Entrevista

Marisa Graham: “Los niños hablan por lo que dicen pero también por lo que callan”

Marisa Graham, impulsa defensora de niñas, niños y adolescentes en todo el país

El allanamiento a la periodista Manuela Calvo en La Rioja puso en relieve el caso de la niña Arcoiris, de seis años, y la revinculación forzada que sufre tras las denuncia contra su abuelo paterno por abuso sexual. La periodista realizaba una investigación sobre ese proceso en particular y de las medidas judiciales que obligan a niñas y niños a volver con la parte denunciada. En la causa, en la que se investigan los abusos hacia la niña desde que tenía dos años, la defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham, presentó dos amicus curiae. elDiarioAR habló con la funcionaria para conocer más sobre estos casos y, también, para saber cuál es el mapa de las y los defensores de las infancias y adolescencias en el país.

¿Cómo deben ser leídos los casos de revinculaciones forzadas?

Tenemos la Recomendación 2 sobre Abuso Sexual y Revinculación Forzada donde planteamos varios temas. Uno es el derecho de las niñas, niños y adolescentes a ser oídos y de la manera que eso se hace efectivo. Muchas veces no se los oye y muchas veces no se los escucha como debiera. El derecho a ser oído y que su opinión sea tenida en cuenta no es un acto procesal, es un proceso. 

Todas las víctimas de abuso sexual, pero las nenas y los nenes, sobretodo en los casos intrafamiliares, tienen un tiempo para hablar y para decir. También necesitamos expertas y expertos que puedan escucharlos cuando son chiquitos, pero también cuando son grandes. No solo por aquello que dicen sino también por aquello que callan, hay muchas cosas que hacen que en una Cámara Gesell, una vez y en media hora, no puedan decir todo lo que le sucede. Es un proceso. Tenemos estándares muy diversos en el país sobre cómo se escucha a los niños. Trabajamos en una recomendación sobre esto.

¿Cómo debe trabajar la Justicia?

Cuando se obstruye la voz de aquella persona que denuncia, también se está ocultando o impidiendo la voz de la niña o el niño porque es razonable que si le pasa algo a la primera persona que se lo cuente es a su mamá o a quién lo cría. Se archivan mucho las causas de abuso sexual infantil y no se declara ni inocente ni culpable a la persona imputada. Creemos que hay que seguir investigando hasta las últimas consecuencias y tratar de no archivar los expedientes porque esa conflictividad después se traslada al juzgado de Familia. Los jueces y juezas, al no tener una prueba desde lo penal o herramienta, no saben cómo resolver cada situación. Ahí aparecen revinculaciones forzadas. Hay medidas de restricción que se prorrogan y se prolongan en el tiempo sin que pueda resolverse la conflictividad que inició esa situación. Estamos en un problema complejo que hay que tratar de resolver.

¿Qué impacto tienen en niños, niñas y adolescentes?

Cualquier situación violenta tiene un impacto negativo en la vida de niños y niñas. Proponemos que si se va a ordenar una revinculación que sea progresiva y asistida (sobre todo cuando hace mucho tiempo que no ve a sus progenitores o referentes afectivos), que no salga una orden de hoy para mañana porque hay que darles tiempo.  Que sean acompañadas por un equipo técnico, por un especialista y, sobre todo, que tenga en cuenta la voz  de niños y de aquellos que los protegen. Pero fundamentalmente que se tenga en cuenta el tiempo de niñas y niños, que es algo que a veces la Justicia no toma en cuenta. No resolvió en cuatro años y de repente quiere resolverlo de la noche a la mañana. Cuando se quiere resolver se tiene que tener en cuenta no la situación que generó el conflicto sino la situación actual. ¿Qué es lo que desean?, ¿Qué es lo que dicen?, ¿Cuáles son los tiempos que tienen para poder escucharlos a cabalidad?. El derecho a ser oído no es un acto procesal de un momento, es un proceso.

La semana pasada se realizó el Segundo Encuentro Nacional de vicegobernadoras y vicegobernadores y legisladoras y legisladores provinciales por las Infancias y Adolescencias en Argentina. Fue organizado por la Defensoría y participaron 6 vicegobernadores y 118 legisladores de las 24 jurisdicciones. La idea fue promover la creación de defensorías provinciales y el debate legislativo sobre temáticas que afectan a infancias y adolescencias. Hasta el momento solo cinco provincias cuenta con un defensor o defensora: Misiones, La Pampa, Córdoba (la primera en crearlo en 2007) , Santiago del Estero y Santa Fe ( que aún no designó a un responsable)

¿Cuál fue el eje del encuentro?

El objetivo en un principio fue reunir a legisladores y legisladoras, vicegobernadores y vicegobernadoras que son los que promocionan las leyes, pero también tienen un rol de contralor en este sistema republicano para sensibilizarlos en relación a las políticas de un sujeto bastante invisibilizado como son las infancias y adolescencias. Por otro lado, promover que sean ellos, los que promuevan una figura similar a la nuestra en cada una de las provincias. Necesitamos figuras independientes, autónomas, autárquicas y de derechos humanos que vayan más allá de los gobiernos de cada provincia a los fines de monitorear y velar desde un lugar muy propositivo por las políticas destinadas a niños, niñas y adolescentes.

¿ Qué recepción tuvieron?

Estamos muy contentos y orgullosos por la participación. Además, fue absolutamente transversal: vinieron los oficialismos y las oposiciones en delegaciones unitarias y convencidas de que los derechos de niños, niñas y adolescentes tiene que ir más allá de banderías políticas y de oficialismos circunstanciales en cada lugar. Hay que poner en valor que por primera vez se hayan reunido legisladoras y legisladores de todas las provincias y CABA para hablar de algo que se habla muy poco. En Catamarca y Jujuy están bastante avanzados para nombrar un defensor, es una figura crucial para que el sistema funcione. Es importante que tengan en sus agendas legislativas estos derechos del 29% de la población.

CDB/MG

Etiquetas
stats