Chano Charpentier: el duro relato de su mamá y el pedido para modificar la ley de Salud Mental

Chano pelea hace 20 años contra sus adicciones, contó su mamá ante legisladores.

0

Con la voz entrecortada y delante de un grupo de legisladores, la mamá de “Chano” Charpentier contó lo difícil que es acompañar la pelea de su hijo contra la adición a las drogas y reclamó una modificación a la ley de Salud Mental para permitir a familiares poder internar a personas contra su voluntad.

Imputaron por "lesiones gravísimas" al policía que le disparó a "Chano" Charpentier

Imputaron por "lesiones gravísimas" al policía que le disparó a "Chano" Charpentier

“Mi hijo intentó escaparse del Otamendi desnudo con un calzoncillo y una batita”, dijo sobre la última internación de su Chano, la semana pasada, en el sanatorio Otamendi.

Marina Charpentier fue convocada para participar de un a jornada de reflexión al cumplirse los 11 años de la sanción de la Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657.

“Se quería escapar porque ya estaba bien, porque hacía 48 horas que no consumía, porque estaba más o menos entero. Él creía estar bien. Yo sé que no está bien, yo sé que está muy enfermo, que no puede dejar de consumir porque solo no se puede”, continuó la mujer ante un grupo de legisladores, especialistas y familiares de personas con adicciones.

La ley de Salud Mental establece que las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de salud mental, en tanto el artículo 20 señala que la “internación involuntaria de una persona debe concebirse como recurso terapéutico excepcional en caso de que no sean posibles los abordajes ambulatorios”. El artículo agrega además que “solo podrá realizarse cuando a criterio del equipo de salud mediare situación de riesgo cierto e inminente para sí o para terceros.

“Yo no sé qué van a hacer con esta ley pero el artículo 20 hay que cambiarlo. Y una persona adicta tiene su voluntad tomada por la sustancia y no puede decidir con su sano juicio qué es lo bueno y lo malo para él”, aseguró la mamá de Santiago “Chano” Charpentier, quien en julio del año pasado recibió un disparo por parte de un policía mientras cursaba un brote psicótico.

“¿Qué orden de allanamiento debo tener para salvarle la vida a mi hijo? Mi hijo consume solamente marihuana, el THS altera el funcionamiento del cerebro, hay ruido neuronal, genera alucinaciones, pánico”, se quejó la mujer sobre las dificultades que debe afrontar para internar a su hijo. Y luego enfatizó: “Está lleno de madres que no tienen prepagas, que no tienen nada. Imagínense si a mí me hacen esto, que saben que puedo estar en los medios diciendo esto, qué les espera a las otras madres”.

Charpentier se quejó de que la Policía requiera de una orden de allanamiento de un juez para intervenir en casos de brotes psicóticos como el de su hijo.

La Ley Nacional de Salud Mental N| 26.657 dedica todo su capítulo VII a la estipulación de las internación, tanto voluntaria como involuntaria. En el caso de esta última, la norma estipula que sólo se puede hacer cuando el equipo de salud determina que hay una situación de riesgo cierto e cercano para quien atraviesa un padecimiento de salud mental o para terceros. También es necesario que en esa situación no haya otra posibilidad más eficaz para el tratamiento de la persona. A su vez, indica que la internación debe notificarse en un plazo de diez horas al juez y al Órgano de Revisión de Salud Mental.

Quien es internado en contra de su voluntad tiene derecho a estar asistido por un abogado, privado o provisto por el Estado. El juez actuante debe pedir informes de salud cada treinta días como máximo. 

Por otra parte, la limitación de las visitas debe ser excepcional y debidamente fundada por el equipo interdisciplinario interviniente. La institución receptora debe garantizar al paciente comunicación con su familia y allegados si así lo requiere.

Con información de Télam

Etiquetas
stats