Apareció en el río el cuerpo de un joven de 18 años perseguido por policías en la costanera de Corrientes

El momento en que la Prefectura saca el cuerpo de Lautaro Rosé. Fue encontrado por su tío y unos pescadores. /Germán Pomar/TELAM

Lo encontraron en medio del Paraná a dos kilómetros al sur de la costanera de Corrientes, donde lo vieron flotando por última vez. No fue la Prefectura que halló el cuerpo sino su tío, que estaba junto a familiares y amigos pescadores. A Lautaro Rosé, un joven de 18 años, lo buscaban desde la madrugada del lunes, cuando tres policías lo corrieron casi mil metros. El joven terminó en el río pidiendo ayuda porque no sabía nadar. Por ese caso fueron sumariados los policías y ahora se abrió una investigación. La familia del joven acusa a los agentes por “abandono de persona seguida de muerte” y mañana marchará hasta la fiscalía para pedir que se haga Justicia.

“Todavía no sabemos por qué razón los policías se ensañaron con ellos. Los persiguieron casi un kilómetro hasta una zona donde casi no había luz y en la oscuridad no sabemos si lo tiraron o qué sucedió con Lautaro, pero él no sabía nadar, así que estamos tratando de establecerlo”, explica a elDiarioAR, el abogado de la familia, Hermindo González. 

Cerca de las 3 de la mañana del lunes, en un operativo para desocupar la zona en la costanera correntina, la Policía provincial dispersó a grupos de jóvenes que estaban ahí. Ese lugar es una explanada que está al lado del puente General Belgrano, que une a Chaco y Corrientes. Los testigos contaron que a los pocos minutos, un grupo de agentes, entre los que estaban los que fueron sumariados, apuraron a los chicos de manera violenta. Y se ensañaron con Lautaro y un amigo y los empezaron a correr. 

No había ninguna razón para echar a nadie. Es un espacio público. Lo que sucede es que en ese lugar gratuito van los chicos de clase baja. Muy cerca de allí hay boliches, restoranes y bares a los cuales la policía no va a echar a nadie. No estamos en pandemia ni hay ninguna reglamentación que prohíba a alguien estar en ese lugar”, explica González.

Después de que los corrieron por casi 10 cuadras, Lautaro y su amigo fueron acorralados. El terminó en el río y su amigo en la superficie. Según el relato del otro joven, Lautaro desde el agua pidió socorro pero los policías lo dejaron ahí. Al otro chico lo esposaron y lo llevaron hasta la seccional 2°, donde decidieron su liberación. “El chico salió corriendo para la casa de los padres de Lautaro, ya que los conoce porque son vecinos. El fue quien alertó y ahí abrieron una actuación de búsqueda. Pero la realidad es que en estos días ninguna fuerza lo buscaba”, agregó el abogado, quien señaló que la declaración del amigo será fundamental para saber cómo Lautaro cayó al agua.

El tío del joven explicó que la noche del domingo su sobrino había ido a una fiesta por el Día del Empleado Municipal en la zona de la costanera. “Allí en un momento determinado se genera un disturbio donde se encontraba el grupo Grim (grupo de policía motorizada). Según lo que nos comentaron a nosotros y dijo el amigo que estaba con él, en un momento determinado la Policía comenzó a tirar balas de gomas y algunas personas nos dijeron que habrían sido también balas de verdad", explicó.

"Necesitamos tener una garantía de transparencia en la investigación. Pediremos la participación de las fuerzas federales, ya que hay tres miembros de la Policía provincial que fueron separados de la función por el hecho", concluyó el abogado González. Durante la semana hubo movilizaciones organizadas por familiares, amigos y vecinos del barrio Trujillo, donde vivía Lautaro para presionar por la aparición del joven. Mañana marcharán de nuevo para pedir que avance la investigación y que se impute a los tres policías.

AM

Etiquetas
stats