El juez Rafecas pidió a Qatar la captura del vicepresidente iraní Mohsen Rezai por el atentado a la AMIA

El juez Rafecas y el canciller Santiago Cafiero pidieron la captura en Qatar del vicepresidente de Irán, Mohsen Rezai, acusado por el atentado a la AMIA en 1994.

elDiarioAR

0

A horas del reclamo de Cancillería argentina y en sintonía con una solicitud del fiscal Sebastián Basso, el juez Daniel Rafecas elevó un pedido de captura del vicepresidente iraní Mohsen Rezai, uno de los principales acusados por el atentado a la AMIA del 18 de julio de 1994 en el que murieron 85 personas.

La Cancillería pidió la captura del vicepresidente iraní Mohsen Rezai, acusado por el atentado a la AMIA

La Cancillería pidió la captura del vicepresidente iraní Mohsen Rezai, acusado por el atentado a la AMIA

“Se solicita la detención provisoria de Moshen Rezai otrora Comandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución -1993/1994-, actual Vicepresidente de Irán, de quien se desconocen otros datos”, dice la solicitud de “detención preventiva con fines de extradición” firmada por Rafecas.

Según el escrito del titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 3 de la ciudad de Buenos Aires, se le pidió a Qatar la captura del vicepresidente iraní y se dejó “constancia que con el Estado mencionado no existe tratado vigente de extradición por lo que se ofrece reciprocidad para casos análogos”.

“La imputación que se le formula (a Rezai), surge de su probada intervención en la reunión en la que se decidiera llevar a cabo el atentado contra la sede de la A.M.I.A.”, argumentó Rafecas en el documento, al tiempo que agrega que “su acreditada presencia en la resolución final que se adoptó el 14 de agosto de 1993 en el Consejo Supremo de Seguridad de atentar contra nuestro país, lo colocan invariablemente como otro de los personajes protagónicos del atentado que afectó a la Argentina”.

Según el juez, Mohsen Rezai “se encuentra imputado por la comisión de los delitos de homicidio calificado doblemente agravado, por haber sido cometido por odio racial o religioso y por un medio idóneo para causar un peligro común, en perjuicio de 85 víctimas, en concurso ideal con los delitos de lesiones leves y lesiones graves calificadas, en forma reiterada y daños múltiples, agravados por haber sido cometidos por odio racial o religioso (arts. 45, 55, 80 inc. 4to. y 5to., 89 y 90, ambos en función del art. 92 y 183 del Código Penal, en función del art. 2do. de la ley 23.592), todo ello en función de los arts. 2do y 3ro. de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio y arts. 6mo, 7mo, inc. 1ro., aps. a), h) y k), y art. 25, inc. 3ro. aps. a), b), c) y d) del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, perpetrados en ocasión del ataque ocurrido contra la sede de la AMIA el 18 de julio de 1994″.

La solicitud de detención fue formulada por la Unidad Fiscal AMIA (UFI-AMIA), a cargo de Sebastián Lorenzo Basso y Julio Gonzalo Miranda, y la Cancillería argentina que conduce Santiago Cafiero le dio curso por vía diplomática.

En un escrito, el fiscal Basso adjuntó dos links de medios locales que informaron que Rezai llegó a Doha el último domingo y que fue recibido por el viceministro de Relaciones Exteriores de Qatar y el embajador de Irán en ese país.

Ante el pedido de la UFI-AMIA, y luego de corroborar la información sobre la visita de Rezai a Qatar (sede del Mundial de Fútbol 2022, en el cual el 21 de noviembre el seleccionado de Irán debutará contra su par de Inglaterra), Cafiero instruyó al embajador argentino en Doha, Guillermo Nicolás, para que haga efectivo el reclamo ante la Cancillería qatarí, que “se dé cumplimiento a las alertas rojas vigentes y se detenga” al vicepresidente iraní, indicaron a la agencia Télam fuentes del Palacio San Martín.

En enero pasado el Gobierno argentino expresó su “más enérgica condena” a la presencia de Rezai, requerido por la Justicia argentina por el atentado a la AMIA, en el acto de toma de posesión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

La Argentina expresa, como también lo ha hecho en agosto pasado ante la designación de Rezai como vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, que su presencia en Managua constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido el 18 de julio de 1994″, comunicó en esa oportunidad la Cancillería.

Ese documento también indicaba que “el Gobierno argentino exige una vez más al Gobierno de Irán la cooperación de manera plena con la Justicia argentina, permitiendo que las personas que han sido acusadas de participar del atentado contra la AMIA sean juzgadas por los tribunales competentes”.

El año pasado, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores había condenado la designación de Rezai que realizó el mandatario iraní, Ebrahim Raisi

Asimismo, el juez Rafecas extendió a mitad de año la vigencia de las alertas rojas de Interpol contra los iraníes acusados por el atentado contra la sede de la AMIA. Las órdenes de captura internacional con carácter prioritario para Interpol recaen sobre Mohsen Rezai, comandante del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución entre 1993 y 1994; Ahmad Vahidi, comandante de la fuerza Al Quds perteneciente al Cuerpo de los Guardianes de la Revolución al momento del atentado; Alí Fallahijan, ministro de Inteligencia y Seguridad de Irán entre 1989 y 1997; Ahmad Reza Asghari, tercer secretario de la Embajada de Irán en la Argentina hasta el 23 de julio de 1994 (cinco días después del ataque) y Mohsen Rabbani, consejero Cultural de Irán en Buenos Aires desde el 3 de marzo de 1994 hasta 1998.

Con información de agencias.

IG

Etiquetas
stats