ABUSO SEXUAL EN LA IGLESIA

Condenan a un sacerdote a 15 años de prisión por abusar de niños de entre 3 y 5 años

Mattiussi, durante una de las jornadas del juicio en que fue condenado a 15 años de prisión

0

El sacerdote Tulio Mattiussi, de 49 años, fue condenado hoy a 15 años de cumplimiento efectivo por el abuso sexual de cinco niños de entre 3 y cinco años que asistían al jardín religioso que él mismo dirigía, en la ciudad de San Pedro, en el norte de la provincia de Buenos Aires.

Abusos en el jardín en San Pedro: La Fiscalía pidió 28 años para los acusados

Abusos en el jardín en San Pedro: La Fiscalía pidió 28 años para los acusados

Además del cura, también fueron condenados el portero Anselmo Ojeda, de 61 años.

Tanto el cura como el portero permanecerán con arresto domiciliario, mientras que su defensa anunció que apelarán la sentencia. Ambos fueron condenados por por el delito de “abuso sexual simple agravado”, ya que los niños estaban a su cargo.

Así lo resolvió este martes el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 2 de San Nicolás, que también decidió absolver a la preceptora María Luján Rubíes, de 54 años, acusada por los mismos delitos.

Los hechos ocurrieron en 2017 en el jardín Belén de San Pedro, y según determinó la justicia fueron de forma colectiva e individual. En diciembre de ese mismo año los padres presentaron la denuncia. Un año más tarde, lograron que la justicia ordenara la detención de Mattiussi y Ojeda. Meses después, el sacerdote fue liberado y el portero continuó con prisión domiciliaria.

La condena impuesta por el tribunal dista bastante de los que habían pedido el fiscal y los padres de las víctimas. La semana pasada, en su alegato final, el fiscal del juicio, Hernán Granda, solicitó la pena de 28 años de prisión para los tres procesados, en tanto que la querella pidió 33 años.

El tribunal presidido por María Elena Baquedado e integrado por los jueces Alejandro López y María Belén Ocariz, consideró que “se encuentran debidamente probados los hechos”, pero redujo casi a la mitad la pena y concedió el beneficio de la duda paa Rubies a quien finalmente absolvió.

A lo largo de las nueve jornadas que duró el juicio más de 60 testigos declararon ante el tribunal.

Durante su alegato, el fiscal recordó que la primera señal de alarma fue una serie de síntomas inexplicables y cambios abruptos de conducta en las víctimas, cuatro nenas y un nene.

“Los chicos lloraban mucho, niños que habían logrado el control de esfínteres de repente lo perdieron. También se produjeron cambios de carácter: se volvieron introvertidos, empezaron a presentar resistencia a ir al jardín, a tener actitudes de enojo o violencia, a manifestar temor por la vida de sus padres y a tener un comportamiento sexual atípico con lenguaje no acorde a su edad” dijo.

Además de eso cambios en sus actitudes, los padres comenzaron a notar signos clínicos, como vulvovaginitis en las nenas, fiebre, vómitos a repetición y otras manifestaciones que no tenían relación con algún diagnóstico específico.

Pero a pesar de la contundencia de las pericias, el juicio tuvo un giro inesperado el pasado 13 de mayo, cuando el padre de una niña que asistía al jardín se quebró ante el Tribunal y  aseguró que el cura se encontraba en el lugar cuando se cometían los abusos, lo que contradijo declaraciones de otros testigos que indicaban que no estaba allí, según informó entonces la agencia Télam.

Tras ese testimonio, la defensa decidió retirar una larga lista de testigos que tenía preparada para declarar este viernes, reduciendo a siete los oradores, por lo que la lectura de alegatos que estaba prevista para el lunes se concretará esta tarde, y se espera que en un plazo de diez días se realice la lectura del veredicto.

Así, la principal línea de investigación de la Justicia se dirigió a demostrar que el personal era el encargado de llevar a los niños al baño o la cocina del jardín, donde los esperaba el sacerdote para manosearlos.

Etiquetas
stats