Guzmán aprovecha su viaje al G20 para negociar con el FMI la postergación de los pagos de este año

El ministro de Economía, Martín Guzmán.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aprovechará la reunión de sus pares del G20 este viernes y sábado en Venecia para avanzar en la negociación de una postergación de vencimientos con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En la Casa Rosada esperan que Guzmán allane el camino para un aplazamiento de los dos pagos del capital de la deuda con el FMI de US$ 1.868 millones cada uno que vencen en septiembre y diciembre próximos. Además caen US$ 396 millones de intereses en agosto y otros tantos en noviembre. En total, US$4.588 millones. Sin un acuerdo de por medio, esos pagos se llevarían todo lo que el Fondo enviará en agosto por la ampliación de los derechos especiales de giro (DEG), recursos con los que el organismo pretende asistir a todos los países del mundo ante la pandemia. No sólo la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y sus senadores se resisten a usar los DEG para pagar la deuda. Alberto Fernández está de acuerdo con ella e intentará pactar un aplazamiento de pagos hasta 2022, como logró Guzmán con el Club de París o como consiguió el gobierno de Eduardo Duhalde con el propio FMI en la crisis de 2002 y hasta después de las elecciones presidenciales de 2003.

Antes del cierre de listas, Fernández apura un aumento del salario mínimo y en las jubilaciones

Antes del cierre de listas, Fernández apura un aumento del salario mínimo y en las jubilaciones

El Presidente busca ese plazo de gracia, pero aclara a sus interlocutores que ni él ni la vicepresidenta quieren un default con el Fondo. Pretende que el acuerdo para renegociar la deuda que dejó Macri implique la eliminación de sobrecargos que triplican los intereses, reclamo que la directora gerenta del organismo, Kristalina Georgieva, prometió analizar. El Gobierno propone además que si a futuro el FMI amplía el periodo de devolución de sus créditos más allá de los 10 años actuales, se incorpore ese beneficio también al acuerdo que ahora negocia la Argentina. En la Casa Rosada admiten que este pedido encuentra menos eco.

En el Ministerio de Economía cuenta que Guzmán cumplirá dos misiones en el viaje a Italia: una en el marco del G20 y otra con funcionarios de su cartera en reuniones de aspectos técnicos de las negociaciones con los equipos del FMI, encabezados por Julie Kosack y Luis Cubeddu.  En el ámbito del G20, y no de la renegociación de la deuda que contrajo el gobierno de Mauricio Macri, el ministro se reunirá con Georgieva y con ministros de Finanzas de países del grupo, como Japón. Bajo ese paraguas, Guzmán pedirá revisar la política de sobrecargos del FMI, que triplican los costos de los créditos que otorga. "Los sobrecargos implican 900 millones de dólares por año, que irán aumentando e implicaría alrededor de 1.000 millones", advierten en Economía sobre el préstamo récord de 2018. El ministro también solicitará que los DEG que los países ricos no utilicen puedan ser reasignados a los que los necesitan, incluyendo a los países de ingresos medios, como la Argentina, y no sólo a los más pobres, como anunciaron países como Francia.

Ambas cuestiones se debatirán en una de las seis sesiones de la reunión del G20, la referida a la arquitectura financiera internacional. Las otras serán sobre economía global y salud -la desigualdad en la aplicación de vacunas trae aparejado una desigual recuperación económica de los países-, políticas para la recuperación, finanzas sostenibles, impuestos internacionales y cuestiones del sector financiero. 

En cuanto a la renegociación del crédito con el FMI, en la que participará también el representante argentino ante el organismo, Sergio Chodos, el país reiterará que busca no sólo una postergación de pagos temporaria hasta 2022, cuando caen los mayores vencimientos, sino un acuerdo de largo plazo "bueno y sostenible". "Eso nos permitiría financiar las deudas y tener un perfil financiero más robusto. Estamos yendo a trabajar con un equipo técnico con trabajo en múltiples avenidas, porque se le da una importancia fuerte. La misión técnica lo que discute son aspectos técnicos de la administración de la política económica", explican en Economía. Diplomáticos del G7 (grupo de los siete países más ricos) opinan que "es muy importante llegar a un acuerdo lo antes posible, a más tardar en marzo de 2022", cuando vencen no los más fuertes compromisos con el FMI sino la postergada deuda con el Club de París (donde están esas mismas naciones).

En la reunión del G20, Guzmán pedirá adaptar líneas de créditos de organismos multilaterales para la lucha contra el cambio climático. "Hoy hay países que tienen financiamiento de plazos largos y muy baratos, incluyendo subsidios que están haciendo las transformaciones estructurales para competir en cinco, diez, 15, 20 años en el mundo en la economía internacional, pudiendo hacer la transformación ecológica, generando trabajo, dinamismo productivo, en un mundo que va a estar penalizando lo que dañe el ambiente con impuestos", señalan en el Palacio de Hacienda. "Hoy no tenemos ese financiamiento y lo necesitamos. Las líneas de créditos que tenemos hoy fueron pensadas para el siglo XX, hay que adaptarlas", abogan. 

La reunión de ministro abordará el pacto de 130 países, incluida la Argentina, para imponer una tasa mínima global del 15% a las ganancias de las empresas, que apunta sobre todo a la elusión de las grandes tecnológicas. "La Argentina viene trabajando con Francia, Alemania, entre otros", cuentan en Economía. "Entre ahora y octubre hay mucho trabajo por hacer y mucho debate a nivel global. Aún se deben establecer los parámetros, como cuáles son las multinacionales alcanzadas y la potestad remanente para los países de naciones soberanas y cómo se resuelven eventuales disputas. Hay expectativas de llegar a octubre con un buen resultado. Se está discutiendo si esto se aplicará en cinco o siete años. Es importante remarcar que se acordó que sea de al menos el 15%. Estados Unidos incluso quiere el 21% y la propuesta de la Argentina era llegar al 25%", expusieron en el Palacio de Hacienda. En este punto, el gobierno de Fernández se posicionó más cerca del de Joe Biden que del de China, para el que el 15% ya le parecía demasiado.

AR

Etiquetas