan proyectos de mediación cultural. El objetivo de la propuesta es visibilizar las obras y biografías de autoras como Simone de Beauvoir, Alejandra Pizarnik, Olga Orozco, Sylvia Plath, Hebe Uhart, Safo y muchas más. La experiencia consiste en llamadas de entre 5 y 7 minutos donde una escritora, encarnada por una actriz, se comunica desde el “más allá” y charla con la persona que está del otro lado de la línea. 

Entre las actrices y dramaturgas que participan están: Maruja Bustamante, Pilar Gamboa, Cristina Banegas, Cynthia Edul y Laura Azcurra. El proyecto tiene el apoyo de Mecenazgo Cultural, de Pro Helvetia y la Fundación Jan Michalski. La inscripción es gratuita y se realiza a través de un formulario; hay que completar los datos personales y elegir un día —viernes, sábado o domingo— para recibir el llamado, entre las 18:30 y las 20:30. 

El proyecto se inspiró en una instalación performática de Julie Gilbert, una dramaturga suiza que colocó teléfonos antiguos en una sala para que el público eligiera uno y hablara con las escritoras en tiempo real. Gilbert dijo: “Para darlas a conocer y profundizar ese conocimiento, imaginamos una biblioteca de audio en movimiento, una instalación literaria y subjetiva, compuesta por monólogos inventados, escritos por autoras contemporáneas sobre escritoras que ya no están vivas y narrados por teléfono, como una llamada desde el más allá”.  

El disparador del proyecto de Julie, según Valeria y Malena, fue preguntarse “por qué en las bibliotecas personales, institucionales o culturales, hay menos escritoras mujeres que hombres” y por qué las escritoras mujeres reciben menos reconocimiento que sus pares masculinos.

Proyecto Prisma adaptó la instalación de Gilbert a la virtualidad y al contexto de pandemia. Valeria y Malena empezaron a desarrollar la idea en 2019, y finalmente se materializó en marzo de 2021. En diálogo con el Diario AR, dijeron que “la pandemia y la cuarentena estimuló la producción de formatos nuevos para lo teatral y lo escénico” y que la idea original podía llevarse a cabo perfectamente en un soporte virtual.

Le propusieron a Julie adaptar la biblioteca sonora de mujeres a este formato, destinado por primera vez a un público latinoamericano, y ella aceptó. Hasta ahora, hicieron 8 “teléfonos”; la mitad forman parte de la colección original y los otros fueron escritos por dramaturgas argentinas.

Valeria y Malena dijeron: "Queríamos juntar en un proyecto artístico nuestro interés más político, nuestra necesidad de contribuir al cambio de paradigma que implica la mirada de género”. Proyecto Prisma empezó como un espacio virtual de charlas y performances que abordan temáticas de género; además organiza espacios de debate con participantes nacionales e internacionales.

Victoria Casaurang, periodista cultural, recibió llamados de Simone de Beauvoir y Alejandra Pizarnik. En diálogo con el Diario AR, dijo: “Sentí que en ambos casos era un buen resumen de vida y obra porque era una especie de relato de vida pero con un montón de emociones y rasgos de la personalidad de estas mujeres. En Alejandra Pizarnik, se nota su depresión, sus angustias existenciales, todo eso está presente”.

Después, agregó: “Está bueno sobre todo porque empezó con mujeres muy famosas y muy conocidas, pero después empiezan a aparecer nombres que una desconoce, así que puede ser una puertita de entrada para indagar más en esas figuras”. 

Valeria y Malena explicaron que siguen la línea de Gilbert para realizar la curaduría de las escritoras; esta consiste en visibilizar autoras “de cualquier parte del mundo y de cualquier época, pero que hayan dejado una obra significativa para la literatura, y que su vida y/o su obra sean significativas en relación a las luchas feministas”. Aclararon que las escritoras no tienen que haber escrito sobre temas de género, sino que consideran que, por haber sido mujeres que se dedicaron a la escritura en una sociedad patriarcal que no lo permitía, ya forman parte del movimiento feminista. Las integrantes de Proyecto Prisma remarcaron que esto “las vuelve significativas para las luchas feministas porque la historia sería totalmente distinta si no hubieran escrito lo que escribieron”.

Las cuatro escritoras argentinas de la colección (Hebe Uhart, Olga Orozco, Alejandra Pizarnik y Salvadora Media Onrubia) fueron propuestas por Valeria y Malena. Pensaron en escritoras que resonarían con el público nacional y que hayan escrito textos de distintos géneros, como poesía, narrativa y periodismo. 

En cuanto a la curaduría de dramaturgas y actrices, Valeria y Malena comentaron que eligieron a mujeres conocidas en el ámbito y tuvieron en cuenta, sobre todo, sus voces. Como solo serían escuchadas, “era muy importante que la voz tuviera que ver con la escritora”. Además, las actrices se eligieron en función del momento de la vida de la escritora que se representaría; los últimos años de su vida, su madurez o juventud. 

Por otro lado, Valeria y Malena hablaron sobre la “romantización” de la muerte de mujeres como Sylvia Plath, Pizarnik o Safo, escritoras que forman parte de la colección y que terminaron suicidándose. “Lo cierto  es que no solamente nos preocupa, nos molesta o nos irrita un poco que se destaque ese rasgo antes que otros, sino que además el hecho de que estas mujeres se hayan suicidado habla del patriarcado”. Agregaron que “no es casualidad que tantas escritoras y artistas hayan terminado suicidándose, ya que ese hecho puede tener que ver con que fueron obligadas a ocupar un rol que no era el que necesitaban”.

Además, contaron que el monólogo de Safo, escrito por Sarah Jane Moloney, “juega mucho con esta idea de Safo sufriendo por cómo es recordada, por su suicidio más que por su obra”. Valeria destacó que la idea del proyecto es “dejar de asociar a las mujeres como ‘las locas’ o ‘distintas’ que se terminan suicidando porque están locas y no por lo infelices que las hace el sistema”.

En septiembre se podrá “hablar” por teléfono con Safo, interpretada por Laura Azcurra, y con Olga Orozco, escrita por Patricia Zangaro y en la voz de Graciela Dufau. Además, en la página web del ciclo están disponibles las biografías de todas las escritoras “resucitadas”. Valeria y Malena comentaron que actualmente están pensando formatos nuevos “que tengan que ver con el movimiento, con la danza y con el cuerpo”, en soportes sonoros y virtuales.

MGF

Etiquetas
stats