Sobre este blog

Fútbol y política.

Los conflictos son parte de la historia del deporte más popular del mundo. Desde principios del siglo XXI, en cada región, en cada país y en cada rincón del mundo la pelota estuvo atravesada por la política y la sociedad.

Todas las semanas un newsletter para ir más allá de las tácticas y estrategias, de las transferencias, las posiciones y los promedios.

Un newsletter para ver el mundo desde el fútbol.

Autor: Lucas Zalduendo

¿Cómo se juega en el Mundial?

Argentina venció 2 a 1 a Australia y clasificó a cuartos en el Mundial de Qatar

0

¡Hola! ¿Cómo andan?

Me imagino que felices después de la victoria de la Scaloneta y de un sueño que crece día a día. Ayer comenzó el mata-mata con la clasificación de Argentina y de Países Bajos, equipo con el que nos tendremos que enfrentar en cuartos de final. Hoy jugarán Francia contra Polonia e Inglaterra contra Senegal. En los últimos dos envíos hablamos mucho de Qatar y del contexto socio político mundial en el que se juega esta Copa del Mundo. Hoy, con las palabras de entrenadores, entrenadoras y especialistas, vamos a hablar del juego e intentar responder a la pregunta de ¿cómo se juega en el mundial?

Estadio Ahmad Bin Ali

El Estadio Ahmad Bin Ali fue ayer el escenario de la victoria de Argentina contra Australia. Siete partidos ya se disputaron en este estadio, que tiene una capacidad de 40 mil personas y que fue construido donde anteriormente había otro: en 2014 se demolió el antiguo y en tan sólo seis años construyeron uno nuevo. Se reinauguró el 18 de diciembre el 2020, en el Día Nacional de Qatar. Ubicado en la ciudad de Al Rayyan, en el límite del desierto, lleva el nombre en honor a Ahmad bin Ali Al Thani, Emir de Qatar entre los años 1960 y 1972 y que en cuya gestión se declaró, en 1971, la independencia del país como estado soberano.

Primer tiempo

¿Cómo se juega en el mundial?

De los 64 partidos totales que se juegan en la Copa del Mundo, ya vamos por los 50 disputados (los 48 de fase de grupos más los dos de octavos de ayer). 78% in progress. Una cantidad de partidos más que importante para parar la pelota, levantar la cabeza, ver los estilos de juego y poder hacer un panorama general de cómo se está jugando en esta Copa del Mundo. Un mundial, que a priori, podemos caracterizar como el de los off side semiautomáticos milimétricos, con sus ya características imágenes 3D; el de goles que se gritan con el freno de mano; el de los cuantiosos tiempos extra que han alcanzado hasta los 14 minutos de adición; el de la hegemonía de lo físico y del desgaste después de una agenda apretada de competiciones; el de los penales incobrables; y el de la preponderancia de los equipos por sobre las grandes figuras.

El director técnico de España Luis Enrique expresó en su stream que en el mundial “todos juegan a defender, aquí solo atacan cuando ya está perdido”. La historia de los mundiales pareciera darle la razón. Pasamos de equipos de abundantes delanteros y pocos defensores, frente a una actualidad en donde la tendencia es al revés. En una entrevista antes del mundial, Messi le dijo a Valdano que “el fútbol cambió muchísimo, todo es más táctico” y que en el futuro “el fútbol va a ser más complicado”. Por ahora, en esta copa, no abundan los espacios para la improvisación y la gambeta.

Al respecto, Rubén Rossi, Director de Fútbol Infanto-Juvenil y Director Área Fútbol Formativo de la Escuela Entrenadores de Menotti, me dijo que en el mundial “muchos equipos en pos de las matemáticas para clasificar sacrificaron el coraje para imponer un juego más ofensivo que les permitiera ganar”. Algo que le ocurrió a Uruguay, que no supo aprovechar a tiempo el poderío de un plantel con grandes jugadores y que por un gol terminó quedando afuera. Por otra parte, Rossi me manifestó que no observaba novedades tácticas en este mundial y que “si bien algunos equipos comienzan a jugar mejor, por ahí noto con tristeza que los gambeteadores, salvo excepciones, comienzan de a poco a extinguirse”.  A su vez, me agregó que consideraba que muchos creen que los caminos hacia la eficacia se encuentran en lo físico y dejan de lado lo más importante que para mí es el engaño para apoderarse de los tiempos y los espacios”.

En la misma sintonía, el periodista catalán Toni Padilla me dijo que “es un mundial, que más allá de unos destellos de Mbappé y el factor Messi, es más de planteamientos tácticos y de no de grandes individualidades, que hacen que los equipos se anulen bastante”. Por su parte, también hablé con Ángel Cappa, que expresó que varios equipos respondieron a necesidades y se manejaron con planteos conservadores: “si van perdiendo atacan y si van ganando defienden, algo que no responde a lo que es el fútbol, que se ataca cuando uno tiene la pelota y se defiende cuando no se la tiene”. Por eso, el vértigo de muchos partidos lo vimos en el tramo final, cuando los equipos estaban sobre las cuerdas. Pero, además, también se rompieron en la última parte por el componente físico: cuando las fuerzas ya flaqueaban el planteo táctico se desmoronaba.

Este otro factor, el de la condición física de los jugadores, también explica el juego en esta Copa del Mundo. Llegamos a un mundial con un alto desgaste y con muchas lesiones que obligó a varios entrenadores tomar decisiones drásticas. Fue el caso de Argentina, por ejemplo, que tuvo que desafectar al Tucu Correa y a Nico González. En ese sentido, el periodista británico Jonathan Wilson, autor del gran libro “La pirámide invertida”, me remarcó que “demasiados planteles han luchado con el tiempo de preparación y por eso hemos visto a muchos equipos ser cautelosos”. Wilson me señaló que ese fue el gran problema que tuvo Alemania, que el jueves se quedó afuera del mundial. El caso de Bélgica rumbea por el mismo lado y quizás sea el más ejemplificador. Llegó con figuras “tocadas” como es el caso del delantero Lukaku, que no se recuperó totalmente y que se notó en el segundo tiempo contra Croacia, cuando no estuvo fino para marcar en oportunidades claves, más allá de la cuota de mala suerte.

Para Padilla, ese calendario apretado explicó algunas victorias y sorpresas que hubo en el mundial: hizo que las selecciones con más peso tengan a jugadores más cargados por haber jugado partidos de alto nivel competitivo, lo que igualó las fuerzas, permitiendo a equipos de menor jerarquía (como los Arabia Saudita contra Argentina), puedan plantar cara a equipos superiores”. “Eso explica porque Luis Enrique optó por un equipo extremadamente joven, porque pueden confiar en ellos, pero además porque tienen una recuperación mayor”, agregó. Esa juventud fue lo que la distinguió a la Francia campeona del último mundial. Por ahí también viene la mano con la selección estadounidense actual, un equipo que promedia los 25 años de edad y que se destaca en el mundial. Pero que, sobre todo, más allá de la cuestión etaria, sobresale por el juego que propone.

Por eso mismo, en esas sorpresas no sólo pesa lo físico, sino que hay aciertos en los planteos de juego. En ese sentido, Luri Sorroche, entrenadora catalana surgida de la escuela del Barça, es más determinante y me sostiene que “los estilos de juego los implanta la forma de ser de cada entrenador”. En ese sentido, destacó el esquema táctico que propuso Japón, quien le ganó tanto a España como a Alemania, y el estilo de juego que tuvo Arabia Saudita al jugar “un estilo en corto, dominando el juego y llegando a zona de finalización con muchas posibilidades”. Por su parte, Wilson también me marcó a Senegal, un equipo “que presiona mucho más que cualquier otro equipo africano y que intenta jugar un estilo de fútbol coherente”.

Por último, la tecnología es una de las grandes protagonistas del mundial, desde los fuera de juego milimétricos hasta el uso del VAR para marcar penales dudosos, que pareciera no responder a un criterio específico. Las imágenes que más nos están quedando de la Copa del Mundo son los gráficos del offside de Lautaro Martínez, el fuera de juego croata contra Bélgica o el centro en la línea del gol japonés ante España. “El VAR confunde cada vez más, hay acciones que las cobra de una manera o de otra” me dijo Ángel Cappa y se me viene a la cabeza el penal no cobrado a Cavani contra Ghana, que es muy similar a la que hizo el mismo seleccionado africano en su primer partido contra Cristiano Ronaldo y que si la cobraron.

La tecnología le está quitando criterio futbolístico a los partidos” expresa Cappa y agrega: “El VAR se atiene a la geometría y a la tecnología, y no al fútbol”. “Todas las faltas son interpretables, todas las penas, igual que en la vida civil donde naturalmente los jueces interpretan”, afirma. Lo mismo sostiene Rossi, que expresa la falta de “criterio humano” y en la misma sintonía responde Wilson: “no hay lugar para algo de subjetividad allí”. Por último, Cappa finaliza la idea graficando la situación: “si tenés un dedo, un cuarto del hombro fuera de juego, aunque no sirva o aunque no te aproveches de esa situación, es offside ¿Qué criterio es ese? Un criterio matemático, pero no futbolístico”

Segundo tiempo

Fútbol y Ciencia en el mundial

“¡Hasta siempre, señor árbitro!” Así comienza el cuento “La columna tecnológica. Fútbol y Ciencia” de Roberto Fontanarrosa, escrito en los años noventa, antes de que se inventara el VAR. Allí el negro imagina un sistema tecnológico muy meticuloso que puede advertir al instante las infracciones y los fueras de juego. La tecnología que describe es de última generación, casi como la estamos viendo en Qatar. En la ficción se llama AUP (“Arbipeissal Und Perspepektiven”) y consiste en un sistema es una central computarizada de control que está a 75 metros de altura con 127 pantallas de TV. "La memoria computarizada seleccionará entre los centenares de enfoques de la misma acción, las cuatro o cinco que considere más gráficas y contundentes, brindándole al juez, en una fracción de segundo", describe el cuento.

Para este mundial también se aplicó un sistema de alta tecnología en el VAR. Cómo veníamos hablando, el offside semiautomático es la revelación de la Copa del Mundo. Funciona con 12 cámaras instaladas debajo de los techos de los estadios que pueden seguir 29 puntos corporales por jugador, tomando datos de 50 veces por segundo. La realidad supera a la ficción.

Pero en su cuento, el escritor advierte que toda esta parafernalia científica, que saca ritmo y emoción al partido, tiene sus resquicios para la discusión. Dice que nadie puede sacarle al hincha la discusión en la oficina. Ese debate que se arma hoy en el mundial, pero ya no para hablar de fútbol sino para hablar si un codo o un dedo está más adelantado que el talón del defensor. Como dice el escritor Hernán Casciari hablamos como si fuéramos neurocirujanos.

Pero hay algo más, dice el negro Fontanarrosa, y es que siempre habrá una incógnita de saber la intención o el pensamiento de lo que realmente quiso hacer el jugador. Y remata que "no hay todavía, por fortuna, computadora alguna que esté conectada con el cerebro mismo de los futbolistas". Todavía, podemos decir, en el país qatarí donde los trenes funcionan sin la necesidad de que lo maneje una persona de carne y hueso.

Penales

Hace poco la Universidad de San Andrés publicó una encuesta de Satisfacción Política y Opinión Pública sobre el impacto del mundial en el humor político de la ciudadanía. Algunos datos: el 77% de los consultados cree que el resultado influye; el 56% no ve una relación entre el resultado y las elecciones del año que viene, aunque un 32% si; el 91% cree que el mundial es importante para los argentinos; mientras que el 90% de los argentinos considera que el futbol es parte de la cultura argentina, que Argentina es reconocida por el fútbol y que Messi es un ídolo nacional. Acá lo pueden leer todo entero.

 . Hubo partidos en fase de grupos que estuvieron atravesados por la política y la historia. Uno de ellos fue el de Irán - EE.UU y lo expliqué acá. El otro fue el de Serbia - Suiza, que en este hilo de Twitter está resumido. Ahora, el martes habrá otro cruce con mucho trasfondo político, que es el de Marruecos - España.

. De esta fase de grupo ya concluida te dejo este golazo, otro golazo, un caño, una jugada y este amague. El fútbol que le gusta a la gente.

La figura

Enzo Fernández

Como en los dos envíos anteriores, ponemos como figura un argentino y en este caso está más que merecido. Enzo Fernández se transformó en una pieza clave para la Scaloneta. Con tan sólo 21 años juega su primera Copa del Mundo como si fuera el patio trasero de su casa. Les dejo esta nota de Federico Lamas del Destape, que cuenta su historia de vida, y les dejo un video con sus grandes jugadas.  

Espero que hayas disfrutado de este partido.

Nos vemos la próxima fecha para seguir tirando paredes.

Abrazo de gol.

Lucas

Sobre este blog

Fútbol y política.

Los conflictos son parte de la historia del deporte más popular del mundo. Desde principios del siglo XXI, en cada región, en cada país y en cada rincón del mundo la pelota estuvo atravesada por la política y la sociedad.

Todas las semanas un newsletter para ir más allá de las tácticas y estrategias, de las transferencias, las posiciones y los promedios.

Un newsletter para ver el mundo desde el fútbol.

Autor: Lucas Zalduendo

Etiquetas
stats