Primer desafío para Alberto y Manzur: el vice Jaldo se "atrincheró" en Tucumán y se niega a entregar la gobernación

Juan Manzur y Osvaldo Jaldo. Enemigos íntimos.

elDiarioAR

0

Desconociendo, según aseguran algunos en el Gobierno, un acuerdo de palabra, el vicegobernador de Tucumán Osvaldo Jaldo rechazó el reclamo del gobernador Juan Manzur, designado jefe de gabinete, de despejar el cargo para un hombre de su confianza y anticipó que está dispuesto a ocupar la primera magistratura de la provincia. Manzur pedirá licencia y este lunes asumirá como ministro coordinador del gobierno nacional. Jaldo es su sucesor natural en el poder.

La crisis en la provincia estalló en momentos en que el presidente Alberto Fernández encabezaba en La Rioja una reunión con gobernadores peronistas, entre ellos Manzur, en busca de una señal de apoyo a su nuevo equipo de ministros. En el Gobierno sostienen que el Presidente y la vicepresidenta Cristina Kirchner aún no intervinieron en el conflicto. La situación no es clara: si bien hay conocedores que aseguran que Jaldo no se moverá de donde está, otros dicen que no podrá eventualmente resistir la presión del gobierno nacional.

Manzur tiene previsto jurar el lunes como jefe de Gabinete junto al nuevo equipo de ministros. Decidió que no renunciará a la gobernación, sino que tomará licencia. Eso mismo hizo durante seis años, entre 2009 y 2015, cuando ocupó el ministerio de Salud de la Nación durante los gobiernos de Cristina Kirchner.

Jaldo, según indicaron fuentes del Gobierno a elDiarioAr, hizo saber que se hará cargo de la provincia como sucesor natural de Manzur. Según las mismas fuentes, el vicegobernador decidió ignorar un supuesto compromiso que habría asumido horas antes, mientras se definía el nuevo gabinete de ministros, de facilitar la sucesión del mando a un funcionario de la confianza del gobernador.

El enfrentamiento con Jaldo no es menor: Manzur condicionó su ingreso al Gobierno nacional a que Fernández le asegurara la sucesión en Tucumán para su línea interna en el oficialismo de la provincia. La versión que se da en despachos del Gobierno indica que, tras una gestión de un alto dirigente de Frente de Todos, Jaldo aceptó resignar la gobernación a cambio de una posición importante en el ministerio del Interior o en otra dependencia oficial. Esta mañana Jaldo habría revisado su promesa y comunicado que asumirá el gobierno de la provincia en cuanto Manzur entre en funciones.

Según pudo saber elDiarioAr, uno de los funcionarios que efectivamente entró en contacto con Jaldo fue el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Desde el entorno del líder del Frente Renovador, con todo, afirmaron a este diario que Jaldo no se comprometió ni a renunciar ni a tomar licencia para despejar la sucesión.

Otras fuentes de la provincia, enfrentadas políticamente a Jaldo, dan crédito a la versión del entorno de Massa: sostienen que el vicegobernador nunca dijo que renunciaría a la sucesión.

En el medio del escándalo, hay una controversia en torno a la ley de acefalía: si el sucesor de Manzur es naturalmente Jaldo o si debe ser elegido por medio de elecciones, dado que la fórmula aún no completó la mitad del mandato.

Hasta el momento, la línea de sucesión de Manzur la integran el propio Jaldo, el titular de la Legislatura provincial Regino Amado, de la línea de Jaldo, y el vice Sergio Mansilla, de la línea de Manzur.

Un clásico, la pelea Manzur-Jaldo se encuadra en las tensiones propias de una sucesión donde escasean las lealtades. Manzur no puede aspirar a una nueva reelección en la provincia -transita su segundo mandato- y Jaldo apunta a ser el candidato del peronismo.

El domingo último la confrontación llegó a las urnas. La lista de precandidatos a diputados y senadores que responde al gobernador Manzur, se impuso en las primarias con más del 60% de los votos sobre la del armado del vicegobernador Jaldo -quien se postuló en la cabeza de la lista para la Cámara baja-, en la interna del Frente de Todos. Con estos resultados la boleta peronista en Tucumán para noviembre quedará integrada por los candidatos a senadores Pablo Yedlin y Sandra Mendoza que pertenecen al espacio de Manzur. Esta semana, Jaldo confirmó que renunciaría a integrar la lista de candidatos a las elecciones de noviembre y que su precandidatura había sido "testimonial". Lo reemplazará Agustín Fernández.

El reproche de la línea de Manzur a la decisión de Jaldo se sustenta, dicen, en el reciente resultado electoral. "Tendría que dejar el cargo", sostienen esas fuentes.

El conflicto complica la cosas en la campaña del peronismo en noviembre. En las Paso, las listas peronistas para el Senado sumaron 48,6% de los votos contra 41,1% de las de la oposición de Juntos por el Cambio. Para Diputados, la diferencia se estiró a casi 15 puntos.

WC

Etiquetas
stats