Opinión - Economías

Paritarias: precios por ascensor, salarios por escalera

Mientras que los precios suben por ascensor, los salarios van por escalera

0

Para entender las paritarias de hoy es necesario mirar qué pasó ayer. A la crisis económica de la gestión de Mauricio Macri, se sumaron los efectos de la pandemia. Durante el gobierno de la alianza Cambiemos, los salarios del sector privado habían perdido un 19% de poder adquisitivo. Esto es equivalente a dejar de cobrar dos sueldos y medio en un año. A esa catástrofe social, la sucedió el coronavirus: durante el 2020 las negociaciones paritarias se vieron fuertemente afectadas por el derrumbe de la actividad (9,9% de caída en el año), hubo importantes demoras en los acuerdos que, con un escenario de precios en aumento a pesar de la crisis, implicaron un deterioro del poder adquisitivo del salario a lo largo del año. En los últimos meses del 2020, a pesar de que la mayoría de los gremios pudo cerrar negociaciones, hubo una aceleración inflacionaria que licuó parte de lo conseguido. El resultado: luego de doce meses de pandemia, los salarios del sector privado cayeron en términos reales un 7,8% (entre marzo del 2020 y marzo del 2021).

Ese es el panorama con el que comenzaron las negociaciones paritarias de este año, con la promesa del gobierno de recuperar el salario real, que además sería el motor de la reactivación económica. 

La inflación que previó el Ministro de Economía, Martín Guzmán, a través de la Ley de Presupuesto para el 2021 fue 29%. Durante las primeras negociaciones paritarias de este año esa pauta fue respetada por los gremios, que negociaron acuerdos cercanos al 30%. Lo que está claro a esta altura es que esa pauta no fue respetada por la otra parte del “consenso económico y social”, los empresarios: los precios no hicieron más que subir y detrás de ellos, por escalera, los representantes de los trabajadores fueron a sentarse en la mesa de negociación a intentar acercar los acuerdos, ya firmados o por firmar, a esta nueva “pauta” que las góndolas les muestran.

El nivel general de precios aumentó en el primer cuatrimestre del año 17,6%, y estará superando el 21,3% acumulado para el mes de mayo, según el Relevamiento de Expectativas de Mercado que publica el BCRA, que augura para el 2021 una inflación por encima de los 47% (confiando en una desaceleración a partir de ahora).

Las paritarias de cada gremio tienen un ciclo diferente, no son todas de enero a diciembre, por eso hay que tener en cuenta qué período están abarcando los aumentos para evaluar su impacto. El año pasado concluyó con una inflación de 36,1%, pero el incremento de los precios se aceleró en lo que va de 2021. Por eso, aquellos trabajadores cuya paritaria vence en marzo, abril o más adelante, deben comparar lo conseguido con una inflación mayor (por ejemplo, la inflación interanual en abril llegó al 46,3%). Mirando esos guarismos, es que algunos gremios lograron actualizar su paritaria anterior o intentan recomponer lo perdido en el próximo período.

Por todo ello y por la certeza de que la inflación superará con creces los 29 puntos es que se fue corriendo la pauta de negociación salarial que comenzó en 30% en enero y hoy ya puede vislumbrarse que se encamina hacia los 40 puntos. 

Los sindicatos comunican acuerdos ya firmados alrededor del 35% de aumento. La UOM con 35%, al igual que petroleros y los universitarios docentes y no docentes. En febrero, docentes nacionales acordaron con el Ministerio de Educación un 34,6%. UPCN y ATE firmaron para los empleados de la Administración Pública Nacional también un 35% (en cuotas desde junio). 

Satsaid, cuyo ciclo paritario va de octubre a septiembre comunicó un 41,5% para los trabajadores de la TV Abierta (12% en la primera mitad del ciclo, y 29,5% entre abril y octubre de este año). Los trabajadores del Congreso de la Nación obtendrán para el ciclo comenzó en marzo un 40% (en 4 cuotas de julio a octubre).

Algunos de quienes firmaron a principio de año aumentos de 29%, ya están planteando revisiones de los acuerdos, es el caso del gremio de los Bancarios que la semana pasada solicitó se adelante el aumento parcial de 6% previsto para agosto. 

El gremio de la construcción acordó un 35,8% escalonado para el período que va de marzo de este año a febrero del 2022. El gremio más grande, que representa a los empleados de comercio, cerró en abril un acuerdo por 32%.

No hay que olvidar que hay sectores que aún se encuentran muy golpeados por la pandemia y que vuelven a sentir por estos días las consecuencias devastadoras en la actividad de las restricciones a la circulación que impone la situación sanitaria. El gobierno sigue asistiendo a través del REPRO II a un importante número de empresas de los sectores más castigados, mientras que existen sectores cuyas ganancias crecieron durante el 2020 (alimentos, agroindustria, entre otros) o están recuperándose a gran velocidad en el 2021 (como ciertas ramas de la industria). Esto muestra la extrema disparidad de escenarios con los que se encuentran los distintos sindicatos.

En junio comienza a negociar el gremio de los camioneros cuya paritaria va de julio a junio. El altisonante 45% en boca de uno de los Moyano, que resonó fuerte en los portales de los diarios, no debe ser leído tanto como una “pateada de tablero”, como describieron algunos analistas, sino más bien como un intento de recuperar algo de lo perdido en la paritaria anterior (30%), que fue de julio del 2020 a junio de este año, período en que los precios rozarán el 50% de incremento interanual; además de una simple actitud realista: aún con una más que optimista desaceleración de los precios que baje el ritmo de aumento mensual a la mitad, se alcanzarían los 40 puntos de inflación a fin de año.

Es fundamental que los acuerdos salariales no se atrasen en el tiempo (como ocurrió el año pasado), para que en el camino no se siga licuando el poder de compra del salario. Al mismo tiempo, si el gobierno no logra ponerle el freno de emergencia al ascensor por el cual suben los precios, todos los esfuerzos que realicen los gremios por alcanzar buenos acuerdos seguirán dejando a los sueldos rezagados.

Con salarios flacos que para una parte importante de los trabajadores apenas alcanzan para comprar alimentos difícilmente se logre la reactivación que permita recuperar algo de lo perdido durante la gestión de Macri y la pandemia.

CG

Etiquetas