El Gobierno nacional define las restricciones para las próximas dos semanas

El Gobierno oficializará nuevas restricciones.

elDiarioAR

0

El Gobierno nacional definirá este viernes las medidas que regirán durante las próximas dos semanas para contener la suba de contagios de coronavirus, en el marco de la segunda ola de la pandemia que atraviesa al país y que, con 561 decesos, registró hoy el récord de fallecimientos diarios.

Argentina registró 561 muertes en un día, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia

Argentina registró 561 muertes en un día, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia

Por estas horas, están analizando "la letra chica" de lo que serán las próximas medidas restrictivas para el país y el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), mientras siguen las negociaciones con Ciudad y Provincia.  El tema central a definir está vinculado a la presencialidad escolar, dado que el jefe de Estado quiere mantener la virtualidad mientras que desde el Gobierno porteño afirmaron que sólo están dispuestos a establecer "cierta virtualidad en la secundaria".

En ese sentido, se espera la emisión de un nuevo Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que comenzará a regir a la hora 0 del sábado, informaron fuentes oficiales.

No estaba definido aún si el mensaje presidencial se grabará, como en las últimas ocasiones, o si será transmitido en vivo por cadena nacional. Tampoco si se realizará desde la Casa Rosada o desde Olivos. Lo cierto es que la nueva tanda de restricciones regirá por dos semanas y se basará en una continuidad de las políticas ya vigentes, con algunos cambios.

En ese marco, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, planteó la necesidad de "bajar la curva de coronavirus" y "no sólo lograr que dejen de crecer" los contagios. Y remarcó que es preciso "volver a tierra firme y dejar de estar a 6.000 metros de altura".

En un vacunatorio en el Parque de la Cervecería Quilmes, junto a la intendenta local Mayra Mendoza, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak, destacó la importancia del encuentro en el que estuvo ayer con el presidente Alberto Fernández y contó que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, les explicó "de manera muy cruda que la situación es muy preocupante".

Kicillof subrayó que hay que "recudir la velocidad de contagio, no sólo de aplanar la curva" y remarcó que "30 mil casos, significa una cantidad de enfermos graves y fallecidos".

Analizó que "no nos podemos resignar a la que la gente se contagie", recordó que "ya una parte del sistema de salud de la Capital desbordó" y planteó que así "no hay sistema que aguante".

También contó que el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, explicó que la Ciudad Autónoma "tiene ocupado el 84% de las camas del sistema de salud público y el 88% del privadas", con lo cual la capacidad "ya está llena" y analizó que "con esos márgenes no se pude brindar atención".

Y planteó que "CABA tiene el sistema más robusto de la Argentina, con 33 hospitales municipales que antes eran nacionales" y se preguntó: "Si eso está colmado, ¿qué le queda al resto el país?".

"Hace falta bajar la curva, lo dijo hasta el propio jefe de Gobierno (porteño), Horacio Rodríguez Larreta", expresó Kicillof y apuntó que desde el Gobierno se busca "coordinar con la Ciudad".

En tanto, el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires analiza restringir el horario comercial, reforzar los controles en el transporte con cierres de pasos vehiculares con el Conurbano e incorporar la educación virtual para alumnos de la secundaria.

Las nuevas restricciones fueron examinadas en la sede del Ejecutivo porteño, en el barrio de Parque Patricios, por distintos funcionarios de la gestión que encabeza Horacio Rodríguez Larreta. No obstante, serán definidas mañana luego de los anuncios que se esperan den a conocer desde el Gobierno nacional.

El foco de las medidas está puesto en la actividad comercial, sobre todo en la gastronómica, y en los controles a la movilidad, aunque también se evalúa la posibilidad de un esquema para la educación que combine la presencialidad con la virtualidad.

Anoche, Alberto Fernández recibió a Nicolás Trotta en la Casa Rosada. El sorpresivo encuentro dio la pauta de que hasta último momento se estaban ajustando engranajes en este sentido. El diagnóstico de que buena parte de los contagios se producen en los circuitos relacionados con la educación presencial sigue firme en el análisis de la administración nacional, que mantiene en secreto aún la opción por la que se inclinación. Desde la Ciudad, donde bregaron por que se mantuvieran las aulas abiertas y llevaron la disputa a la Corte, propusieron un esquema más flexible, con aperturas por grados, años y días.

Entre el martes y ayer, Fernández habló por videoconferencia con los mandatarios de las 24 jurisdicciones y sostuvo que la premisa "es bajar la cantidad de contagios".

Además propuso generar consenso para hacer cumplir las medidas dispuestas para evitar los contagios de coronavirus y les dijo a los mandatarios que, si están de acuerdo "en restringir la circulación", tienen que "acompañar en el cumplimiento de las normas".

"Debemos garantizar que la circulación y los contactos sociales sean lo menor posible", indicó Fernández, quien insistió con que "hay que hacer ese esfuerzo".

Los gobernadores que se mostraron más preocupados fueron los de Buenos Aires y Santa Fe, Axel Kicillof y Omar Perotti, respectivamente.

Perotti planteó que tiene el 86% de camas criticas ocupadas, con 65% de Covid", y relató: "Estamos altos con los casos, tuvimos un pico de 3.000 contagios; suspendimos cirugías y desde las 21 no tenemos circulación".

Su colega de Chaco, Jorge Capitanich indicó que tuvieron "un incremento de casos en personas de entre 0 y 19 años en los últimos 30 días y se disparó el número de contagios e internaciones".

Gustavo Valdés, de Corrientes, puntualizó que tiene algunas ciudades "muy complicadas", sobre todo en "el sur de la provincia".

El mandatario de la Rioja, Ricardo Quintela, alertó que tienen "muchos chicos jóvenes contagiados".

Su par de Salta, Gustavo Sáenz solicitó respiradores y remarcó que hay que hacer "medidas conjuntas", porque si no se toman decisiones a tiempo se "mueren los argentinos".

El gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, recalcó que la provincia "no está en un buen momento", porque el virus "se diseminó en toda la provincia".

Con información de agencias

DA / NB

Etiquetas