Ya hay solución para el inquietante zumbido del Golden Gate

El puente Golden Gate de San Francisco.

Dani Anguiano

elDiario.es —

0

El zumbido inquietante del puente Golden Gate de San Francisco puede acabarse pronto. El sonido ha sido comparado con el “canto de monjes” y un “kazoo silbante”, un instrumento musical, pero los locales lo definen también como un ruido “insoportable”.

Las autoridades locales acaban de aprobar el arreglo para el ruido que resuena por los barrios de San Francisco en los días especialmente ventosos desde el año pasado e irrita a los vecinos. El departamento encargado del puente Golden Gate estima un presupuesto de 450.000 dólares (398.000 euros) para el proyecto para instalar clips de aluminio para reducir el sonido que produce el viento contra el pasamanos del puente.

“Tras un estudio extenso del fenómeno hemos determinado que el sonido viene del nuevo pasamanos aerodinámico que instalamos en la acera oeste”, le dijo Paolo Cosulich-Schwartz, un portavoz del puente, a The Guardian en junio. “El pasamanos fue parte de un acondicionamiento diseñado para proteger el puente para las generaciones futuras, que le permite soportar vientos constantes por encima de 160 kilómetros por hora”.

“Enloquecedor”

Los días en los que el viento sopla de ciertas direcciones – ligeramente al norte o al sur – el puente emite una canción extraña que algunos habitantes han descrito como relajante y otros como “el ruido que imaginaría que usan los carceleros para torturar a los presos”. Los días ventosos, según informan los lugareños, los sonidos pueden escucharse a kilómetros de distancia.

“Podemos escuchar esto en nuestra casa a más de cinco kilómetros de distancia del puente. Es enloquecedor”, dijo uno de ellos.

Las autoridades descubrieron que el sonido suele corresponder al tono de la nota musical La.

El plan desarrollado por ingenieros de puentes y expertos en aerodinámica y acústica requiere colocar clips que contienen una funda de goma en cada uno de los 12.000 listones verticales del pasamanos del lado oeste y esto, se estima, reducirá los sonidos en un 75%. El proyecto debería estar terminado para finales de 2022.

Traducción de Ignacio Rial-Schies.

Etiquetas
stats