La violencia en Sudáfrica fue "planificada", afirmó el presidente Ramaphosa

La policía sudafricana investiga a 12 sospechosos de estar detrás del estallido de violencia.

elDiarioAR

0

Los disturbios y saqueos en Sudáfrica, que dejaron al menos 212 muertos, fueron provocados y planificados, aseguró este viernes el presidente del país, Cyril Ramaphosa, desde Durban, donde estalló una ola de violencia hace una semana.

Cinco claves para entender el estallido de violencia en Sudáfrica

Cinco claves para entender el estallido de violencia en Sudáfrica

"Fueron provocados, hay personas que los planearon y coordinaron. Las procesaremos, hemos identificado un buen número de ellas, no permitiremos la anarquía y el caos" en el país, agregó Ramaphosa.

La policía sudafricana investiga a 12 sospechosos de estar detrás del estallido de violencia de los últimos días.

El Gobierno anunció este jueves que una de esas personas ya había sido detenida y que se había reforzado la vigilancia de las otras 11.

La ministra interina de la Presidencia, Khumbudzo Ntshavheni, denunció además "un sabotaje económico".

Los primeros incidentes estallaron la semana pasada al día siguiente del encarcelamiento del expresidente Jacob Zuma, condenado a 15 meses de prisión por desacato a la justicia.

Las protestas se extendieron al área metropolitana de Johannesburgo, en medio de un desempleo desenfrenado y nuevas restricciones para combatir la pandemia de Covid-19.

Funcionarios de la salud sudafricanos, al igual que la Organización Mundial de la Salud (OMS), expresaron su preocupación de que las recientes manifestaciones y saqueos masivos en los centros comerciales, causen un pico de contaminación.

Sudáfrica atraviesa una tercera ola terriblemente mortal, alimentada por la contagiosa variante Delta del coronavirus. Es el país africano más afectado por la pandemia con 2,2 millones de casos y casi 66.000 muertos.

Durante esta primera visita al lugar de los incidentes desde el inicio de la crisis, una de las más graves desde el fin del apartheid, el presidente aseguró que estuvo en contacto permanente con los funcionarios de la provincia y los responsables de la policía.

Ramaphosa dijo que estaba "extremadamente preocupado por lo sucedido".

La destrucción "nos hace retroceder, en términos de recuperación económica", lamentó el mandatario, citado por la agencia de noticias AFP.

"Podríamos haberlo hecho mejor, estábamos abrumados por la situación", admitió, respondiendo a las críticas a la acción del Gobierno.

Sin embargo, admitió, esta situación "podría haber sido mucho peor", si la policía no hubiera estado allí.

Prometió también que hasta 25.000 soldados, 10 veces más que al comienzo de la semana, serán desplegados para asegurar la relativa calma restaurada en Johannesburgo.

Hasta la fecha, más de 2.000 personas han sido detenidas, según el último reporte.

El balance total de la ola de violencia es de al menos 212 muertos en todo el país, informó Ntshavheni, quien precisó que 180 personas murieron en la la provincia de KwaZulu-Natal y otras 32 en Gauteng.

Al mismo tiempo la ministra interina señaló que la situación en ambas provincias se está normalizando.

La situación está mejorando en Johannesburgo. La megalópolis está "en gran medida en calma", dijo ayer Ntshavheni, atribuyendo la disminución en el número de incidentes al despliegue de soldados para reforzar la policía.

En KwaZulu-Natal (KZN) "las cosas están mejorando" también, "vamos camino de la estabilidad", pero aún no es muy sólido, admitió la ministra.

Los partidarios del expresidente Zuma, indignados por su encarcelamiento, bloquearon rutas y quemaron neumáticos allí, antes de que la violencia -incendios, destrucción y saqueos- se extendiera a la región de Johannesburgo, la ciudad más grande y pulmón económico del país.

Con información de agencias.

IG

Etiquetas
stats