Otra señal de distensión: un encuentro Nación-CABA para reforzar los controles de circulación

Sabina Frederic y Marcelo D'Alessandro, ministros de Seguridad de Nación y provincia, junto a funcionarios de ambos distritos.

elDIarioAR

0

Hubo, una semana atrás, una dura carta del ministerio de Seguridad nacional a la Ciudad de Buenos Aires con reproches por la falta de controles para hacer cumplir las restricciones de circulación. Fue, por escrito, la queja que venía de antes y motivó, en parte, la decisión de Alberto Fernández de disponer, de manera unilateral, un endurecimiento en horarios comerciales de circulación, paquete que tuvo como eje la suspensión de las clases presenciales.

Luego de aquellos cruces, la ministra de Seguridad Sabina Frederic se reunió con su par porteño, Marcelo D’Alessandro, para ajustar los controles para el cumplimiento de las restricciones establecidas por el DNU presidencial. La reunión, ocurrida este miércoles, opera en clave política y puede anotarse como otra señal de distensión entre la Casa Rosada y CABA, deshielo que empezó el martes con una reunión entre Santiago Cafiero, Felipe Miguel y Carlos Bianco, los jefes de Gabinete nacional, porteño y bonaerense.

Hace quince días, Frederic presentó un informe en una reunión de ministros donde detalló que en CABA había escasos controles. La semana pasada, el secretario de Articulación Federal Gabriel Fuks, envió una nota a D’Alessandro indicando que habían recibido denuncias de falta de controles y le pidió que se mejore ese proceso.

Unos días antes, en medio de la pulseada por las clases presenciales, el vicejefe de gobierno Diego Santilli aseguró que de más de 4000 mil comercios gastronómicos, sólo se habían detectado seis infracciones. El dato generó sorpresa en el gobierno nacional que lo entendió como la admisión, en la práctica, de la falta de fiscalización.

El cuestionamiento de Nación fue operativo: apuntó a que la policía de la ciudad tiene 28 mil efectivos para 2,8 millones de habitantes, lo que hace una media de 1 policía cada 100 habitantes: supone un nivel de despliegue suficiente para tener controles rigurosos sobre el cumplimiento de las restricciones horarias y comerciales que dispone el último decreto presidencial.

Ese panorama cambió; el fin de semana se incrementaron las inspecciones. De ahí surgió la reunión entre los ministros de la que participaron, también, Fuks, el secretario de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, el secretario de Transporte y Obras públicas en la Ciudad, Juan José Méndez, y el subsecretario de Gestión de la Movilidad, Gastón Galardi.

Analizaron datos y escenarios, y según fuentes oficiales "se acordó un mayor control en los ingresos a las estaciones terminales y en los distintos centros de transbordo distribuidos por toda la Ciudad". Habrá, además, una readaptación del sistema de denuncias de incumplimiento: la recepción de denuncias al número 134 se derivarán al sistema 911 que es "monitoreado por la Ciudad y así poder actuar con mayor rapidez".

Para mejorar los controles de vehículos y transporte de pasajeros, se analizó "encauzar la circulación en los controles ya establecidos" y la posibilidad de "restringir, en determinados horarios, los accesos a la Ciudad que se desprenden de la avenida General Paz". Este punto está en análisis y consiste en cerrar algunas bajadas de la General Paz para concentrarlas en puntos de ingreso donde haya controles de fuerzas federales y de policía de la Ciudad.

PI

Etiquetas
stats