Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
IRÁN: EL HELICÓPTERO PRESIDENCIAL, DESAPARECIDO EN LA MONTAÑA Análisis

El Líder Supremo ahuyenta las dudas: en la República Islámica el poder seguirá en manos ultraconservadoras

Clérigo shiita y ex juez de la Corte Suprema iraní, Ebrahim Raisi visitó en enero al presidente Recep Tayyip Erdogan en Ankara. El 19 de mayo, de regreso de Azerbeiján, su helicóptero desapareció entre montañas. Turquía aportó un dron: solo auxilio aéreo para los 40 equipos de rescate terrestres.

0

El ex presidente centro derechista chileno Sebastián Piñera murió en un accidente de helicóptero. El moderado penúltimo presidente iraní y el conservador último presidente sobrevivieron a accidentes sobrevivieron a accidentes en helicópteros oficiales. El anterior presidente socialista boliviano sobrevivió a un accidente de su 'evicóptero' (como lo llamaba la oposición derechista y racista).

El domingo 19 de mayo, de regreso de una visita de Estado al vecino Azerbeiján, el helicóptero de actual presidente ultraconservador iraní aterrizó violentamente en el norte del país. Doce horas después de la caída, las 40 brigadas de rescate llegadas a la zona seguían sin hacer contacto, entre el frío, la tormenta, la lluvia, el fango y la nieve, con ninguna de las siete personas a bordo de la aeronave (aunque dos de ellas habían contactado con sus bases después del descenso violento).

Los rescatistas no pudieron contactarse con ninguno de los más altos funcionarios: ni con el Presidente, ni con el Canciller, ni con el Jefe de la seguridad presidencial, ni con el Gobernador de la provincia iraní donde se habían derrumbado. Una provincia montañosa. Como en todos los ejemplos anteriores, sean los Andes o el Cáucaso, el helicóptero es un medio de transporte aéreo particularmente dúctii para ascensos y descensos abruptos.

Dos desafíos máximos para un Líder Supremo

Si el accidente del helicótpero en la provincia iraní de Azerbeiján Este significa el acortamiento y fin anticipado del mandato presidencial de Ebrahim Raisi, las contrariadades que padecerá y enfrentará para el oficialismo ultraconservador serán grandes, graves. Pueden ser exasperantes y prolongadas para Ali Jamenei.

El consorcio de dificultades venidero resulta, ante todo, peculiar al régimen constitucional de la República Islámica. Perjudican al Líder Supremo y a los actuales dueños del poder iraní, sin beneficiar o mejorar la posición de rivales ni incidir en que ese poder cambie de dueños o incorpore condóminos. La energía, atención, recursos, urgencia, que deberán diirigirse a resolver una sucesión inmediata y otra que se ignora cuánto menos inmediata (volveremos sobre una y otra), limitarán las iniciativas regionales de la República Islámica, pero a la vez volverán sus acciones y reacciones más imprevisibles, y por tanto riesgosas para terceros.

Es más fácil hacer votar Presidentes revocables...

En el que a nadie beneficiaría directamente una muerte del presidente ha de encontrarse una de las razones para que nadie haya avanzado con la sospecha de un atentado o un asesinato. El vicepresidente tomará a su cargo provisoriamente el poder. Pero en cincuenta días deben celebrarse las elecciones que dirimirán quién es el nuevo presidente sucesor de Raisi.

En las elecciones de 2024, las que ya estaban en el calendario electoral, el ganador anticipado era el propio Raisi.

El actual presidente probablemente sea el presidente menos querido por el electorado desde la fundación de la República. En un país donde la participación electoral es alta, de un 80%, votó menos del padrón, y sólo porque la concurrencia es obligatoria. El Líder Supremo, que con el Consejo de la Revolución examina candidaturas y postulantes, había impugnado todas las postulaciones de reformistas o moderados. Sólo era posible votar por Raisi o por figuras equivalentes (pero sin la munificencia del Estado benefactor por detrás),

En las encuestas en línea por las redes sociales iraníes, la mayor parte de quienes responden cree que el accidente del helicóptero donde perdión la vida el Presidente fue un asesinato calibrado por el segundo génito del Líder Supremo. El hijo de Jamenei aspira a sucder a su padre octogenario en la Jefatura de la máxima autoridad shiita, y que veía en el también clérigo Ebrahim Raisi un rival peligroso.

Hace un par de semanas, en las elecciones de renovación parcial del Parlamento, la participación fue del 7%: también esta competencia legislativa había sido depurada. Raisi era un excelente ejecutor de la políticas nacionales e internacionales del ultraconservadurismo. En su presidencia fue el primer ataque directo a Israel. Pero ni fue original, ni proactivo. A Jamenei no le faltarán candidatos idóneos.

La legitimidad democrática será vista como más dañada. Antes que conducir a protestas sociales que triunfen con reclamos de igualitarismo y transparencia, esto puede volver más definitiva y pronunciada una tendencia ya en curso: el desplazamiento de la cúspide del poder a la élite pluriclasista de la clerecía shiita para que pueda ser ocupada por la élite de las FFAA paralelas (a las del Estado) que son los Pasdaran, los Guardianaes de la Revolución, menos educados, más provincianos (su hábitat de origen son pueblos del interior, no capitales provinciales), de familias de economía menos o muy poco desahogada. No sin una simpllficación prejuiciosa, a esto llama la prensa occidental 'la transformación de una teocracia en una dictadura militar'.

...que elegir Líderes perdurables

La República Islámica presenta un rasgo formal en su organizacíon jurídica del Estado que la vuelve comparable con las Monarquías constitucionales europeas. Si lo vemos sólo desde el punto de vista del derecho político, el Líder Supremo ocupa el lugar que el Monarca vitalicio ocupa en aquellas. Los reyes reinan pero no gobiernan, el Líder lidera pero tampoco gobierna el día a día. Gobierna el presidente, elegido por sufragio universal, como en las monarquías constitucionales que son además democracias parlamentarias gobierna el primer ministro o el presidente del Gobierno.

En los reinos de España, Holanda o Gran Bretaña, donde los Borbones, los Orange o los Windsor son monarcas dinásticos. La sucesión es por vía de filiación o parentesco: príncipes o princesas serán reyes o reinas. En la República Islámica, la sucesión del Líder Supremo es electiva.

Una nueva autoridad máxima shiita llega a ser Líder Supremo de un modo análogo a como llega a la Jefatura de Estado de la Santa Sede una nueva autoridad máxima católica. El Jefe de Estado del Vaticano, el Papa, es un monarca vitalicio elegido en un Cónclave por el voto de los integrantes de un cuerpo colegiado, los cardenales o príncipes de la Iglesia, Octogenario como Francisco, a sus 85 años el Lïder Supremo había pensado en su sucesión. Había pensado en su segundo hijo. Pero no es bien querido por los Guardianes de la Revolución. Y había pensado, menos familiarmente, en Raisi, una figura que envejeció con la Revolución. Sería la última promoción en la carrera del clérigo perdido en las montañas. Una promoción después de su segundo mandato presidencial para este clérigo que había sido un revolucionario puro y duro en 1979 y después jurista y presidente de la Corte Suprema. Le será más difícil pensar en un sustituto, en una figura con un curriculum similar. Si alguien puede ganar con una muerte de Raisi, es un contrincante al Liderazgo Supremo. En las encuestas en línea por las redes sociales iraníes, la mayor parte de quienes responden cree que el accidente del helicóptero donde perdión la vida el Presidente fue un asesinato calibrado por el segundo génito del Líder Supremo.

El ajedrez de Medio Oriente

Una encrucijada especial presente agudiza las urgencias. Es la relación de Teherán con Washington, aunque las dos capitales no mantienen relaciones diplomáticas desde la Revolución Islámica de 1979 que derrocó la monarquía dinástica del Shah Pahlevi para fundar una República Islámica cuyo primer Líder Supremo fue el ayatola Jomeini. Una semana atrás, valiéndose de intermediarios porque los diálogos no son cara a cara, representantes de Irán y de EEUU estaban reunidos en Omán para acordar desde este país del Golfo acciones paralelas en pro de un cese del fuego. Y eventualmente un armisticio entre Israel y Hamas: la organización gazatí palestina nacionalista sunita integra el Eje de la resistencia figurado por la shiita República Islámica.

También quiere Jamenei procurar alivios a las sanciones económicas y comerciales ordenadas por el gobierno del republicano Donald Trump contra Irán cuando retiró a EEUU del Entendimiento acordado en 2015 por la administración de Barack Obama con Irán sobre la limitación pacificadora de su programa nuclear. Las sancionaes afectan muy particularmente la industria aeronáutica y la flota de aeronaves nacionales, resitringiéndolo, el rarngo de insumos y repuestos que Irán puede adquirir. El tráfico aéreo comercial interno está reducido como nunca antes. Y aun así, en las aeronaves restantes, los accidentes son frecuentes. Es posible que a las sanciones, y a la falta de renovación de piezas o repuestos, y no a errores humanos, falta de pericia, o decisiones temerarias de volar a pesar del tiempo atroz, se atribuya la causa de la fatalidad.

Las guerras crónicas de menor intensidad que libran los aliados de la República Islámica que integran también el ''eje de la resistencia'' (la expresión es iraní) contra EEUU e Israel (y Arabia Saudí) lucen como satélites del sistema solar mayor de conflictos intensivos y encendidos. En el Eje hay Estados nacionales como Siria, organizaciones armadas correlativas a movimientos sociales y partidos de gobierno como Hezbolá en el sur del Líbano, combatientes en una guerra civil, como el Ejécito en Sudán o los rebeldes hutíes en Yemen. Los medios y la prensa en EEUU y la UE suelen llamarlas, no sin inexactitud, proxy wars, 'guerras 'por procuración' de Teherán. .Esta caracterización las torna entidades subordinadas, y subestima una capacidad para actuar y para fijarse y priorizar objetivos que les es muy propia. El símil del Títere sin autonomía, movido por un Titiritero ventrilocuo ignora su sagacidad táctica, su espontaneidad y su fructífero dominio de la improvisación. De todo lo cual dio sobradas pruebas Hamas en su ataque en Israel del sábado 7 de octubre.

Un uranio cada día más rico

En la coyuntura general de la región, las guerras en Gaza y en Ucrania donde amigos y enemigos de Irán combaten enfrentados en una y otra, trazan el marco máa amplio y determinan las coordenadas de la cartografía geopolítica. A la vez por la extensión de las superficies y la cuantía y densidad de las poblaciones, por la identidad de las potencias internacionales ocidentales y extremo orientales que colaboran activamente con cada beligerante, y por el mero volumen en divisas y en armas de esas onerosas colaboraciones.

Excepcional y único es que en las dos guerras simultáneas, dos potencias beligerantes de las cuatro fuerzas enfrentadas, una en el conflicto de Gaza, la otra en el de Ucrania, son potencias nucleares. Que además han ubicado a la disuasión estratégica en el corazón de sus doctrinas de la Seguridad Nacional. Si Irán quiere realmente ser una potencia regional mediadora, no basta la riqueza en hidrocarburos. La República Islámica tiene que ser una potencia nuclear como lo son Israel o Rusia. Acaso con Trump en la Casa Blanca pueda conseguirlo más rápido que con una administración demócrata.

AGB

Etiquetas
stats