Guía para entender los Oscar 2021: qué películas tienen más opciones de ganar

Chloé Zhao acaricia el pelo de Frances McDormand, protagonista, productora y principal impulsora del filme

Francesc Miró

elDiario.es —

0

Los Oscar del año de la pandemia llegaron: este domingo se celebra la 93 edición de los Premios Oscar, en una ceremonia que estará marcada inevitablemente por el coronavirus. 

Para empezar, no se celebra en febrero como estaba previsto: se retrasó dos meses debido a las limitaciones sanitarias y la dificultad de encontrar un formato de ceremonia que conjugase el espectáculo con el cumplimiento de protocolo anti-covid. Además no será únicamente en el clásico Dolby Theatre de Hollywood, contará con desconexiones en varios lugares de Estados Unidos, además de en Londres y París.

Con todo, la noche del domingo vuelven los premios más mediáticos del cine. Una gala cuyas principales categorías parecen tener una clara favorita, pero que puede reservarse aún varias sorpresas. Repasamos qué películas tienen más posibilidades y en qué categorías.

El padre

Cuenta con seis nominaciones, incluyendo Mejor película, Mejor actor principal y Mejor actriz de reparto, pero lo cierto es que El padre está lejos de ganar el premio gordo y lo tiene difícil para los demás. Olivia Colman ofrece una excelente interpretación —todas las suyas lo son— en esta cinta de Florian Zeller, pero la carrera de premios la ha dejado prácticamente sin reconocimientos y hace apenas dos años ya ganó un Oscar por La favorita, de Yorgos Lanthimos. Anthony Hopkins tampoco lo tiene fácil pero cuenta con más opciones que su compañera de reparto porque la temporada de premios sí se ha acordado de él. Sin embargo tiene a un claro competidor por el Oscar a Mejor Actor Principal: el fallecido Chadwick Boseman, que podría llevarse el premio como homenaje póstumo.   

Donde sí apunta maneras El padre es en la categoría de Mejor Guion Adaptado, puesto que se hizo con el premio homónimo en los BAFTA. Además, el director del filme adapta una obra teatral suya, una jugada que suele ser del gusto de los académicos. En esta categoría su principal competidora es Nomadland, puesto que el guion adapta el ensayo de Jessica Bruder.

Judas y el mesías negro

Judas y el mesías negro también cuenta con seis nominaciones, pero con pocas opciones siendo realistas. El principal premio que puede llevarse es el de Mejor Actor de Reparto, dado que Daniel Kaluuya se hizo con este premio en los Globos de Oro, en los BAFTA, en los Critics Choice Awards y en los Premios del Sindicato de Actores. 

El único drama es que, en el fondo, Kaluuya se lo arrebata a un compañero de reparto: un Lakeith Stanfield estupendo no solo aquí, sino también en películas como Diamantes en bruto o Sorry to Bother You y series como Atlanta. Ya sería hora que los premios reconociesen a este excelente actor. 

Mank

La última película de David Fincher parte como la favorita al peso, puesto que es el título más nominado de esta edición. Sus diez nominaciones incluyen premios gordos como Mejor Película , Mejor Dirección, Mejor Actor Principal y Mejor Actriz de Reparto. Curiosamente se quedó fuera de las categorías de guion siendo un libreto escrito por el padre de Fincher, adaptado por éste y que versa precisamente sobre la escritura de un guion ni más —ni menos que el de Ciudadano Kane—. 

Esta inexplicable ausencia la sitúa en una posición ambivalente: es muy raro que la ganadora de Mejor Película no se lleve algún premio en los guiones, fuere adaptado u original. Y además estos meses parece haber cumplido el rol que suelen tener las películas más nominadas en la temporada de premios: terminan por no llevarse los considerados "grandes" premios, pero se afianzan en las categorías técnicas. 

En este terreno sí parece tener muchas posibilidades de llevarse el Oscar de Mejor Diseño de Producción o Mejor Fotografía. En las actuaciones Gary Oldman se ha quedado fuera del duelo Hopkins-Boseman de los líderes de categoría y, por su parte, Amanda Seyfried no tiene demasiadas opciones frente a Youn Yhu-jung por Minari.  

Minari: historia de mi familia

Minari, como casi todas las películas destacadas de esta edición, tiene seis nominaciones. Esta, además, figura en las principales como Mejor Película o Mejor Dirección. Lo cierto es que en la categoría que apunta maneras es en el Oscar a Mejor Actriz de Reparto, para Youn Yuh-jung, que interpreta magníficamente a una abuela atípica de una familia migrante. En su interpretación se sostiene gran parte del corazón de la película y así lo han sabido ver en los BAFTA, en la Asociación de Críticos de Los Angeles y en los premios del Sindicato de Actores. 

Aunque narre la historia de una familia surcoreana que no consigue encontrar su lugar en la mal llamada tierra de las oportunidades, el hecho de estar rodada tanto en surcoreano como en inglés y producida mayormente por capital norteamericano, la han dejado fuera de la categoría de Película Internacional —antes conocida como Habla no Inglesa—. Y en esta parece ser que lo tendrá fácil Otra ronda, la maravillosa película de Thomas Vinterberg de la que te hablamos aquí

Una joven prometedora

Con cinco nominaciones, esta cinta escrita y dirigida por la debutante Emerald Fennell supone la película más arriesgada y sorprendente de cuantas optan al Oscar a Mejor Película. Pero tiene muy difícil conseguirlo, así como la propia Fennell de llevarse a casa la estatuilla de Mejor Dirección. Es probable que se vaya de vacío, pero está más que bien posicionada para hacerse Mejor Guion Original, ahí ahí con el libreto de El juicio de los 7 de Chicago firmado por el siempre inteligente Aaron Sorkin. 

Por su parte Carey Mulligan tiene opciones de ganar el Oscar a Mejor Actriz protagonista por su contradictorio y polémico personaje de Cassandra. Se lo podría arrebatar Andra Day por Los Estados Unidos contra Billie Holiday, filme que solo cuenta con esta nominación pero cuyo rol pasa por ser muy del gusto de la academia. Y también, por supuesto, lo podría perder a manos de la ya oscarizada Frances McDormand, que en 2017 se hizo con la estatuilla por Tres anuncios en las afueras, y en 1996 lo hizo por Fargo.

Sound of Metal

Aún con seis nominaciones Sound of Metal tiene muy difícil hacerse con los premios menos técnicos. Parece muy claro que se llevará Mejor Sonido, un reconocimiento más que merecido por su inteligente uso narrativo de este elemento. También podría conseguir el Oscar a Mejor Montaje, pero en Mejor Fotografía tiene poco que hacer contra Nomadland y en Mejor Guion Original contra Sorkin o Fennell.

En lo que respecta a Mejor Actor de Reparto Paul Raci tiene muy pocas posibilidades, pero en la categoría de Mejor Actor Principal Riz Ahmed podría dar la sorpresa, aún cuando el verdadero duelo parece estar entre Chadwick Boseman y Anthony Hopkins. 

El juicio de los 7 de Chicago

Aunque parezca que no, El juicio de los 7 de Chicago puede deparar alguna sorpresa durante la gala del domingo. ¿Por qué? Por algo que contaremos mejor cuando hablemos de Nomadland, pero como apuntan desde la web especializada Premios Oscar: es bueno tener de cara al Sindicato de Actores, en cuyos premios triunfó esta película de Aaron Sorkin, mientras que la de Chloé Zhao no estaba ni nominada a Mejor Reparto. 

Como decíamos antes, Sorkin se podría llevar el Oscar a Mejor Guion Original si no se lo arrebata Fennell, y cuenta además con que ya ganó este premio en los Globos de Oro. Por otro lado, Sacha Baron Cohen se podría llevar el Oscar a Mejor Actor de Reparto, aunque Daniel Kaluuya parece tener prácticamente la estatuilla en el bolsillo.  

También se puede llevar el Oscar a Mejor Montaje dado el impecable trabajo de Alan Baumgarten en esta área en la que, además, no compite contra Jennifer Lame, montadora de Tenet e inexplicablemente ausente en la categoría. 

Nomadland

La gran favorita de la noche lo es porque ha hecho una temporada de premios increíble: Mejor película en los Globos de Oro, los BAFTA, los Critics Choice Awards, los Independent Spirit, el Sindicato de Productores, las asociaciones de críticos de Boston y Chicago, los Gotham, los Satellite y dejamos de enumerar porque la lista es demasiado larga. 

Da la sensación de que la noche del domingo no puede ganar otra película, pero lo cierto es que no es la primera vez que los Oscar se reservan una sorpresa para el final de la noche: Roma, de Alfonso Cuarón, había hecho una temporada espectacular pero el Oscar a Mejor Película se lo llevó la anodina Green Book. Si recordamos, La La Land parecía la clara vencedora y se lo llevó Moonlight. El año pasado, sin ir más lejos, todo apuntaba a que 1917, de Sam Mendes, se iba con el premio gordo a casa y al final se lo llevó Parásitos, ante la atónita mirada de su director, Bong Joon-ho.

Esto puede deberse al llamado voto preferencial cuyo funcionamiento resulta algo complejo: cada votante clasifica a las nominadas en orden ascendente. Si una película alcanza el 50% del total de los votos situada en el primer lugar de las papeletas, automáticamente gana el Oscar a Mejor Película. Sin embargo, si ninguna película consigue estar en el primer puesto de la mitad de las papeletas, la cosa se complica. 

Si un votante cree que la mayoría va a optar por poner en el primer lugar a Nomadland, la puede colocar en el octavo o séptimo de su lista y restarle muchas opciones. De tal manera que en muchas ocasiones no gana la película con más números uno en las papeletas, sino la que ocupa segundas o terceras posiciones en el mayor número de papeletas. No gana la mejor película sino la que más consenso genera. Pronto sabremos si es el caso de Nomadland.

Etiquetas
stats