el plan de desinversion del gigante del entretenimiento global

El negocio del fútbol: Disney apura y espera una señal de aprobación del Gobierno en las próximas horas

Disney quiere que el gobierno apruebe hoy mismo la desinversión y no ceder los partidos de River y Boca a la televisión abierta.

Ahora Disney está apurado. El holding del Ratón Mickey, que acaba de presentar finalmente su propuesta de desinversión para atenuar su posición dominante en el mercado de las señales deportivas, no disimula el peso descomunal de sus acciones en el rubro: en su presentación, le advierte al Estado que una respuesta tardía le puede costar caro a todos los actores del negocio del fútbol. De un momento a otro, el gobierno de Alberto Fernández puede definir cómo resolver un caso alevoso de concentración global con impactos en la escena doméstica. Disney espera para hoy al menos una señal de aprobación.

La urgencia del gigante del entretenimiento contrasta con la lentitud que el propio conglomerado estadounidense que es dueño de Fox y ESPN mostró para responder a los pedidos de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia durante un año largo. Contrarreloj, corrido por el inicio del torneo de futbol local, Disney presentó una oferta para venderle a la firma MediaPRO los “contenidos fundamentales” que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) le ordenó ceder y las tres señales de deporte que fue vaciando de facto desde que The Walt Disney Company compró en 2019 Twenty First Century Fox a nivel global, en una operación que fue impugnada en países como Brasil, México y Chile. Con esa adquisición, Disney -que ya era dueño de ESPN, ESPN 2, ESPN 3, ESPN+ y ESPN Extra- se quedó con Fox Sports, Fox Sports 2 y Fox Sports 3 y pasó a controlar en Argentina el 64% del mercado. 

Hace un año, cuando elDiarioAR reveló la intención del Gobierno de lograr mayor competencia en el negocio, Disney comenzó a concentrar sus actividades en Martínez, San Isidro, y mudó a todas las figuras del show del fútbol a las señales de ESPN. Los canales de Fox pasaron a emitir enlatados y a reducir al mínimo su actividad. La única excepción era Fox Premium, dueña del 50% de los derechos de televisación del torneo local. Durante un año, el expediente estuvo demorado en Defensa de la Competencia por las diferencias entre las distintas alas del gobierno y las demoras del gigante en entregar la información que el Estado le reclamaba.

Finalmente, el 17 de enero pasado el secretario de Comercio Interior Roberto Feletti firmó la resolución 2022-11-APN y le dio respaldo al dictamen de 138 páginas que la CNDC había presentado el 23 de diciembre pasado con la orden de desinvertir y la inclusión de un mecanismo tipo ancla que obligaba a la empresa a no seguir dilatando más las respuestas: hasta que la desinversión se llevara a cabo, la fusionada estaba obligada a transmitir de manera abierta y gratuita eventos deportivos relevantes de cada una de las competencias definidas como “contenidos fundamentales” de que dispone (Libertadores, UEFA, NFL, MLB, Fórmula 1, entre otras) y transmitir bajo esta modalidad un partido de River o Boca cada fecha del torneo local de fútbol.

Según especificaba el dictamen, esos contenidos debían estar disponibles “para todas las señales de televisión abierta y paga que requieran la retransmisión”. Para evitar esta última cláusula, Disney activó sus contactos y presentó como comprador a la compañía Imagina, propiedad del grupo de origen catalán MediaPro, que acaba de ser adquirido hace cinco meses por el holding de capitales chinos Orient Hontai. Tanto dentro del Gobierno como en la industria del entretenimiento, el socio que presenta Disney para la operación divide aguas y es parte de la discusión. Mientras algunos lo consideran un competidor con intereses propios, otros lo mencionan como una firma que juega en tándem con Disney y funciona como pantalla para simular un pase de manos entre actores de múltiples vasos comunicantes.

La propuesta presentada por las dos empresas ante la CNDC incluye la sublicencia de los siguientes contenidos fundamentales de parte de Disney hacia Imagina: Copa CONMEBOL Libertadores, UEFA Champions League, NFL (Fútbol Americano), MLB (Béisbol), Fórmula 1, UFC (Lucha), WWE (Lucha Libre), Premier Boxing Champions, Liga ACB Basketball, World Rugby Seven, ATP World Tour 250 y ATP Córdoba. Además, prevé la cesión de las tres señales de TV de Fox a Imagina, la sublicencia de la marca Fox Sports, la cesión de acuerdos de distribución vigentes con los cableoperadores para que el nuevo concesionario pueda operar de forma inmediata y un acuerdo de cesión de servicios transitorios con el objetivo declarado de que Imagina entre en el mercado argentino con rapidez y eficiencia. Ese último aspecto alimenta las versiones sobre las conexiones entre Disney y MediaPro. El vínculo existe desde hace tiempo, tal como lo contó este diario hace 20 días: el holding que dirige en Latinoamérica el abogado argentino Diego Lerner ya había propuesto a la firma que ahora controlan los chinos el 27 octubre de 2021, durante una de las audiencias especiales en las que presentó su “propuesta de remedios” y como alternativa para quedarse con una porción menor de sus contenidos. 

En la presentación de los abogados de Disney, todo el esfuerzo está puesto en presentar a MediaPro como un actor que puede cumplir con todos los requisitos fijados por Defensa de la Competencia y convertirse en un competidor vigoroso en el corto plazo. 

Fuentes del mercado le dijeron a elDiarioAR que Disney y MediaPro tienen una historia de producciones en común y el personal de la compañía de origen catalán incluso trabaja en el edificio del holding estadounidense en la calle Tomkinson, en Martínez. Tabanera, el número 2 de Disney a nivel local, es considerado un hombre de máxima cercanía a MediaPro. Consultados en el Gobierno, no negaron la cercanía entre las dos empresas. “Ellos aducen que tuvieron contratos de producción pero que esos vínculos finalizaron”, le explicó a este diario un funcionario proclive a aprobar el plan de Disney.

Según publicó el sitio Data Clave, en los primeros días de noviembre el ministro de Producción Matías Kulfas y el consultor Adrian Kochen reunieron al ahora jefe de gabinete Juan Manzur con el Gerente General de Disney en Argentina, Guillermo Tabanera, y con Tatxo Benet, uno de los cofundadores de la productora española MediaPro. En esos mismos días, los dos directivos se reunieron además con funcionarios del Gobierno que cuestionan desde el inicio la megafusión. Kochen es un viejo amigo de Alberto Fernández que tiene entre su cartera de clientes a Manzur y a Lerner.

Aunque nadie lo admite de manera oficial, la discusión dentro del Gobierno se mantiene y mientras algunos sectores quieren resolver rápido a tono con las demandas de Disney, otros piden más tiempo para analizar la información y disponer del tiempo necesario -por lo menos dos semanas más- para saldar un expediente de peso que tiene a la casa matriz del holding atenta a su resolución. Más allá de que Kulfas aparece una vez más como parte del ala acuerdista que quiere aceptar ya la oferta de Lerner y la llegada de Feletti a Comercio destrabó un expediente dormido durante un año, las diferencias en este caso no son fáciles de inscribir en la repetida disputa entre albertistas y cristinistas. Tal como contó elDiarioAR, el Presidente era uno de los principales críticos de la fusión pero muchos de los funcionarios que le respondían no consideraban conveniente impugnarla y promover la competencia en un mercado en el que Disney exhibía una abierta posición dominante. Sin embargo, no solo los subordinados de Fernández tenían un oído sensible a las demandas del gigante estadounidense: también Sergio Massa, de estrechar relación con Lerner, y Santiago Carreras, el gerente de Relaciones Institucionales de YPF que representa la postura de Máximo Kirchner en el mundo del fútbol. 

Con el presidente de la AFA, Claudio “Chiqui” Tapia como actor protagónico, el negocio del futbol es un botín fabuloso que enfrentó a Disney con su competidora en el mercado local, TNT Sports, también de capitales estadounidenses. A fines de 2020, Tapia renovó el contrato con Disney hasta 2030, en una operación de lo más sorprendente: la AFA se perdió en teoría de recibir 10 millones de dólares más, los que había ofrecido Alberto Pierri, de Telecentro. El accionista principal de TNT es Turner Internacional, propiedad a su vez de la poderosa AT & T. Sin hablar en publico, los ejecutivos de Turner vieron con muy buenos ojos todo el proceso de cuestionamiento de Defensa de la Competencia a Disney. Pero según dicen en el mercado, los dos gigantes volvieron a unir fuerzas cuando la CNDC ató la desinversión a una clausula que lo obliga a televisar los partidos de River o Boca hasta tanto se resuelva el conflicto principal con la ley de Defensa de la Competencia. El proyecto del senador Oscar Parrilli para que el futbol vuelva a transmitirse por televisión abierta terminó de encender todas las alarmas en las dos conglomerados.

Faltan pocas horas para que el gobierno defina si acepta o no que el conglomerado norteamericano utilice a la firma de capitales chinos como aliado para zafar de los controles del Estado. Decida lo que decida, las dudas persistirán y la saga seguirá abierta.

A última hora del jueves, el ala critica del oficialismo se preguntaba qué independencia va a tener MediaPro de Disney si depende de sus servicios para convertirse en un jugador competitivo en el mercado. Ese sector no cree que Lerner haya renunciado al objetivo de seguir beneficiándose con los derechos de los distintos eventos deportivos que hasta hoy le pertenece. En el mercado, algunas voces herejes también desconfían y dicen que el holding norteamericano apuesta al regreso de Juntos al poder, el año que viene, para dar marcha atrás con la operación de desinversión que hoy se intenta aprobar. Fue Mauricio Macri el que dio de baja el “Futbol para Todos” de la era cristinista y recreó en 2017 el negocio tal como hoy sigue vigente: le dio la mitad a Fox y la mitad a TNT Sports.

Lerner, que solía invitar al ex presidente a las fiestas que hacía en el Haras El Dock y la chacra Manzanares, todavía lo recuerda.

DG

Etiquetas
stats