Nuevo foco de conflicto entre Cristina Fernández y Martín Guzmán: negocian la suba del "piso" de Bienes Personales

Martín Guzmán con Cristina Kirchner y Alberto Fernández

Entró en el temario del día y encendió una bomba silenciosa en el gobierno. Con Martín Guzmán fuera del país, el Senado aprobó este jueves un proyecto para elevar el mínimo no imponible de Bienes Personales, discusión que se instaló en el corazón del gobierno y tiene, además de un doblez electoral, es otro capítulo de la discusión conceptual sobre el gasto público, el incentivo al consumo y el déficit, el debate que tiene al ministro de Economía y a Cristina Kirchner como duelistas recurrentes.

Entre la tarde del miércoles y la mañana del jueves, se aceleraron las gestiones para encontrar un punto de acuerdo. Las posturas son, según reconstruyó elDiarioAR, muy antagónicas. El piso de Bienes Personales está fijado, inmóvil desde el 2018, en 2 millones de pesos. Carlos Caserio, senador del FdT por Córdoba, había presentado un proyecto para elevarlo a 8 millones pero, tras consensos entre oficialismo y oposición, la iniciativa que aprobó el Senado y debe tratarse en Diputados, fija el límite en 8 millones.

El dato no es menor. Caserio, que preside la Comisión de Presupuesto, firmó el proyecto, pero ese texto tuvo, antes, el visto bueno de Cristina Kirchner y avanzó luego en dos instancias clave: la reunión de Labor Parlamentaria donde los bloques acuerdan el temario de la sesión. José Mayans, presidente del bloque del FdT, incorporó la reforma de BIenes Personales en el temario del día y desde entonces empezó un forcejeo entre Senado y Economía para buscar un punto de acuerdo.

El argumento de los senadores era simple. "Hace más de dos años que no se actualiza el piso del impuesto y hoy un tipo que tiene una camioneta para hacer changas paga BIenes Personales. O debería pagar porque es probable, también, que ni sepa que es deudor de ese impuesto", explicó un legislador que siguió el debate en el Congreso.

Este jueves, temprano, Caserio visitó la Casa Rosada para reunirse con el jefe de Gabinete Juan Manzur. El cordobés está metido en la campaña de su provincia, donde busca -con pocas posibilidades objetivas luego del resultado de las PASO- su reelección como senador.

El miércoles, en Economía, evitaban hablar del tema que se aceleró en las últimas horas y que, según las pautas que fijó el Senado, sí o sí llegaría al recinto y derivaría en una reforma. Será necesario, ahora, que Diputados complete la sanción pero, todo indica, eso podría apurarse sin demasiado inconveniente.

De hecho, en la sesión de este jueves, el Senado aprobó el "alivio fiscal" que la Cámara baja trató esta semana y que tuvo apoyo por unanimidad. Se trata de la condonación de deuda para pequeños contribuyentes, clubes de barrio y PyMes que deben hasta 100 mil pesos. Se trató sobre tablas de manera express y se aprobó sin inconvenientes.

Con Bienes Personales la discusión, más que legislativa, era de costo fiscal y de criterio político. Economía prometió que elevaría un informe sobre el impacto de cuadriplicar, como proponía Caserio, el piso. Fue la puerta, entienden en el Senado, para buscar un punto de acuerdo que permitió modificar la cifra en un punto intermedio entre los 2 millones actuales y los 8 millones que se proponían desde el FdT. Había otro renglón sensible: la misma iniciativa planteaba triplicar el valor en el ítem de casa única de 18 a 50 millones. Quedó en 30 millones.

El contexto es, en todo los frentes, peculiar. Guzmán, como contó este diario, viene de alcanzar la meta de un déficit cercano a cero mientras Cristina, La Cámpora y el PJ territorial demanda que el Estado "abra la billetera" para ayudar a mover el consumo. La reciente reforma de Ganancias, que llevó el mínimo a 175 mil pesos, forman parte de medidas en esa dirección.

Los cambios en Bienes Personales tienen la misma lógica y van a la velocidad de la política, con la urgencia que impone la previa electoral, y no de la economía que suele tener, o querer tener, otros tiempos.

PI

Etiquetas
stats