Elecciones en Brasil 2022

La obsesión mayor de la campaña de Lula es la seguridad personal del candidato presidencial del PT

El ex mandatario brasileño, Luiz Inácio 'Lula' da Silva (2003-2010), del Partido de los Trabajadores (PT), lidera las intenciones de voto de cara a las elecciones generales de octubre próximo, seguido por el presidente Jair Messias Bolsonaro, del Partido Liberal (PL).

Alfredo Grieco y Bavio

Porto Alegre, Brasil —

0

Hasta llegar a Luis Inázio 'Lula' da Silva, escribió en el Estadão el gaúcho Luis Fernando Verissimo, “todos los presidentes habían sido herederos de la dinastía monárquica portuguesa de los Braganza, prototipos de la enorme pericia del Brasil en simular una Historia para excusarse de tener que hacerla”, expertos en defenderse de las omnipresentes amenazas del regicidio, el magnicidio, la astucia y el exilio. En su visita a Porto Alegre para enfatizar desde el sur del Brasil la unidad de las las izquierdas frente a las elecciones brasileñas de octubre, la seguridad personal del candidato presidencial del Partido de los Trabajadores (PT) fue la mayor preocupación, ostensible y ostentosa, de su campaña.

El apuñalamiento al candidato Jair Bolsonaro en 2018 generó preocupaciones sobre la seguridad de los políticos en general y de Luiz Inácio Lula da Silva en especial en esta campaña presidencial brasileña 2022. De visita en la capital gaúcha -ciudad capital del Brasil do Mercosul, donde se encuentra ahora el autor de esta Newsletter- para proclamar la unión de las izquierdas, un día después de haber declarado en San Pablo la defunción del Partido Socialdemócrata (PSDB) del ex presidente brasileño Fernando Henrique Cardoso y de criticar al presidente norteamericano Joe Biden por el nuevo envío de más y mejores armas (y más y más frescos fondos) a Ucrania para prolongar más y más sangrientamente la guerra con Rusia, el candidato del Partido de los Trabajadores (PT) omitió información elemental e históricamente pública en nombre de la seguridad.

Lula no aceptó invitaciones para entrevistas cara a cara, no habló con la prensa y solo hizo pública la dirección del acto programado para la noche del miércoles, en la mega sala de conciertos Pepsi on Stage de la ciudad de Porto Alegre, capital estadual de Rio Grande do Sul. Ni las militantes más antiguas recuerdan otro momento en que fue necesario armar un esquema de seguridad tan fuerte para proteger a un candidato a presidente. Es la primera vez que Lula hace una visita al estado de  Rio Grande do Sul en la que se omite información elemental e históricamente pública en nombre de la seguridad.

Cuando Lula era presidente, que dio seguridad al trabajo, rompió el protocolo y mezclaba con los votantes. Ahora, la orden es no exponerse bajo ningún concepto.

Lula no aceptó invitaciones para entrevistas cara a cara, no habló con los periodistas y solo hizo pública la dirección del acto programado para la  noche, en la mega sala de conciertos Pepsi on Stage de la ciudad de Porto Alegre, la  ciudad capital de Rio Grande do Sul Porto. Incluso el hotel en que  se hospedaron el expresidente y su esposa, Rosângela Silva, se mantuvo en secreto, por recomendación de la Brigada Militar.

Los simpatizantes que llegaron de diferentes puntos del estado debieron formar  fila afuera del lugar donde se realizó el evento, esperando la revista, tan o más rigurosas que en cuando Lula era presidente.  A los periodistas que pasaron por el detector de metales les revisaron los bolsillos y bolsos como usualmente se hace en las visitas presidenciales.

La reunión con candidatos del PT y partidos aliados se realizó en un hotel, cuyo nombre la organización solo informó a los interesados ​​cerca de la hora prevista. La elección de Pepsi on Stage se justificó por la necesidad de cumplir con la ley electoral, que solo permite mítines desde agosto que fue el inicio formal de la campaña. La cuestión legal es cierta, pero aunque fuera posible realizar el acto en la Esquina Democrática, en el centro histórico de Porto Alegre, no se consideró  por el riesgo de atentado.

Lula es  objeto de  amor-odio en las elecciones presidenciales de este año: mientras los partidarios del PT lo defienden incondicionalmente, quienes solo se refieren a él como “convicto” o “exconvicto” amenazan con no dar tregua durante la campaña. En el estado de Santa Catarina es aún  peor. Allí no podrá hacer campaña en la calle, especula un funcionario de Rio Grande do Sul que atribuye el rechazo en el estado vecino al “fanatismo bolsonarista”.

AGB

.

Etiquetas
stats