Bolivia: el ex presidente Carlos Mesa pidió a la ex presidenta hoy presidiaria Jeanine Áñez que cese su huelga de hambre

Jeanine Áñez se descompensa durante una audiencia en la que pedía su libertad.

elDiarioAR

0

El expresidente de Bolivia Carlos Mesa instó este jueves a la exmandataria interina Jeanine Áñez a suspender la huelga de hambre que inició hace nueve días en prisión al considerar que su vida está en riesgo por esta medida extrema de protesta contra el juicio oral que comenzó la semana pasada por su presunta implicación con el golpismo de 2019.

Jeanine Áñez se descompensa durante una audiencia en la que pedía su libertad

Jeanine Áñez se descompensa durante una audiencia en la que pedía su libertad

Carlos Mesa, que asumió en 2003 como sexagésimo tercer presidente de Bolivia cuando Gonzalo Sánchez de Lozada abandonó el país, y fue sucedido en 2005 en el Ejecutivo por el presidente de la Corte Suprema, Eduardo Rodríguez Veltzé, hizo este pedido ante los medios en las puertas de la cárcel en La Paz donde se encuentra recluida preventivamente Áñez desde hace once meses. Había sido detenida en el departamento oriental del Beni tras la veloz y decidida apertura personalizada de un mega proceso animado por la Fiscalía, que la sindicaba protagonista activa en una red de complicidades guiadas por el móvil de derrocar al gobierno de Evo Morales y desconocer el resultado del las elecciones que el 20 de octubre de 2019 aseguraron un cuarto período presidencial al Movimiento al Socialismo (MAS). Había asistido con la intención de visitarla, a solicitud de los familiares de la exmandataria transitoria, aunque no se le permitió ingresar.

“Le quiero pedir respetuosamente a la expresidenta Jeanine Áñez que levante la huelga de hambre. Está poniendo en riesgo su vida y ella tiene que tener la esperanza de la vida como tal, la esperanza de que se haga justicia y de que quienes estamos aquí afuera pelearemos por que se haga justicia”, manifestó el exmandatario, que fue un periodista de buen rating televisivo, un obsesionado historiador de la alternancia de 'urnas y fusiles' en la historia nacional, y es un consumado orador y polemista de estilo elevado.

Carlos Mesa argumentó sus precisiones. Enfatizó que “nadie está diciendo que no se someta a un juicio”. Pero dicho esto, ese juicio debe seguir las reglas del debido proceso, con garantías para la defensa. La causa debe avanzar “en condiciones de equilibrio” y con un órgano judicial y un ministerio público, con magistrados y fiscales, independientes. Es decir, algo que actualmente “no existe” en Bolivia. En otras palabras, que Áñez se someta a un juicio legítimo, es decir, que no se someta a un juicio en el Estado Plurinacional de Bolivia.

Se había hecho público el encuentro de Mesa con la hija de Jeanine Áñez. Horas antes de la alocución ante los muros carcelarios del penal de Miraflores (el mismo barrio paceño donde se encuentra el estadio Siles), Carolina Ribera había pedido que los expresidentes bolivianos visitaran a su madre, única mujer expresidente desde la recuperación de la democracia en 1982, para testimoniar sobre la veracidad de su deplorable estado de salud física y mental.

Candidato opositor centrista por la coalición ad-hoc Comunidad Ciudadana (CC) creada ad-hoc en 2018 en torno a la popularidad de su figura, derrotado en primera vuelta en las elecciones presidenciales de octubre de 2019 y de octubre de 2020, Carlos Mesa acusó al gobernante Movimiento al Socialismo (MAS) del abuso de la prisión preventiva y de usar el sistema penitenciario “como un espacio de acción de terrorismo de Estado, de amedrentamiento”. Desde su perspectiva, el oficialismo “lo que quiere es un trofeo de guerra” y “cebarse en la expresidenta para la vendetta”.

Áñez, que inició su huelga de hambre en coincidencia con la etapa oral de uno de los juicios en su contra, sufrió este jueves una descompensación en el curso de una audiencia, suspendida a pedido de la defensa, en la que iba a volver a solicitar su libertad. Durante su detención, Áñez ha padecido dolencias agudas en su salud física y mental, como hipertensión arterial y cuadros depresivos; en una oportunidad, poniendo de manifiesto que ya no quería vivir, se autolesionó el brazo.

La oposición ha criticado la celeridad con la que en la víspera el Régimen Penitenciario proporcionó pronta atención médica al exjefe antidrogas Maximiliano Dávila, investigado por presuntos vínculos con el narcotráfico, en contraste con la reposada demora para dar respuesta eficaz a las solicitudes de atención médica fuera de la cárcel formuladas por la familia y la defensa de Áñez. Al respecto, Mesa glosó: “aquí hay una justicia para unos y una injusticia para otros, un trato especial para unos y un trato denigrante y de violación de derechos humanos para otros”.

También opinó Mesa que Áñez “está detenida ilegalmente” y aseguró que se le acusa sin sustento y con “cargos inventados” por un “supuesto golpe de Estado”. Para la oposición boliviana, la renuncia del Ejecutivo masista el 9 de noviembre de 2019 fue un hecho libre: Evo Morales y Álvaro García Linera no habría dimitido, si esto fuera así, bajo las violencias de de una coacción irresistible ejercida por las FFAA y por grupos más o menos inorgánicos y armados. Es decir, a los ojos opositores no existió un 'golpe de Estado' en Bolivia, sino que el poder cambió de titularidad a lo largo de la línea sucesoria trazada por la Constitución Política del Estado de 2009; a Áñez la presidencia le habría tocado por el solo hecho fortuito de hallarse en el momento indicado al frente del Senado boliviano, dimitidos Presidente y Vice, y fuera ya del país. Posteriormente, el Ministerio de Gobierno de Áñez abrió una causa contra Morales en la La Haya por crímenes de lesa humanidad; causa que cerró esta semana, por infundada, el Fiscal General de este Tribunal Internacional Penal.

En opinión de Mesa, el que se le impida visitar en la cárcel a la expresidenta interina es “una muestra flagrante” de que el poder Judicial está “secuestrado por el Ejecutivo”, algo que comentará en la reunión que sostendrá con el relator especial de las Naciones Unidas sobre la Independencia de Magistrados y Abogados, el ex canciller peruano Diego García-Sayán, de visita en Bolivia.

AGB con información de agencias y fuentes

Etiquetas
stats