Telam agency advice

Fangio y su victoria más recordada

0

El 4 de agosto de 1957, luego de batir diez veces el récord del circuito, Juan Manuel Fangio protagonizó la carrera más "alocada" de su vida y se adjudicó el triunfo en Nürburgring, Alemania.

El oriundo de Balcarce, de quien mañana se cumplirá el aniversario 110 de nacimiento, se detuvo en boxes para cambiar neumáticos y demoró más de lo esperado. Pero el 'Chueco' recuperó la desventaja y llegó primero a la bandera a cuadros con su Maserati 250F.

Ese infierno de Nürburgring, de 22 kilómetros de extensión y 176 curvas, le dieron a Fangio la posibilidad de plantear una estrategia. El argentino pretendía sacarle 30 segundos de diferencia a sus rivales directos, los británicos Peter Collins y Mike Hawthorn, ambos con sendas Ferrari.

El balcarceño había entrenado a sus mecánicos para cambiar las cubiertas en 30 segundos, pero cuando promediaba la competencia, tuvo que ingresar a boxes, con una ventaja de 29 segundos sobre las Ferrari.

Los mecánicos no tuvieron una jornada feliz y realizaron el recambio de gomas en casi un minuto.

"Pensé en ese momento que tenía la carrera perdida definitivamente, y volví a la pista algo desilusionado. Pero me juré a mi mismo que intentaría ganar", contó oportunamente Fangio.

Con un automóvil con neumáticos nuevos y tanques llenos, Fangio comprobó que Hawthorn y Collins le extraían mayores diferencias. La solución consistía, entonces, en asumir riesgos y hacer 'volar' a la máquina en los lomos de asfalto para recorrer como una bola roja los caracoles y toboganes del 'anillo embrujado', tal como le decían a Nürburgring.

Los ocasionales testigos dieron cuenta de que Fangio utilizaba la cuarta velocidad en sitios en los que se debía usar tercera y esa marcha a fondo, en algunos virajes de segunda. Así fue descontando la ventaja.

"Yo tenía un sitio donde recuperaba bastante y era un salto en el kilómetro 12. Ahí frenábamos y aún así el auto volaba como 50 metros. Decidí entrar a fondo y el auto cayó a medio milímetro del alambre. Como me salió bien, lo seguí repitiendo. Ese día hice lo que nunca había hecho: di espectáculo", relató el quíntuple campeón mundial.

El piloto bonaerense batió el récord de vuelta con 9m. 17s. 4/10 y se acercó a las dos Ferrari. Aunque el 'Chueco' intuía que perseguía a una sola, con la ilusión de ganar la carrera y alcanzar el quinto título de su cosecha.

En la trepada de Adenau (sector emblemático de Nürburgring), vio llegar a lo lejos a las dos Ferrari y, aunque le pareció una insolencia, Fangio pasó por el centro de dos curvas a ambos pilotos ingleses, a falta de una vuelta y media, cuando restaban solamente 7 kilómetros para la meta.

El bonaerense alcanzó así una verdadera hazaña, logro que fue reconocido tanto por Hawthorn como Collins, quienes lo abrazaron como caballeros una vez que las máquinas ingresaban al parque de boxes.

La escena final corrió por cuenta del germano Karl Kling, compañero del balcarceño. El piloto al que apodaban 'Zorro plateado' ingresó a la habitación en la que se hospedaba el 'Chueco' y, sin pronunciar palabra, se arrodilló y le hizo una reverencia al ganador, para luego alejarse en silencio.

Etiquetas