El Gobierno busca sumar reservas

Los turistas extranjeros podrán pagar con tarjetas al valor del dólar MEP

La decisión llega después de dos medidas previas para extranjeros que no tuvieron éxito

Con el objetivo de fomentar la llegada de visitantes desde países extranjeros y de fortalecer las reservas del Banco Central, el Gobierno habilitará a partir del viernes un mecanismo para que los turistas se beneficien con un tipo de cambio más alto cuando hagan compras con tarjetas de crédito o débito en el país. Verán reflejado en sus resúmenes bancarios las transacciones al valor del dólar MEP, que este miércoles ronda los $290 y se ubica casi 80% por encima del oficial.  

Según señalan fuentes del Ministerio de Economía, es un esfuerzo para “promover el turismo receptivo internacional”  y “formalizar” parte del gasto que hoy se vuelca al mercado paralelo, donde el turista obtiene mucha más cantidad de pesos por cada dólar que cambia. La cotización MEP les permitirá esa mayor rentabilidad, pero dentro de los márgenes de la ley. 

Desde comienzo de año ingresaron alrededor de 3 millones de turistas extranjeros y el gasto se recuperó casi en un 85% respecto de los niveles de 2019. Estos visitantes –provenientes en su mayoría de países limítrofes– gastaron alrededor de US$2.500 en los primeros 10 meses del año y, según estimaciones oficiales, solo el 15% se vio reflejado en las reservas del Banco Central. 

Dado que noviembre y diciembre son meses de temporada alta de turismo se espera que, con el nuevo régimen ya operativo, se registren gastos por US$1.100 millones adicionales para 2022. 

En la medida que funcione, el nuevo esquema fortalecerá la recaudación fiscal –“no solamente por el IVA y el resto de impuestos sino también los fondos del Instituto Nacional de Promoción Turística”–  y las reservas del Banco Central. También esperan que genere una reducción de la brecha cambiaria, dado que “el volumen de liquidación va a empujar mayor cantidad de oferta en el MEP”, lo que contribuiría a desinflar su cotización. 

El objetivo de la medida no son los turistas de países limítrofes, que ya recuperaron gran parte de sus visitas al país y que están más acostumbrados a pagar con billetes físicos, sino a residentes de “países lejanos”. Sobre todo, europeos, que son los que más rezagados vienen en el derrotero de recuperación post pandemia y que están habituados a utilizar tarjetas para casi todas sus transacciones. 

El beneficio es para tarjetas emitidas por un banco extranjero, pero se chequearán datos adicionales como que su titular tenga domicilio fuera de la Argentina y que registre ingresos recientes en Migraciones. Rige para todo tipo de gastos con tarjeta en el país (sea el rubro que sea: gastronomía, shoppings, actividades culturales) y también para pasajes y compra de paquetes turísticos en el país. 

Según datos oficiales, habitualmente se operan entre US$200 y US$250 millones mensuales con tarjetas de crédito extranjeras, pero hoy el flujo ronda apenas los US$30 millones, lo que evidencia un “desvío” al mercado paralelo. Esto ya se intentó normalizar antes con otros instrumentos que fracasaron: las cuentas bancarias bimonetarias disponibles para turistas a partir de octubre de 2021 y la posibilidad de liquidar al MEP en entidades bancarias y recibir el dinero en billetes físicos, que impulsó la exministra de Economía Silvina Batakis. 

En el Gobierno esperan que la mejora en la cotización para los turistas no altere en nada los precios en pesos. “Vamos a encontrar la manera de excluir a aquellos que provocan desvíos de los beneficios”, señalaron. “El cuit que viola el acuerdo de precios firmado con el Ministerio de Turismo se cae de la posibilidad de liquidar con este sistema”. 

Gustavo Hani, presidente de la Cámara Argentina de Turismo (CAT) aseguró que “el turismo receptivo es los que más atrasados venían en la post pandemia, junto con los viajes corporativos. El Previaje, en cambio, hizo que el turismo interno se recupere antes, pero esta medida va a cambiar la situación y el sector la estaba esperando fuertemente”. “Esto le va a dar mucha más seriedad al país para turistas extranjeros, sobre todo para los países desarrollados donde el uso del plástico es su modo de vida. Apostamos a no ver más videitos pagando cena con muchos billetes, que para los argentinos es algo doloroso”, sostuvo. 

La normativa estará publicada el próximo viernes en el Boletín Oficial y no tiene un cierre de plazo establecido. En el Gobierno aseguran que no necesitarán pedirle un “waiver” al Fondo Monetario Internacional (FMI) porque técnicamente no se trata de la fijación de un nuevo tipo de cambio, sino que “no se está obligando a las personas a cambiar en el mercado oficial”. 

DT

Etiquetas
stats