Gira Europea

Sin temario fijo y con intrigas, Francisco "abre" el Vaticano para verse con Fernández

Francisco y Alberto Fernández

- A Alberto le puede ir mal con Macrón o con Draghi. ¿Y quien se entera? El problema es si le va mal con Francisco. En las casas humildes, en las villas, hay fotos de Francisco no de Macron. Y esos son, además, votantes peronistas.

Dicho así, tal como lo desmenuzó una voz oficial, Alberto Fernández se juega la suerte de su viaje de casi una semana por Europa en la charla que tendrá este jueves, a las 9:30 hora del Vaticano, con Francisco en el estudio del Aula Paulo VI. Es un reducto atípico para las bilaterales pero el Papa ya lo usó, más de un lustro atrás, para recibir a Cristina Kirchner.

Hay, sin embargo, un argumento peculiar. Este jueves 13 de mayo es un "super feriado" vaticano y tanto Santa Marta como el Palacio Apostólico están cerrados no sólo por ser el día de la Vírgen de Fátima sino, además, porque este año ocurre lo que pocas veces se da: coincide con el día de la Ascensión, celebración rotativa como las Pascuas que ocurre 40 días después del domingo de resurrección.

"Francisco lo recibe un día inusual, no es un gesto menor", explican en el entorno presidencial quizá buscando magia en los detalles, una movida en el ajedrez de las interpretaciones políticas sobre las actitudes y las palabras del Papa, esa ciencia imprecisa tan ejercitada entre argentinos. Las minucias vaticanas suelen ser combustible para todo tipo de lecturas, una quiromancia basada en pasiones.

"Yo hablo con el Papa mucho más de lo que se sabe. ¿Saben porqué? porque no quiero que cada vez que hablo se especule, ni quiero que lo metan en temas de política local. El Papa es un referente del mundo, ya no nos pertenece", contó el Presidente en una charla con sus colaboradores cuando lo consultaron sobre el encuentro de este jueves.

El de este jueves será el reencuentro público entre Fernández y el papa Francisco luego de la aprobación del aborto legal en Argentina, a partir de un proyecto impulsado por el Ejecutivo, sanción en la que el presidente se involucró de lleno en la búsqueda de los votos necesarios para su aprobación.

Ese asunto, muy cuestionado por la Iglesia argentina, para el gobierno está saldado. "Alberto le había dicho antes, como candidato que impulsaría esa ley, les dio sus motivos, y así fue", cuentan en el entorno presidencial. Si es así o no, habrá que adivinarlo en las gestualidades.

Si la intención de alguien era que el tema quede en el olvido, Emmanuel Macron atentó contra eso: en la dedicatoria del libro que le obsequió con motivo de su visita, el presidente francés recordó que su amigo Fernández "cumplió su "promesa de otorgar a los argentinos el derecho al aborto consiguiendo una votación histórica". Un mensaje que el Presidente atesorará.

"Francisco lo recibe un día inusual, no es un gesto menor", explican en el entorno presidencial quizá buscando magia en los detalles

Aunque no hay temario oficial, desde la comitiva se anticipó que se abordará el planteo para liberar las patentes de las vacunas contra el Covid-19, postura que Fernández expuso en público en varias instancias internacionales luego de una conversación con Francisco.

Vino Beliz

El miércoles, al atardecer italiano, llegó Gustavo Béliz, una figura que Fernández tiene en su mesa chica. El secretario de Asuntos Estratégicos tenía previsto subirse a la gira desde el principio pero que luego decidió participar solo del tramo Roma/Vaticano donde, más que la cumbre con el Papa, está involucrado con el seminario que comenzará este viernes y del que, entre otros, participarán la titular del FMI Kristalina Georgieva, la secretaria del Tesoro de EE.UU., Janet Yellen -por Zoom-, el Premio Nobel Joseph Stiglitz, padrino acadméico y conceptual de Guzmán, y entre otros Jeffrey Sachs, que el año pasado tuvo una videoconferencia con Fernández:, gestionada por el ministro de Economía que lo llama "Jef".

Martín Guzmán, el ministro de Economía, será otro de los disertará en el encuentro organizado por la Pontificia Academia de Ciencias, que dirige el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, cuyo título es “Dreaming a better restart” (Soñando un mejor comienzo), sobre la base del planteo del papa Francisco respecto a un giro en la economía internacional. La participación de Guzmán es, hasta ahora, la única actividad oficial que se contempla para el viernes aunque se da por hecho, aunque sin confirmación, que Fernández se verá con Georgieva.

Hay, ahí, un hilo delgado que genera intrigas sobre si la bilateral con el Papa puede aportar alguna sorpresa o, más específicamente, ser la antesala de alguna definición en la que haya colaborado Francisco aunque no sea, luego, parte del hecho. Piezas sueltas pueden armar un rompecabezas: el seminario sobre un "reinicio" de economía, el llamado de Fernández a "cambiar las reglas" del FMI, el rol de Sánchez Sorondo, la exposición de Georgieva y la coincidencia de la gira presidencial por Europa con la visita, en feriado, al Papa justo un día antes de la disertación de la titular del Fondo.

Fernández llegó este miércoles al atardecer a Roma y fue recibido por el embajador argentino Robertino Carlés y por el monseñor Guillermo Karcher, el obispo argentino de larga historia en el Vaticano.

PI

Etiquetas
stats