“Me contagié de Covid y me obligaron a volver”: trabajadores precarizados denuncian incumplimiento de protocolos

Empleadores no avisan a las trabajadoras de casas particulares que están contagiados de Covid y las hacen trabajar sin protección

“Trabajo en Coto y cuando me contagié de Covid, me obligaban a volver a trabajar antes de que se cumplan los días de aislamiento. A mis compañeros que eran contactos estrechos y presentaban síntomas no los dejaban aislarse hasta que tuvieran un hisopado positivo, yendo a trabajar sintiéndose mal”, contó Miguel (cuya identidad es reservada) en diálogo con elDiarioAR. Mariana trabaja en Aegis, un call center internacional, y cuando estuvo enferma la obligaron a trabajar desde su casa. “A compañeros con síntomas no los dejan faltar para hisoparse. Si lo hacen, la compañía les descuenta el día”, relató.

Trabajadores de la gastronomía, supermercados, apps de delivery, call center o trabajadoras de casas particulares denuncian que sus jefes les exigen la presencialidad o el trabajo remoto pese a ser caso positivo de Covid-19 o presentar síntomas compatibles con la infección. Les quitan días de vacaciones, los intiman a volver antes de terminar sus aislamientos o les descuentan parte de sus salarios. Desprovistos de herramientas o precarizados, muchos ceden por el temor a perder su puesto laboral y fuente de ingreso.

El protocolo actual del Ministerio de Salud establece que todo caso confirmado de Covid-19 debe aislarse 7 días desde el inicio de síntomas con vacunación completa y 10 sin vacunación o una sola dosis. Por contacto estrecho, quienes tienen 3 dosis no deben aislarse. Con dos, prueba de antígenos entre el día 3 y 5 y cuidados extremos. Con una o sin inmunizantes, 10 días de cuarentena.

No se cumple. “Estoy hace cinco días acá adentro por contacto estrecho. Si sabía que estaban contagiados no venía”, escribió Marta, una trabajadora de casa particular en su Facebook. “A mi no me avisaron nada. Gracias a Dios escuché que mis empleadores murmuraban. De tanto preguntarles, ella me confesó que sus dos hijas estaban con Covid. Le pregunté cómo seguíamos y me dijo que seguíamos igual”, contó también Mirtha. Dos denuncias de las decenas por día que recibe la Asociación de Trabajadoras del Hogar y Afines (ATHA), el sindicato de uno de los rubros más precarizados y feminizados. La situación se multiplica al ritmo del aumento de casos, y lo mismo ocurre con otros sectores, que presentan altos índices de informalidad.

En el caso del empleo doméstico, la informalidad laboral crece a más del 77%, y la exposición al virus es alta. María Matilde Britez, secretaria gremial de ATHA, advirtió que muchos empleadores no proveen a las trabajadoras de elementos básicos de cuidado, como barbijo, guantes o máscara. En ocasiones, “las empleadas anuncian que están contagiadas, y las familias les piden que recuperen los días en los que estuvieron enfermas”.

“Es una forma de abuso. Hay miles de denuncias de compañeras a las que no les avisan que los hijos de la familia están contagiados, o los empleadores mismos, y las hacen ir a trabajar igual. Ocurre también que se agarran de que con tres vacunas, nadie tiene que hacer aislamiento. Lo cuenta una y lo cuentan todas. Si le pasa a una, las otras empiezan a hablar y contar situaciones parecidas”, comentó a elDiarioAR.

Trabajadores de call centers tomaron medidas por bajos salarios, falta de protocolos de higiene y prevención contra el coronavirus. Días atrás realizaron una asamblea en la que relataron cómo “los jefes les tomaban la fiebre varias veces hasta que le bajara y así entrar, trabajar enfermos y contagiar a sus compañeros es lo que ofrecen las empresas”. “Te llaman por teléfono para que te conectes mientras estás aislado, y si no corrés el riesgo de que te echen. Como si fuera poco, ya comenzó a circular que las ART no se harán cargo del Covid -19 como enfermedad laboral. Reclaman las empresas que aún se bajen más los días de aislamiento”, aseguraron jóvenes según publicó LaIzquierdaDiario.

La Red de precarizadxs, una agrupación de jóvenes de izquierda, reúne denuncias y testimonios de empleados no registrados que sufrieron situaciones similares. También sucede en el ámbito registrado. Sofía trabaja en una guardia privada de urgencias y en esta tercera ola de Covid, varios compañeros médicos se contagiaron. “Todos con síntomas, pero desde recursos humanos los llamaron varias veces para que vayan a trabajar, antes de terminar el aislamiento”, alertó a este medio.

Quién responde a las denuncias

Días atrás, el Ministerio de Salud difundió recomendaciones de vuelta al lugar de trabajo para casos positivos de coronavirus o contactos estrechos, recordando los días de aislamiento según la cantidad de vacunas aplicadas. “En todos estos casos, los empleadores y empleadoras deberán garantizar las condiciones de higiene y seguridad establecidas por el Ministerio de Salud para preservar la salud de las trabajadoras y de los trabajadores. Así como desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social se intervendrá cuando corresponda de acuerdo a las recomendaciones sanitarias”, dice el comunicado.

De acuerdo a la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), las denuncias por incumplimiento de protocolos “deben ser realizadas ante las autoridades locales en orden a que intervengan en el ámbito de su competencia y conforme los lineamentos epidemiológicos y las normas dispuestas en la jurisdicción o las autoridades nacionales correspondientes”.

El Gobierno “cede a presiones empresarias”, cuestionó la izquierda

El diputado nacional por el Frente de Izquierda Nicolás del Caño compartió en sus redes sociales testimonios de personas, a las que por contacto estrecho o síntomas, les exigieron presencialidad o no respetar los días pautados de aislamiento.

En este sentido, el legislador cuestionó en conversación con este medio que el cambio en los protocolos de aislamiento al advertir que “si después de los 7 días con síntomas, hay 3 días más de cuidados extremos, es porque están reconociendo que se necesitan más días y el Gobierno está cediendo a esta presión de empresariado de no perder ni un centavo de su ganancia a costa de los trabajadores y trabajadoras, obviamente los más precarizados”.

“Es importante que existan protocolos adecuados en los lugares de trabajo o en comisiones de seguridad e higiene que estén integradas por los propios laburantes y de esa manera se garantice que sean acordes a la emergencia sanitaria que se está desarrollando. Que contrariamente a lo que ha hecho el Gobierno de ceder a estas presiones y establecer criterios en función de la ganancia de los empresarios, sea en función de la de las necesidades de cuidado sanitario de los trabajadores en el conjunto de la población, no realmente de contagio.”, analizó.

Muchos mensajes que llegan, contó, son de trabajadores de locales de comidas rápidas. Florencia trabaja en un local de la cadena Burger King y con tres días de síntomas compatibles, el hisopado dio positivo de Covid-19- “Desde mi puesto de trabajo y desde la clínica que depende del sindicato de pasteleros -pues soy una trabajadora de Burger King-, me dijeron que pasado mañana debía reintegrarme al laburo 'extremando los cuidados'. Hoy, a un día de tener que volver a trabajar, sigo con fiebre y tos”, escribió en LaIzquierdaDiario.

Los trabajadores de las apps de delivery directamente están desamparados. “Fui uno de los tantos repartidores que dio positivo por Covid durante el aislamiento. Lo comuniqué a la empresa y la única respuesta que tuve (robótica y explotadora) fue: ’Esperamos verte de nuevo pronto en las calles repartiendo’ ”, contó Guillermo de PedidosYa.

EM

Etiquetas
stats