Elecciones generales de noviembre

Bregman-Milei y Vidal-Santoro, los dos duelos en el debate crispado de la Ciudad

Los cuatro candidatos del debate

Con momentos tensos, con dificultad para encauzar las discusiones y para que respeten el tiempo, el debate de los candidatos a diputados por la Ciudad tuvo dos grandes duelos. El del Gobierno nacional y su principal oposición, con el enfrentamiento entre Leandro Santoro y María Eugenia Vidal, y el otro, entre la izquierda y la derecha, con Myriam Bregman y Javier Milei. Bregman y Milei, por momentos, le quitaron cartel a la que en un principio sería la pelea de fondo.  

El estudio de Todo Noticias (TN) estaba tuneado para la ocasión: con alfombra roja, camarines nuevos, luces estroboscópicas y doscientas personas en el público. Desde temprano los candidatos fueron llegando. Primero Bregman, después Milei, una hora más tarde, Santoro y, por último, Vidal. Con cámaras que los seguían todo el tiempo, asesores que rodeaban a los candidatos y se tropezaban con los cables, se fue armando el debate-show. 

A las 22.04, los cuatro contendientes entraron al centro del set y quedaron frente a los conductores Edgardo Alfano y Marcelo Bonelli. Los fotógrafos se les fueron encima para mandar la imagen inicial y, por fin, los candidatos se ubicaron en los atriles y arrancaron con la primera ronda.

“Quiero pedirle al presidente que le pida la renuncia a Aníbal Fernández por lo que hizo”, arrancó Vidal en sus primeros segundos. “Lo que vengo a proponer es cómo llegar a una salida y que no se vayan nuestros hijos”, siguió con tono filoso. Pero Santoro decidió comenzar en tono bajo. Eligió presentarse y tirar una frase sin golpear desde el arranque. “Lucho por la justicia social, la independencia económica y la soberanía política", dijo y consumió su primer  minuto. En esa primera ronda de estudio Bregman dijo que “hace dos años se votó para sacar a Mauricio Macri y María Eugenia Vidal, pero no cambió mucho el panorama”. Milei marcó de inicio lo que sería la línea sobre la que machacaría todo el programa: su oposición al establishment político. “Yo grito mucho porque estoy indignado y cansado por la casta política. Me tienen miedo, sí soy el miedo para la casta política”. 

En el primer bloque, sobre "Calidad institucional, seguridad y justicia", Santoro apuntó contra los "negocios de la delincuencia" y el "poder económico" y recordó que "hace dos años y medio que a la Ciudad le falta un policía", en referencia al oficial Arshak Karhanyan, desaparecido desde 2019, en una clara crítica al jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta. Mientras que Vidal consideró que "para que haya seguridad y justicia, tiene que haber igualdad ante la ley" porque, de ese modo, "no hay privilegios, no avanzan las mafias y los delincuentes van presos". Hasta ese momento, los dos estuvieron apagados. Lanzaban críticas elípticas sin dardos muy certeros. Pero el tono fue subiendo a medida que pasaban los minutos.   

En el bloque económico, Santoro sostuvo que durante el Gobierno de Mauricio Macri "hubo un proceso ruin de tomar deuda para fuga de capitales, donde se tomó deuda por 100 mil millones de dólares y se habilitó la fuga para USD 80 mil millones", porque "hay una concepción de los negocios" en donde se registró "un 3.000% de aumento tarifas servicios públicos". En ese momento, Vidal señaló que la economía "está peor que en 2019, con más pobreza, sin trabajo y con un país más endeudado", aunque consideró que "hay una salida" con "un acuerdo de cosas básicas". Ya las formas con las que habían comenzado se destiñeron y Bonelli y Alfaro le tuvieron que pedir que cumplieran con los minutos que tenían asignados. Las chicanas y los agravios comenzaban a salpimentar los dos duelos.

En el bloque de la pandemia, Santoro advirtió hoy que "nadie tenía un manual" sobre "cómo resolverla" pero destacó que en Argentina "a nadie le faltó una cama de terapia intensiva". .“Se hizo un esfuerzo enorme para garantizar la atención del sistema de salud que había dejado destruido el macrismo". "¿Alguno recuerda alguna política pública de la Ciudad para ayudar a la gente en la pandemia?", interrogó el candidato del FdT. Entonces, Vidal contrapuso que en la ciudad de Buenos Aires se otorgaron turnos para vacunarse y en el Gobierno nacional "funcionarios y militantes se vacunaron antes".

Sobre el final, en el debate cara a cara entre ellos, llegó quizás el momento más picante de los dos candidatos con más votos. Ella le reconoció que Santoro haya criticado el polémico tuit de Aníbal con el dibujante Nik y le preguntó si no pensaba que tenía que renunciar. El le dijo que era algo que debían debatir en su espacio, pero que le llamaba la atención que no sintiera la misma indignación “con los espiados del ARA San Juan”.   

El otro duelo, que se armó desde el comienzo y tuvo momentos encendidos, fue el de Bregman y Milei. La candidata del FIT-Unidad endureció su tono para señalar al candidato de Avanza Libertad. “Este señor empezó haciéndose el educadito, pero en los actos nos dice ‘zurdos de mierda’, ‘zurdos de mierda van a correr’ y apenas empieza el debate empieza con el mismo ataque. ¿Qué es ‘zurdos de mierda van a correr?’ ¿Lo mismo que nos decían en la dictadura? En serio lo digo, porque si este va a ser el mecanismo, así no puedo discutir. Con un varón que me grita yo no discuto”. El planteo descolocó a Milei, que parecía contenido e incómodo. Prefería como rivales a los candidatos de los partidos mayoritarios pero ellos no lo elegían como contrincante. Durante el debate, Bregman le recordó que el líder libertario había trabajado para el genocida Domingo Bussi en Tucumán y lo obligó a responderle. “Era un candidato elegido democráticamente. Entonces, la que falló fue la democracia”, esgrimió Milei.  “Milei está muy acostumbrado a que las mujeres no hablen”, dijo Bregman y la respuesta del economista fue inmediata: “Si querés decirme algo, decilo, porque puede constituir un delito”. “No me amenaces”, le advirtió la ex diputada.

Bregman entendió que “medía bien” lo que estaba haciendo y lo profundizó a medida que avanzaba el debate. “Es llamativo que alguien que armó su lista con la peor casta de la Argentina, de la casta militar diga que se opone a la casta. Y no voy a permitir que cuando se dirija al Frente de Izquierda se dirija como casta, yo cobro como una enfermera, lo que digo, lo hago”. A lo que Milei contestó: “Myriam sigue con las falacias, que esté con una persona no significa que acuerde en todo”.

La tensión entre ellos fue tal, que en el segmento en el que había que les tocaba debatir cara a cara, Milei decidió romper lo convenido y recibió el llamado de atención de los conductores para que pasara al centro del estudio y siguiera el debate con Bregman. La candidata también le remarcó que no estuviera vacunado y que negara el calentamiento global. En el cruce final, Bregman le preguntó: “¿Considera homicidio agravado por el vínculo incluso la interrupción del embarazo a una niña violada?”. Y Milei le contestó: “Defiendo la vida, la biología dice que la vida se inicia con la concepción. Yo avalo el aborto cuando está en riesgo la vida de la madre porque hay un conflicto de propiedad". Al final del programa, cuando Milei le ofreció su puño como saludo, ella no lo aceptó.  

Para preparar el debate, en la semana Vidal trabajó con un equipo integrado por el nuevo jefe de campaña del PRO en la Ciudad, el politólogo Fernando Straface; la ex directora del CIPPEC y jefa de asesores del Gobierno porteño, Julia Pomares; por su antiguo jefe de Gabinete en la Provincia, Federico Salvai, y por su ex ministro de Asuntos Públicos, Federico Suárez. El candidato del Frente de Todos también se preparó con su equipo habitual de la Legislatura con la participación especial del psicoanalista y escritor Jorge Aleman. Desde su entorno explicaron que se preparó profundizando en los temas que se iban a tratar pero que prefirió “las charlas” a los “coacheos”. “Trabajó con los equipos para tener información precisa y números. Tiene experiencia en debates televisivos, no necesita practicar escenarios de discusión con los otros candidatos”. Por el lado de la candidata del Frente de Izquierda se preparó para el debate con un equipo de dirigentes liderado por el docente universitario Christian "Chipi" Castillo. Milei, en cambio, recibió el asesoramiento de su hermana Karina y del economista Ramiro Marra. 

De todos los candidatos que superaron la instancia de las PASO, solo Luis Zamora decidió no participar por tener un conflicto con Bonelli. La semana que viene será el turno del debate de los diputados bonaerenses. Allí estarán Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos), Diego Santilli (Juntos), Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), José Luis Espert (Avanza Libertad), Florencio Randazzo (Vamos con Vos) y Cynthia Hotton (Frente más Valores).

AM

Etiquetas
stats