SALUD

Dermatitis de contacto: qué es y que se puede hacer contra ella

Dermatitis de contacto

Marta Chavarrías

Diario.es —

0

Miles de sustancias están en contacto diario con nuestra piel y muchas de ellas pueden provocarnos una reacción. Una exposición suficiente en tiempo y cantidad, incluso a sustancias presentes en productos cotidianos, nos puede irritar la piel. Aparecen síntomas como piel enrojecida, ampollas, sequedad y grietas.

Esta reacción, que suele ocurrir a las pocas horas o días de exposición, puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque lo hace con mayor frecuencia en zonas más expuestas como las manos y la cara. Hablamos de la dermatitis de contacto, una afección de la piel que aparece tras la exposición a algo a lo que somos sensibles o alérgicos.

Aunque no se sabe con exactitud cuál la prevalencia, se calcula que representa entre el 85-95% de todas las enfermedades cutáneas ocupacionales en los países industrializados. Y es que, según datos de la Organización Mundial de la Alergia, (WAO), una particularidad de la dermatitis de contacto es la relación que guarda con la exposición ambiental, que puede determinarse por el lugar y la forma de las lesiones cutáneas.

Los tipos de dermatitis de contacto determinan las causas

En la mayoría de los casos la dermatitis de contacto se agrupa en dos tipos principales:

  • Dermatitis de contacto irritante: aparece cuando la piel está en contacto con sustancias irritantes como detergentes o disolventes. Lo que hacen es despojar la piel de sus aceites naturales y, cuando el contacto es repetido, regular o prolongado, es cuando aparece dermatitis. La frecuencia de exposición y la concentración determinan la gravedad. Los irritantes más comunes suelen ser productos químicos como ácidos incluidos jabones y detergentes, suavizantes para la ropa, champús, tinte para el cabello, herbicidas o guantes de goma.
  • Dermatitis alérgica de contacto: se desarrolla cuando aparece una alergia a una sustancia química o específica que ha estado en contacto con la piel. Los agentes sensibilizantes pueden incluir adhesivos, ciertos antibióticos tópicos, ropa, fragancias usadas en perfumes o jabones, esmalte de uñas, metales como el níquel y el cromo, plantas como la hiedra venenosa, guantes de látex, etc. En este tipo de dermatitis de contacto se produce una reacción inmunológica que causa inflamación de los tejidos.

Floristas, peluqueros, esteticistas, cocineros, metalúrgicos y otras ocupaciones de fabricación, así como las profesiones relacionadas con la salud, son los que están en mayor riesgo, según confirma una revisión publicada en British Medical Journal.

Cómo se diagnostica la dermatitis de contacto

La dermatitis de contacto puede ser difícil de diagnosticar ya que en algunos casos coexiste con otros tipos de eccema. Pese a todo, en el caso de la dermatitis irritante se suele realizar un historial de exposición a sustancias irritantes, teniendo en cuenta cuál es el trabajo de desempeña la persona, qué estilo de vida lleva, etc. 

La dermatitis alérgica de contacto suele diagnosticarse mediante la prueba del parche, que consiste en aplicar distintas sustancias (distintos alérgenos que se quieren estudiar y que selecciona el dermatólogo) sobre la piel de la espalda en unos soportes denominados parches, similares a una calcomanía.

Durante un mínimo de 96 horas, la persona no puede ducharse ni hacer ejercicio físico intenso. Estos parches suelen dejarse unos dos días, tras los cuales se retiran y se elabora una primera lectura, es decir, comprobar si se ha producido algún tipo de reacción en la espalda.

La segunda lectura se realiza a las 96 horas e, incluso, puede hacerse otra más al cabo de una semana. En el caso de que una sustancia provoque reacción, lo más habitual es que aparezca un eccema pequeño, de color rojo y que causa picor. 

La dermatitis de contacto, ¿tiene tratamiento?

La principal forma de tratar la dermatitis de contacto es identificar la causa y eliminar la fuente de la sustancia irritante o el alérgeno del contacto con la piel. Sin embargo, en ocasiones esto no resulta tan fácil. Por tanto, es importante tomar medidas para proteger la piel.

Si se sabe la causa, debe evitarse el desencadenante; si no es posible, deben adoptarse medidas de protección: 

  • Usar ropa con manga larga y guantes para proteger la piel de alérgenos e irritantes.
  • Mejorar la barrera cutánea con cremas emolientes no perfumadas.
  • Evitar el contacto con jabones y detergentes tanto como sea posible.

En algunos casos la dermatitis de contacto puede llegar a tardar varios meses en controlarse. En estos casos suelen usarse cremas con esteroides, humectantes para reducir la inflamación de la piel y esteroides tópicos. En el caso de dermatitis de contacto grave puede ser necesario administrar otros tratamientos por vía oral, como antibióticos. Algo que valorará el dermatólogo.

M.Ch.

Etiquetas
stats