La recomendación del lunes: "El prófugo", la película inspirada en El mal menor, la novela de C.E Feiling

Érica Rivas interpreta a Inés, la protagonista de la película.

elDiarioAR

0

El argumento se centra en Inés, una cantante lírica que trabaja de doblar al castellano películas de clase B. Inés emprende un viaje por las playas de México junto a Leopoldo, su pareja, pero las cosas no salen como esperaba. Ocurre un hecho traumático y las angustias y miedos de la protagonista emergen en pesadillas, hasta el punto en que lo real y lo imaginario se vuelven indiferenciables.

La ópera prima de Natalia Meta fue Muerte en Buenos Aires (2014), un policial ambientado en los 80; también produjo El futuro que viene (2017) y es socia editorial de La Bestia Equilátera.

El prófugo se estrenó el año pasado en el Berlinale y fue la única película argentina que compitió por el Oso de Oro. En Argentina, se estrenó en cines el 30 de septiembre de 2021. Es una producción argentina y mexicana, filmada en Buenos Aires y Playa del Carmen.

La película está basada en El mal menor, la tercera y última novela de Charlie Feiling publicada en 1996, un año antes de su muerte. Feiling fue un escritor, periodista y crítico argentino de familia de origen inglés. Escribió en medios como Babel, El Ciudadano, La Nación, Clarín, El Cronista y Página/12, entre otros.

Además de El mal menor, Feiling publicó dos novelas: El agua electrizada, un policial de 1992, y Un poeta nacional, una novela de aventuras publicada un año después. En 1995 se editó Amor a roma, su único poemario.

Los libros de Feiling fueron olvidados por la crítica y tampoco tuvieron éxito comercial pero, a mediados de 2020, fueron reeditados por sellos argentinos, como La Bestia Equilátera. 

El prófugo es un thriller psicológico que mezcla terror con el género fantástico, influenciado por los films de Brian de Palma y David Cronenberg. El terror surge de las pesadillas y de la claustrofobia que generan; lo horroroso no está afuera, sino adentro. El miedo se internaliza y lo familiar se vuelve extraño, siniestro.

A lo largo de la película emergen distintos aspectos de la realidad cotidiana que no encajan, por ejemplo, cuando Inés nota algo extraño en su madre (interpretada por Cecilia Roth), como sus guantes de goma o su forma de hablar. Además, hay varios personajes que se duplican: dos hombres, dos azafatas, dos madres, una identidad duplicada (cantante y doblajista).

Lentamente, la dimensión real y la onírica se van fundiendo y se vuelve difícil distinguirlas. Natalia Meta explicó: “Nuestra intención es contribuir activamente en el proceso de disolver las oposiciones que restringen nuestro mundo: sueño y realidad, vida y deseo, mente y visión, hombre y mujer, cine y verdad.”

Además de recursos visuales, la película desarrolla el campo sonoro en profundidad para dar cuenta de los miedos de la protagonista y difuminar los límites entre el adentro y el afuera. El diseño sonoro, a cargo de Guido Berenblum, colaborador de Lucrecia Martel, representa el miedo de un modo que parece intangible e incorpóreo. La película está filmada casi toda en ámbitos interiores, medio a oscuras, como si se estuviera dentro de la mente claustrofóbica de Inés.

El prófugo es un film que se inscribe en el “nuevo terror”, un género que utiliza procedimientos del cine de terror para hablar de temas contemporáneos como el machismo, la sobremedicación y la crisis de las instituciones.

MGF

Etiquetas
stats