El ministro gana espacios en el Gobierno

Guzmán se involucra en la crisis de la inflación y suma Comercio Interior, a cargo de Roberto Feletti

Martín Guzmán pasará a tener bajo su órbita la secretaria de Comercio Interior, en la práctica el área que ejecuta las políticas operativas contra la inflación. La mudanza, que se formalizará este viernes, será plena: además de todas las herramientas de la oficina, cambiarán de organigrama todo el equipo que encabeza Roberto Feletti, el funcionario que desde octubre pasado está al frente de esa oficina que hasta ahora formó parte del organigrama del Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

"La inflación viene en descenso, pero tenemos que redoblar los esfuerzos", admitió Manzur tras la nueva reunión de Gabinete

Saber más

Es una vieja pretensión de Guzmán y, a la vez, un reproche que hacen los críticos al ministro. Y tiene que ver con la intervención sobre la micro. Al sumar Comercio Interior, el ministro de Economía se involucra de manera más directa en las políticas antiinflacionarias, al menos las referidas a control de precios y demás, y en el mismo movimiento da una señal más poderosa: se gana volumen y músculo dentro del gobierno, significa que se fortalece a pesar de los cuestionamientos de sectores K.

Con la incorporación del staff de Feletti a Economía, Guzmán corona una semana particular: estuvo reunido más de media hora con Eduardo “Wado” De Pedro, hizo bajadas al conurbano y participó de un acto con organizaciones sociales del ecosistema albertista. En estos días se vio, además, con Feletti, un encuentro que se consideró “de rutina” pero que generó especulaciones como la que se confirmará en estas horas: la mudanza de Comercio Interior a la cartera de Guzmán.

En ese encuentro, el ministro y Feletti -que hablan seguido y se respetan, aunque tienen diferencias operativas- analizaron medidas y proyectaron tareas para los próximos meses. Aunque fuentes cercanas a ambos dijeron que en la charla no se habló del tema del traslado, parece difícil imaginar que no haya sido así cuando finalmente días después se confirma lo que hace tiempo pide el titular de Economía: que Comercio Interior esté, como en otros tiempos, bajo su órbita.

Con esto, Guzmán consigue el manejo de una área especialmente sensible en el contexto inflacionario y en momentos en que busca fortalecer su posición en el Gobierno en medio de las críticas del kirchnerismo para que deje su cargo. En los hechos, representa una ratificación del ministro por parte del presidente Alberto Fernández. Más simple. ¿Un ministro que piensa que está en riesgo, decide tomar el control sobre un área hipercrítica?

En más de una ocasión, en charlas mano a mano, Axel Kicillof le planteó a Guzmán que debía tomar el control de Comercio Interior para concentrar bajo una única figura el mayor número de políticas vinculadas a la inflación. Muchos meses después de eso, luego de cerrado el capítulo del FMI que lo ponía en ese lugar -que a Guzmán lo incomoda- de “ministro de la deuda”, avanza sobre el que es, actualmente, uno de los temas más delicados del tablero de control oficial: la inflación.

El área, que maneja los programas de control y seguimiento de precios, seguirá en manos del secretario Feletti, quien se reunió días atrás con Guzmán en el quinto piso del Palacio de Hacienda. Feletti también administra el fideicomiso del trigo, anunciado en marzo pasado para bajar el precio del pan y otros derivados, financiado con una suba de las retenciones al complejo sojero y que aún no ha sido implementado.

PI

Martín Guzmán pasará a tener bajo su órbita la secretaria de Comercio Interior, en la práctica el área que ejecuta las políticas operativas contra la inflación. La mudanza, que se formalizará este viernes, será plena: además de todas las herramientas de la oficina, cambiarán de organigrama todo el equipo que encabeza Roberto Feletti, el funcionario que desde octubre pasado está al frente de esa oficina que hasta ahora formó parte del organigrama del Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

"La inflación viene en descenso, pero tenemos que redoblar los esfuerzos", admitió Manzur tras la nueva reunión de Gabinete

Saber más

Es una vieja pretensión de Guzmán y, a la vez, un reproche que hacen los críticos al ministro. Y tiene que ver con la intervención sobre la micro. Al sumar Comercio Interior, el ministro de Economía se involucra de manera más directa en las políticas antiinflacionarias, al menos las referidas a control de precios y demás, y en el mismo movimiento da una señal más poderosa: se gana volumen y músculo dentro del gobierno, significa que se fortalece a pesar de los cuestionamientos de sectores K.

Con la incorporación del staff de Feletti a Economía, Guzmán corona una semana particular: estuvo reunido más de media hora con Eduardo “Wado” De Pedro, hizo bajadas al conurbano y participó de un acto con organizaciones sociales del ecosistema albertista. En estos días se vio, además, con Feletti, un encuentro que se consideró “de rutina” pero que generó especulaciones como la que se confirmará en estas horas: la mudanza de Comercio Interior a la cartera de Guzmán.

En ese encuentro, el ministro y Feletti -que hablan seguido y se respetan, aunque tienen diferencias operativas- analizaron medidas y proyectaron tareas para los próximos meses. Aunque fuentes cercanas a ambos dijeron que en la charla no se habló del tema del traslado, parece difícil imaginar que no haya sido así cuando finalmente días después se confirma lo que hace tiempo pide el titular de Economía: que Comercio Interior esté, como en otros tiempos, bajo su órbita.

Con esto, Guzmán consigue el manejo de una área especialmente sensible en el contexto inflacionario y en momentos en que busca fortalecer su posición en el Gobierno en medio de las críticas del kirchnerismo para que deje su cargo. En los hechos, representa una ratificación del ministro por parte del presidente Alberto Fernández. Más simple. ¿Un ministro que piensa que está en riesgo, decide tomar el control sobre un área hipercrítica?

En más de una ocasión, en charlas mano a mano, Axel Kicillof le planteó a Guzmán que debía tomar el control de Comercio Interior para concentrar bajo una única figura el mayor número de políticas vinculadas a la inflación. Muchos meses después de eso, luego de cerrado el capítulo del FMI que lo ponía en ese lugar -que a Guzmán lo incomoda- de “ministro de la deuda”, avanza sobre el que es, actualmente, uno de los temas más delicados del tablero de control oficial: la inflación.

El área, que maneja los programas de control y seguimiento de precios, seguirá en manos del secretario Feletti, quien se reunió días atrás con Guzmán en el quinto piso del Palacio de Hacienda. Feletti también administra el fideicomiso del trigo, anunciado en marzo pasado para bajar el precio del pan y otros derivados, financiado con una suba de las retenciones al complejo sojero y que aún no ha sido implementado.

PI

Martín Guzmán pasará a tener bajo su órbita la secretaria de Comercio Interior, en la práctica el área que ejecuta las políticas operativas contra la inflación. La mudanza, que se formalizará este viernes, será plena: además de todas las herramientas de la oficina, cambiarán de organigrama todo el equipo que encabeza Roberto Feletti, el funcionario que desde octubre pasado está al frente de esa oficina que hasta ahora formó parte del organigrama del Ministerio de Desarrollo Productivo, a cargo de Matías Kulfas.

"La inflación viene en descenso, pero tenemos que redoblar los esfuerzos", admitió Manzur tras la nueva reunión de Gabinete

Saber más

Es una vieja pretensión de Guzmán y, a la vez, un reproche que hacen los críticos al ministro. Y tiene que ver con la intervención sobre la micro. Al sumar Comercio Interior, el ministro de Economía se involucra de manera más directa en las políticas antiinflacionarias, al menos las referidas a control de precios y demás, y en el mismo movimiento da una señal más poderosa: se gana volumen y músculo dentro del gobierno, significa que se fortalece a pesar de los cuestionamientos de sectores K.