PANDORA PAPERS - EXCLUSIVO ICIJ

De Shakira y Elton John a Ringo Starr y Bernie Ecclestone: las celebridades con sociedades en paraísos fiscales

Durante años, la cantante colombiana Shakira manejó sus negocios globales a través de paraísos fiscales, pero terminaron por causarle problemas.

Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación*

0

Shakira, Ringo Starr, Mario Vargas Llosa, Elton John, Julio Iglesias, Claudia Schiffer y Bernie Ecclestone, entre otras muchas celebridades, tienen algo en común. Todos controlan compañías offshore en las Islas Vírgenes Británicas (BVI), Panamá, Bahamas y otros paraísos fiscales para gestionar sus fortunas y disfrutar de aviones, mansiones y hasta clubes de fútbol lejos del escrutinio público y, en no pocas ocasiones, de las autoridades tributarias.

La dinámica suele repetirse: la estrella contrata los servicios de un bufete contable o jurídico que completa los trámites que le permiten gozar de los beneficios del anonimato para comprar activos y, a menudo, pagar menos impuestos. Porque, aunque declaren sus riquezas, a menudo lo hacen en lugares de tributación baja o nula, con el perjuicio social de esa decisión. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los paraísos fiscales les cuestan a los gobiernos por año entre US$500.000 y US$600.000 millones en impuestos corporativos, más otros US$200.000 millones en impuestos personales.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), los paraísos fiscales les cuestan a los gobiernos por año entre US$500.000 y US$600.000 millones en impuestos corporativos, más otros US$200.000 millones en impuestos personales.

Los nombres de varios ricos y famosos aparecen junto a los detalles de sus prácticas offshore entre los más de 11,9 millones de documentos de los Pandora Papers, la nueva filtración global del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) que integra elDiarioAR junto a La Nación e Infobae.

Shakira

Shakira se destaca entre esas celebridades. Entre otros motivos, porque ya tropezó con la piedra offshore. Durante años, la cantante colombiana manejó sus negocios globales a través de paraísos fiscales, pero terminaron por causarle problemas. En julio de este año, un juez español concluyó que había evidencias suficientes para que sea juzgada por la presunta evasión de US$16,4 millones entre 2012 y 2014. Y según la agencia a cargo de sus relaciones públicas, la cantante ya pagó los impuestos adeudados en cuanto supo de esa deuda.

Pandora Papers muestran formularios de solicitud para tres compañías offshore a nombre de Shakira a partir de 2019, a medida que avanzaba la investigación fiscal. Estos documentos se utilizan normalmente para incorporar nuevas empresas, pero representantes de Shakira dijeron en un comunicado al socio de medios del ICIJ La Sexta que las empresas se incorporaron muchos años antes, antes de que Shakira fuera residente en España, y que los formularios eran parte del proceso. de transferir las empresas a otro despacho de abogados para su disolución. Dijeron que las empresas no tienen ingresos ni actividades.

Sus representantes también le dijeron a El País, un socio de medios del ICIJ, que la cantante utilizó compañías offshore porque la mayoría de sus ingresos provienen de fuera de España y que las autoridades fiscales españolas conocen todas sus empresas. Shakira parece seguir los pasos de Julio Iglesias, el cantante devenido titán inmobiliario que con una fortuna estimada en US$936 millones controla más de 20 compañías, como “G-450 Holding Limited”, también en las Islas Vírgenes Británicas. Pero en su caso, el cantante español las colocó a nombre de su abogado, Russell L. King, según detalló la firma de servicios corporativos y societarios, Trident, en un correo electrónico corporativo que forma parte de los Pandora Papers.

Ocho de esas compañías offshore, por ejemplo, sirvieron para que Iglesias comprara propiedades en Miami y los alrededores desde 2008, según pudo verificarse en los registros de la propiedad inmueble de esa ciudad, al igual que en un pequeño enclave del estado de Florida llamado “Indian Creek Island”, más conocido como “el búnker de los billonarios”.

Consultado por The Miami Herald, socio de ICIJ en esta investigación, King se abstuvo de dar detalles. Dijo que no tenía “la libertad para discutir cualquier contacto que pueda haber tenido con clientes actuales o del pasado”.

El Caballero inglés

Elton John tampoco se queda atrás. El caballero del Imperio Británico acumula una fortuna de US$530 millones y controla una docena de compañías en Islas Vírgenes Británicas que reciben dividendos provenientes de sus muchas fuentes de ingresos. Pero con una particularidad, varias de esas sociedades llevan los nombres de los shows que demostraron su talento: “WAB Lion King Ltd” o “HST Billy Elliot Ltd”, entre otros.

De acuerdo con su representante, Elton John tendría todo declarado ante las autoridades tributarias del Reino Unido. Pero en su caso, su objetivo no sería pagar menos impuestos, sino la discreción de sus operaciones comerciales, según el profesor de práctica contable en la Escuela de Administración de Empresas de la Universidad de Sheffield, Richard Murphy.

Mansiones, aviones y un club

Ringo Starr, con una fortuna estimada en alrededor de US$400 millones, creó dos sociedades en las Bahamas para comprar propiedades, incluyendo una mansión en Los Ángeles que quedó a nombre de “Rectory Holdings Ltd”. También montó al menos cinco fideicomisos en Panamá, tres de los cuales se vinculan a pólizas de seguro con sus hijos como beneficiarios, más otro que concentra sus ganancias por regalías y actuaciones en vivo. Consultados por ICIJ, sin embargo, sus representantes declinaron responder preguntas.

El otrora referente ineludible de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, recurrió a los paraísos fiscales para comprarse un club de fútbol en Londres. Fue tras lidiar con una investigación tributaria en el Reino Unido durante nueve años y pagar US$100 millones en 2014, en Alemania, para quitarse un juicio por sobornos.

Ecclestone, junto al ex dueño del equipo Renault en la F1, Flavio Briatore –quien fue condenado por evadir US$5,5 millones en 2018-, utilizó una compañía de Islas Vírgenes Británicas llamada “Sarita Capital Investment” para comprar el Queens Park Rangers en 2007 por US$28,2 millones.

Consultado por ICIJ, Ecclestone no dio mayores precisiones sobre la operación comercial. Afirmó que participó como un favor que le hizo a Briatore y que su nombre se usó para atraer potenciales inversores. Briatore, en tanto, no respondió los llamados.

Vargas Llosa y regalías discretas

Distinto es el caso de Vargas Llosa. El escritor recurrió a “Melek Investing Ltd”, una sociedad también constituida en Islas Vírgenes Británicas, para invertir las regalías de sus libros en “acciones y bonos”. Consultado por el diario El País de España, su representante confirmó la información, aunque aclaró que la declaró ante el fisco y la cerró en 2017.

La ex supermodelo Claudia Schiffer también respondió las preguntas de ICIJ a través de sus abogados. Dijo que declaró todas sus operaciones offshore –con, por ejemplo, “Brewer Finance Limited” o “Crimson Rosella Finance Limited”- ante las autoridades tributarias del Reino Unido, incluidas sus seis compañías y un fidecomiso, todo registrado en Islas Vírgenes Británicas.

Editado por el equipo argentino de ICIJ.

Pandora Papers es una colaboración global entre elDiarioAR y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (@ICIJorg) sin fines de lucro. Si te gusta el periodismo como este, haz una donación al ICIJ para apoyarlo.

En elDiarioAR creemos que la sociedad necesita información confiable guiada por el interés público. Por eso nos comprometemos a publicar artículos elaborados con rigurosidad y profesionalismo, para sostenerlo necesitamos el apoyo económico de las y los lectores. Para apoyarnos, podés asociarte en este link.

ED

Etiquetas
stats