Un estudiante de escuela privada en Argentina tiene más posibilidades de graduarse que uno de una pública.

elDiarioAR


0

La desigualdad educativa entre las escuelas secundarias estatales y las privadas no es una novedad en las aulas argentinas. Está demostrada en los resultados de las pruebas internacionales y también en la práctica. Un nuevo informe confirma, una vez más, la brecha entre las y los estudiantes a la hora de egresar: sólo se gradúan el 36 por ciento de quienes ingresan a escuelas estatales y en privados, el 63 por ciento. 

Sólo el 16% de los estudiantes terminan el secundario en el tiempo previsto y con conocimientos satisfactorios de Lengua y Matemática

Sólo el 16% de los estudiantes terminan el secundario en el tiempo previsto y con conocimientos satisfactorios de Lengua y Matemática

El estudio tomó en cuenta los 848.303  alumnos que comenzaron primer año del colegio secundario en 2014. Sólo 366.137, es decir el 43,2%, lo finalizó seis años después, en 2019. Es la conclusión del reciente informe del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano. El informe se basa en la última información disponible del Ministerio de Educación, explican desde la institución. 

La cifra ya es elocuente sobre los problemas de la escuela media en Argentina, pero se acentúa al tomar en cuenta que las escuelas secundarias de gestión privada graduaron, en el período analizado, al 63,8 por ciento de sus alumnos, mientras que el sector estatal lo hizo apenas con el 36,1 por ciento. “Es el verdadero mapa de la desigualdad educativa”, explican desde el CEA.

“A pesar de que la matrícula de nuestro nivel secundario creció, como también lo hizo la cantidad de egresados, es necesario que ese crecimiento sea equitativo y no distinga por el nivel socioeconómico de nuestros estudiantes”, indicó Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano.

Incluso, el análisis difiere cuando se enfoca en cada uno de los distritos de Argentina. Por ejemplo, La Rioja graduó al 58 por ciento de sus alumnos secundarios en el lapso estudiado; la ciudad de Buenos Aires lo hizo con el 54 por ciento, y San Luis, con el 52 por ciento. Mientras tanto, en Santa Fe esa cifra fue de apenas 31 por ciento; en Santa Cruz, de 35 por ciento, y en Salta, de 36 por ciento.

Si se presta atención a las cifras relativas a los diferentes sistemas de gestión, se confirma que, en todas las jurisdicciones, las escuelas de gestión privada muestran una mayor relación entre graduados secundarios e ingresantes, respecto de las escuelas de gestión estatal. La comparación más extrema se da entre el 88% de los estudiantes graduados por las escuelas privadas de San Luis y el 24% de los correspondientes a las escuelas estatales de la provincia de Santa Fe.

“Es necesario eliminar las diferencias respecto de la cantidad de estudiantes que comienzan y culminan el nivel secundario en el tiempo esperado, además de garantizar la calidad de su nivel de conocimiento. De esta manera, se producirá un importante avance hacia la justicia social y la igualdad de oportunidades, favoreciendo así la disminución de nuestra pobreza”, completa el director del CEA.

“La matrícula de nuestro nivel secundario creció como también lo hizo notablemente la cantidad de egresados de este nivel educativo. Sin embargo, es necesario que este crecimiento sea equitativo y no distinga ni por provincias ni por el nivel socioeconómico de nuestros estudiantes, eliminando las diferencias manifestadas en estos indicadores, principalmente en lo que respecta a la cantidad de estudiantes que comienzan y culminan el nivel secundario en el tiempo esperado, además de garantizar la calidad de su nivel de conocimiento. De esta manera, se producirá un importante avance hacia la justicia social y la igualdad de oportunidades, favoreciendo así la disminución de nuestra pobreza”, concluye el informe.

PP

Etiquetas
stats