Opinión

¿Cómo, dónde y por qué volvieron a subir los casos de Covid-19?

Recién casados se retiran el martes de un registro civil de Capital Federal / Los casamientos comenzaron a ser habilitados en octubre en distintas provincias del país

0

Se encendieron las alarmas. Luego de una fuerte y sostenida reducción de casos en el Gran Buenos Aires desde fines de agosto, los contagios diarios parecen haber encontrado un piso y, más puntualmente, en la Ciudad de Buenos Aires (CABA) hay signos claros de que vuelven a crecer.

Ocurre en medio de una semana atípica, que tuvo dos días feriados, lo que en general afecta la carga y el procesamiento de datos, un factor que hace más difícil analizar la media de 7 días. Así las cosas, es preferible ver la media de 14 días para verificar el cambio de tendencia.

Sobre ese registro, se observa que CABA encuentra el límite en la reducción en torno a los 300 casos diarios, con un incremento en los últimos días desde 290 a 320 contagios.

En el caso del conurbano, los casos se estabilizan en 900 diarios, aún no empezaron a subir, pero en general el primer y segundo cordón replican el comportamiento que muestra la Ciudad con un par de semanas de retardo.

Distinta es la situación en el resto del país, que con distintas dinámicas empezó la reducción de casos en octubre, 2 meses después del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y continúa aún con la misma tendencia.

Son distintas realidades. En la Patagonia, donde el factor estacional colabora menos, sigue siendo la región con más casos por habitante mientras que Santa Fe es la provincia “grande” que, aun bajando los contagios, sigue en valores muy elevados. Córdoba, Mendoza y Tucumán mostraron fuertes mejorías.

El Noroeste muestra, en general, una clara pendiente decreciente, con provincias como Salta y Jujuy que llegaron a un alto porcentaje de la población que ya tuvo contacto con el virus. El Noreste, con Chaco y Corrientes en valores aún muy altos. San Juan es otra jurisdicción que aún no muestra una marcada reducción.

En este tiempo de baja de casos en el AMBA, la pandemia dejó de tener la preponderancia que tuvo en los grandes medios “nacionales”, dejó de ser el tema, a pesar de las distintas realidades epidemiológicas en el país.

Si no pasa en Buenos Aires, siempre resulta más difícil visualizar distintas realidades.

Tendencias

La idea de que “la vacuna ya está” llevó a mucha gente a relajarse en los cuidados, los casos empezaron a bajar casi mágicamente y la percepción de que “lo peor ya pasó” se instaló en la sociedad. 

¿Por qué bajaron los casos? Por un delicado equilibrio: porque mucha gente se sigue cuidando, porque hay un alto porcentaje de personas ya contagiadas que generó anticuerpos, más la cuestión estacional: el virus no tiene estacionalidad pero sí lo tiene el comportamiento humano. Las actividades al aire libre y en ambientes ventilados son grandes aliados para hacerle más difícil el trabajo de propagación del virus.

Las dificultades aparecen cuando no entendemos la responsabilidad individual y social. Siempre encontramos para descargar culpas en otros y desentendernos de nuestro rol central para contener al virus.

Está claro, por lo que pasa en el Hemisferio Norte y en la mayoría de los países vecinos, que la llegada de una segunda ola es inevitable, aún con la vacuna, que permitirá bajar la letalidad protegiendo a la población en riesgo, pero no así los contagios.

Los cuidados cotidianos serán nuestro principal aliado para evitar nuevos cierres y restricciones a la actividad social y económica, el uso del barbijo, la distancia física, la ventilación de ambientes, las reuniones al aire libre y dejar un espacio temporal entre reunión y reunión son algunas de las cosas que vinieron para quedarse por un tiempo.

Esa es la receta para las fiestas de fin de año: evitar reuniones previas desde ahora, cuidar a las familias y pasemos las fiestas en paz, preparándonos para un 2021 que seguramente será un gran año.

Etiquetas
stats