Central celebra el segundo clásico que ganó "de taquito"

Miguel

0

Parece un cuento del "Negro" Fontanarrosa, pero es tan increíble como real, de los últimos cuatro clásicos rosarinos entre Central y Newell`s, en dos empataron y Central ganó los otros dos con goles de taco.

El jueves 1 de noviembre de 2018 Central y Newell's jugaron el clásico por los cuartos de final de la Copa Argentina en la cancha de Arsenal y sin público porque después de reuniones y discusiones interminables los clubes no se pusieron de acuerdo en la localía del partido único.

Entonces la AFA tomó la salomónica decisión de jugarlo en Sarandí y sin público. Y esa tarde, en la que un grupo de hinchas "canallas" alquiló la terraza de una casa enfrente de la cancha para verlo, el "Colorado" Gil tiró un córner desde la izquierda y el delantero Germán Herrera, el "Chaqueño" para el planeta Central, metió un taco de derecha, en el primer palo, y la pelota entró por arriba, en el segundo, ante la atónita mirada del arquero "rojinegro" Alan Aguerre.

Después el delantero Fernando Zampedri estiró la diferencia y el atacante Joaquín Torres descontó en el final, en la recordada campaña del equipo del "Patón" Bauza, que se consagró campeón de la Copa Argentina el 6 de diciembre de 2018, tras igualar en un gol con Gimnasia y Esgrima La Plata y vencerlo por penales, en Mendoza.

Y anoche, en uno de los clásicos en los que hubo mayor diferencia en el juego, Central y Newell`s volvieron a jugar sin hinchas, esta vez en el Gigante de Arroyito.

Los hinchas no pudieron entrar, pero había miles de "canallas" en el Parque Alem, situado a dos cuadras del arco del Club Regatas -a la izquierda de su pantalla, señora, como decía un relator de los 70- , que se juntaron a tirar bombas de estruendo, a tomar cerveza y a esperar el paso del colectivo con los jugadores de Central, sin cumplir protocolo alguno, en medio de una ciudad y un departamento declarados de alto riesgo epidemiológico por la segunda ola de la pandemia de Covid-19.

Apenas habían jugado 20 segundos cuando el volante local Emiliano Vecchio debió esperar más de cuatro minutos para tirar el primer córner desde la derecha porque un hincha "canalla" no tuvo mejor idea que hacer sobrevolar sobre el campo de juego un drone con una imagen del "Patón" Bauza con la Copa Argentina, del que colgaba una bandera que hacía alusión a la historia del clásico rosarino en el último medio siglo: "Palomita, abandono, Pirulazo, Nobiniste, campeón de taquito".

El delantero "canalla" Lucas Gamba agarró la bandera, bajó el drone y lo tiró afuera de la cancha, pero el volante "rojinegro" Pablo Pérez, fuera de sí, pisó el drone y pisoteó la bandera.

Central ganaba con un golazo de Marco Ruben, a los 17' del primer tiempo, cuando Emiliano Vecchio mandó un córner desde la derecha a los 16' del complemento, en una jugada preparada en la que Lautaro Blanco la recibió en el borde del área y le pegó de derecha. La pelota fue hacia el defensor Nicolás Ferreyra, quien se abrió de piernas, metió un taco de derecha y la pelota entró abajo, junto al poste izquierdo de Aguerre.

"Me alegro mucho por él porque era su primer clásico y le dije que lo disfrutara y que si hacía un gol iba a quedar en la historia de Central", declaró anoche el director técnico "canalla", el "Kily" González, después de ganar "mi partido más importante como entrenador".

Y el "Fosa" Ferreyra, consultado sobre su taco en comparación con el del "Chaqueño" Herrera, confió a TyC Sports: "No lo comparo porque el otro es de un ídolo del club, y yo recién llego y fue mi primer clásico. No sé, me salió y la verdad es que estoy muy contento".

Las redes sociales, esa tribuna virtual de los tiempos que corren, el "Fosa" Ferreyra no se cansa hoy de meter una y otra vez su gol de taco, en una ciudad que amaneció entre el festejo por la victoria de Central en su clásico que gana de taquito, entre los últimos cuatro.

Etiquetas
stats