"En el metro cuadrado de la gente": más cercanía, objetivo de la campaña del FdT a 25 días de la elección

Alberto Fernández durante un encuentro con estudiantes secundarios en Lomas de Zamora

"El metro cuadrado de la gente", repite Antoni Gutiérrez Rubí, el consultor catalán que diagramó y coordina la Campaña del "Sí" con la que el Gobierno trata de remontar, con expectativas difusas, el sablazo del 12-S. Es lo que los dirigentes llaman territorialidad y que, de cara a las elecciones del 14 de noviembre, se recorta como la única herramienta que el peronismo puede desplegar como un plus: la cercanía, el "mano a mano", la ingeniería electoral del día de votación que en el Frente de Todos (FdT) presumen decisiva luego de una PASO en la que la concurrencia electoral estuvo abajo del 70% y que, en algunas barriadas, fue menor al 60%.

"El metro cuadrado" es el nuevo tip, el término fetiche del lenguaje oficial. Alberto Fernández lo ejercitó en sus bajadas, las charlas mano a mano con docentes, trabajadores y vecinos -que ayer tuvo un episodio con alumnos secundarios en Lomas de Zamora- como registro directo de las demandas y malestares de los distintos sectores.

Hay, como contó elDiarioAR, un eje particular de estos días: la suba de precios, que fue de 3,5% en septiembre y tuvo un rebrote más intenso en octubre, lo que generó la reacción oficial del congelamiento. "Pocas cosas, más de metro cuadrado de cada uno que la inflación, que la heladera", dicen en Casa Rosada donde enumeran como otra demanda de cercanía la inseguridad.

Rondas campañistas

La tarde del jueves, Rubí -que tiene su búnker en el Complejo C- estuvo en Casa Rosada y desplegó el argumento de la cercanía frente al jefe de Gabinete Juan Manzur y un scrum de ministros: de Eduardo "Wado" De Pedro a Gabriel Katopodis, de Juan Zabaleta a Matías Lammens, una charla en el Salón Eva Perón en la que estuvieron, además, Aníbal Fernández. Carla Vizzotti y Elizabeth Gómez Alcorta. De afuera del ecosistema Balcarce 50, se sumó Martín Insaurralde, jefe de gabinete de Axel Kicillof, que oficia de "jefe de campaña".

Una revisión de la hoja de ruta de la campaña a 25 días de la elección, 24 horas después de que comenzó la veda de anuncios oficiales. Es una fecha que altera la agenda porque en las últimas tres semanas, el gobierno anudó una lluvia de planes y medidas, dinámica que desde ahora no podrá repetir. Una de ellas, la del bono cultural para jóvenes, fue "frenada" por la jueza María Romilda Servini de Cubría.

La cumbre del atardecer del jueves se repetirá con intendentes este viernes pasado el mediodía, con Manzur e Insaurralde al frente. Hay un hilo que une todas las piezas de rompecabezas oficial: este sábado, en los municipios que gobierna el FdT habrá operativos de control de precios, despliegue para fiscalizar que se cumpla el congelamiento ordenado por el Gobierno pero que tiene, además, un factor político y de campaña: volver a mostrar al peronismo activo, en la calle, al frente de una política que figura al tope de las demandas de los votantes, la inflación.

En el encuentro de ministros nacionales con Rubí, estuvo también Roberto Feletti, que explicó la política oficial en materia del congelamiento, que se convertirá en la primera prueba de fuego de la campaña del "metro cuadrado" cuando el sábado, en el conurbano los intendentes hagan operativos de control de precios.

Con el mismo eje, el Presidente encabeza este viernes un almuerzo en la residencia de Olivos con intendentes del conurbano. Participa una primera línea del Gobierno: el jefe de Gabinete Juan Manzur; el canciller Santiago Cafiero; los ministros de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez; del Interior, Eduardo De Pedro; de Seguridad, Aníbal Fernández, de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi; y de Transporte, Alexis Guerrera; el secretario General de la presidencia Julio Vitobello; el secretario de Hábitat, Santiago Maggiotti; la titular de Aysa, Malena Galmarini; el administrador general de Vialidad Nacional, Gustavo Arrieta; y el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, Máximo Kirchner.

Los intendentes, según el diagnóstico general que se hace en el Frente de Todos (FdT), son las piezas esenciales para intentar remontar la elección. No hay, salvo casos aislados, dirigentes que crean posible que se pueda dar vuelta el resultado y pocos especulan con que se logre un empate. Pero, de mínima, el oficialismo quiere que no se amplíe la diferencia, los casi 6 puntos que Juntos le sacó al FdT en las primarias del 12 de septiembre.

El tip del metro cuadrado está integrado a la campaña del Sí, que apunta a dar mensajes positivos y empujar a la oposición a estar del lado del "no". "Nosotros salimos a controlar precios, a cuidarle el bolsillo a la gente, a defender a las familias y Juntos, de Larreta a Jorge Macri, dicen que eso no sirve y que va a haber desabastecimiento", explican en el Gobierno.

Al positivismo que propone Rubí se le agregan algunos otros elementos específicos, uno de ellos vinculado a evitar el lenguaje político convencional y otro referido a que no haya actos políticos ni de campaña, sino que todo el despliegue sea de cercanía, casa por casa. "Los actos y los discursos políticos no sirven para nada: son endogámicos, todo para nosotros", especifica un campañista.

PI

Etiquetas
stats